Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Historia

La Expedición Luz Verde: Encuentro con los bahá’ís indígenas del Amazonas

Hussein Ahdieh , Hillary Chapman | Nov 26, 2023

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Hussein Ahdieh , Hillary Chapman | Nov 26, 2023

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Nacida de un renombrado arquitecto y su esposa en Montreal, la intrépida bahá’í Mary Maxwell llegó a ser conocida más tarde por el título honorífico de Amatu’l-Baha Ruhiyyih Khanum, que significa «doncella de la gloria».

Siendo una mujer joven, se casó con Shoghi Effendi, el Guardián de la Fe bahá’í, cimentando así los estrechos lazos entre Oriente y Occidente exigidos por el principio bahá’í de la unicidad de la humanidad, ejemplificado en este pasaje de los escritos de Abdu’l-Bahá:

… en esta era de esplendores, las enseñanzas antes limitadas a unos pocos se han puesto a alcance de todos, para que la misericordia del Señor abarque tanto oriente como occidente, para que la unidad del mundo de la humanidad se manifieste en toda su belleza, y para que los deslumbrantes rayos de la realidad inunden de luz el reino de la mente.

RELACIONADO: Tunupa, el Aymara mensajero de Dios del lago Titicaca

Ruhiyyih Khanum a los 16 años

Ciudadana del mundo, viajera mundial y gran amante de los pueblos indígenas de todo el planeta, Ruhiyyih Khanum cruzó África y el sur de Asia a pie, en coche, en tren y en avión. Inspiró y educó a bahá’ís y a quienes se interesaban por la Fe bahá’í en ciudades, pueblos pequeños y aldeas remotas por igual. En sus últimos años de vida, siguió los anhelos de Abdu’l-Bahá, quien dijo «¡Oh! si pudiera viajar, aunque fuera a pie y en la mayor pobreza, a estas regiones y… en ciudades, pueblos, montañas, desiertos y océanos, promover las enseñanzas Divinas!».

A pesar de la conmoción que supuso el repentino fallecimiento de Shoghi Effendi en 1957, Ruhiyyih Khanum cumplió su anhelo de «promover las enseñanzas Divinas» y viajó por el mundo anunciando la llegada de la revelación de Bahá’u’lláh a las personas que encontraba.

Las comunidades bahá’ís de América Latina crecieron rápidamente en los años sesenta y setenta. Para acercarse a los pueblos indígenas de la zona, Ruhiyyih Khanum decidió realizar otro viaje extraordinario en 1975. Había viajado por aire y por tierra, pero estavez lo haría de una forma totalmente nueva y mucho más aventurera: por agua.

El Amazonas es el mayor río del mundo. Vierte más agua al océano que los siete siguientes ríos más grandes del mundo juntos. El 20% de toda el agua fluvial que desemboca en el océano procede del Amazonas. Al norte del Amazonas hay otro río caudaloso: el Orinoco, el cuarto río más grande del mundo y uno de los más largos. A su paso por Colombia, Venezuela y Surinam, muchos pueblos indígenas vivían en sus frondosos bosques.

Ruhiyyih Khanum decidió remontar el Amazonas y el Orinoco, y llamó a sus viajes fluviales La Expedición Luz Verde. Creía que Shoghi Effendi habría querido que hiciera un esfuerzo especial por conocer a los pueblos indígenas de todo el mundo. Como último eslabón vivo de la sagrada familia de la Fe bahá’í, ya había ayudado a elevar los corazones y las visiones de los bahá’ís en más de treinta países africanos.

Antes de viajar a África por primera vez, Ruhiyyih fue a orar a la tumba de Shoghi Effendi en Londres mientras regresaba a Haifa (donde se encuentra el Centro Mundial de la Fe bahá’í) tras una ausencia de más de tres años y medio, volvió a inclinar la cabeza en señal de gratitud ante la tumba de su amado esposo. Cuando se le preguntó por su anterior viaje a África y los retos físicos que supuso, respondió:

Soy viuda, tengo sesenta y dos años; no tengo hijos, ni hermanas, ni hermanos, ni padres. La única razón por la que he venido a África, a esta edad, es en respuesta a las hermosas palabras de Abdu’l-Bahá, y porque la única vez que el amado Guardián dio alguna indicación de lo que yo podría hacer después de él, fue un día, cuando de repente, me miró y dijo: ’¿Qué será de ti después de que yo muera …?’ Esto me afligió mucho y le supliqué que no dijera una cosa tan terrible, que yo nunca viviría después de su muerte; pero él continuó y dijo: ’Supongo que irás a visitar a los amigos [bahá’ís] en diferentes países y los animarás’.

Ruhiyyih Khanum dijo a los bahá’ís: «Si yo puedo hacer esto a mi edad, por supuesto que vosotros también podéis». Su relato de lo que llegó a llamarse «La Expedición Luz Verde» en Sudamérica narra las asombrosas historias de su arduo viaje por el Amazonas y el Orinoco para conocer y saludar a los indígenas que vivían allí. Bautizó con picardía su pequeña barcaza de 60 pies con el nombre de «Queen Mary», y minimizó la naturaleza ardua del viaje al informar sobre el progreso de su expedición río arriba:

Todas las tardes, nuestro barco pasaba la noche amarrado a un banco de arena. Nuestro primer trabajo por la mañana era enrollar las hamacas y quitarlas de en medio. La vida a bordo del Queen Mary no era en absoluto difícil. De hecho, el único inconveniente real eran las moscas negras, que en ese momento eran tan feroces que debía llevar puesto mi sombrero con mosquitera. Por maravillosa que fuera el agua para beber, solía ser muy peligrosa para nadar.

Los [indígenas] siempre parecían saber dónde era seguro meterse y nuestro capitán aconsejó encarecidamente a los hombres que sólo debían bañarse desde las rocas. Pronto descubrimos por qué. En menos de dos minutos pesqué tres pirañas carnívoras. Todas las mañanas orábamos por el éxito de nuestra expedición y para que nos guiaran para hacer lo correcto y conocer a las personas adecuadas durante el día.

A lo largo del río Orinoco y también en los alrededores de Puerto Ayacucho hay muchas comunidades bahá’ís… Una y otra vez, después de orar, nos encontrábamos con que las puertas se abrían de las formas más extraordinarias para que conociéramos a la gente que queríamos ver. Los Piaroa […] nos invitaron a su aldea, como estaba a una hora a pie del río, aceptaron volver y llevarnos allí. Los Mataco o Wichi son un grupo de tribus que hablan la misma lengua y viven en Argentina y Bolivia. Los Piaroa son un pueblo indígena que ha vivido en el río Orinoco por lo que en este caso parecía ser hacer un gran recorrido fluvial por el Orinoco.

RELACIONADO: Bochica, el mensajero de Dios indígena de Colombia

Masud Khamsi, un devoto bahá’í de Irán que servía como Consejero Bahá’í en Sudamérica, ayudó a organizar este extraordinario viaje. Comenzaron en el país de Venezuela, que bordea el Océano Atlántico. La Expedición Luz Verde se convirtió en un viaje asombroso, todo relatado con las propias palabras de Ruhiyyih Khanum:

La pequeña comunidad bahá’í de Puerto Ayacucho nos recibió en el aeropuerto y nos ayudó a cargar nuestras provisiones en el camión. Tardamos más de una hora en llegar a Venado, una enorme roca plana que se adentra en el río Orinoco. Este es el lugar donde todo el tráfico por encima de Puerto Ayacucho sale hacia el interior. Unas semanas antes de nuestra llegada, el Sr. Khamsi había alquilado una gran barcaza fluvial que nos esperaba a nosotros y a nuestras 60 piezas de equipo, equipaje y provisiones. Este era el barco que nos iba a llevar 1700 km para visitar 8 tribus indígenas diferentes en el interior. Este iba a ser nuestro hogar durante 32 noches y le pusimos el nombre de Queen Mary. …

Conocimos a un jefe piaroa. Le invitamos a tomar un café en nuestro barco. Nos dijo que quince años antes habría tenido miedo de subir a un barco propiedad de hombres blancos… esto demuestra lo mucho que está cambiando la gente. También muestra cómo el espíritu de los bahá’ís da confianza a la gente. Era un viudo cuya esposa había muerto cuando nació su último hijo y él mismo estaba criando a un grupo de niños pequeños. El apego de los niños al padre y la extraordinaria ternura que derramaba sobre sus hijos eran muy, muy conmovedores…

Descubrimos que hace ocho años el Jefe Piaroa ya estaba en contacto con algunos bahá’ís… Si un hombre como éste acepta las enseñanzas de Bahá’u’lláh, no sólo será un gran creyente, sino que contribuirá a atraer a muchos, muchos de los suyos a la Causa de Dios. Los makos como tribu nunca se han convertido al cristianismo. Tuvimos la suerte de conocer a su jefe más importante, que convocó una reunión para oír hablar de la Fe…

La Expedición Luz Verde continuó durante muchos meses, y Ruhiyyih Khanum la calificó más tarde como una de las mayores aventuras de su notable vida intrépida.

Este artículo es un extracto de la nueva biografía Ruhiyyih Khanum, de Hussein Ahdieh y Hillary Chapman. Si deseas leer más sobre la vida y aventuras de Ruhiyyih Khanum, el libro está disponible aquí y aquí.

También podría interesarte

El triunfo de Bahá’u’lláh en el duodécimo día de Ridván
Historia

El triunfo de Bahá’u’lláh en el duodécimo día de Ridván

La fe bahá’í crece y la persecución se intensifica
Historia

La fe bahá’í crece y la persecución se intensifica

El recorrido de criminal a  espiritual
Historia

El recorrido de criminal a espiritual


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá'ís de tu área
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.