Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Espiritualidad

Explorando el profundo misterio los sueños

Patricia O'Connor | Ago 11, 2023

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Patricia O'Connor | Ago 11, 2023

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Hace poco, una vecina me preguntó si quería salir a pasear con ella por la mañana temprano. Preguntándose si me adaptaría a su horario, me preguntó cuánto tardaba y qué hacía para «ponerme en marcha» por las mañanas. Vaya, vaya.

Ella es una de esas personas que se levantan de la cama y salen pitando por la puerta, mientras que yo tardo al menos una hora en despertarme del todo.

Pero, ¿cómo responder? Se me ocurren dos respuestas: «Espiritualmente, me lleva un tiempo pasar de mi ser interior a mi ser exterior y quiero orar y recordar mis sueños», o «Desde el punto de vista de la neurociencia, me gusta aprovechar los beneficios de mi Red de Modo por Defecto antes de entrar de lleno en el estado de vigilia de mi cerebro».

RELACIONADO: Una guía espiritual para el mundo de los sueños

Hmmm, no parecía que esas fueran a funcionar… así que dije: «Soy muy lenta. Tomo una tetera y me quedo mirando por la ventana mucho rato».

Todas estas afirmaciones son ciertas. Dedico tiempo a cambiar lentamente de lo que los escritos bahá’ís llaman mi «ser interior». El mío es bastante activo durante el sueño, así que intento ser consciente de todo lo que pueda haber aprendido mientras soñaba. 

En neurociencia, esto se llama pasar de la Red de Modo por Defecto de mi cerebro, que aumenta la actividad durante el sueño y los estados pasivos de autorreflexión, al estado normal de vigilia de mi cerebro, que funciona durante la actividad diaria y la resolución de problemas. 

Aunque las neurociencias cognitivas aún no han vinculado directamente sus investigaciones con los conceptos espirituales del ser interior y exterior, me parece interesante observar los paralelismos y la superposición de conceptos dentro de los dos cuerpos de conocimiento. Desde ambas perspectivas, dormir es muy importante.

Cada mañana leo esta oración bahá’í, que contiene estas misteriosas frases:

Te doy gracias, oh mi Dios, por haberme despertado de mi sueño, por haberme traído a la luz después de mi desaparición y por haberme sacado de mi letargo…

Te imploro, por la potencia de Tu voluntad y el poder irresistible de Tu propósito, que hagas de lo que me revelaste en mi sueño los cimientos más seguros para las mansiones de Tu amor que están en el corazón de tus amados, y el mejor instrumento para la revelación de las muestras de Tu gracia y Tu bondad.

La frase «lo que me revelaste en mi sueño» sugiere ciertamente que el sueño es un estado activo, un tipo alternativo de conciencia, opuesto a la vigilia. También sugiere que en el sueño pueden producirse «revelaciones» que pueden ser muy importantes. Los conocimientos adquiridos durante el sueño pueden convertirse en un «instrumento» y un «fundamento» para nuestra vida cotidiana.

En un pasaje de Los Siete Valles, Bahá’u’lláh escribió directamente sobre esto: “Uno de los fenómenos creados es el sueño. Mira cuántos secretos hay depositados en él, cuánta sabiduría atesora, cuántos mundos encierra…”.

También describió lo que a menudo denominamos experiencias «deja vu»; sueños que más tarde se hacen realidad en nuestro estado de vigilia:

Observa cómo estando dormido en una habitación y con sus puertas cerradas, de pronto te encuentras en una ciudad lejana, a la que entras sin mover los pies ni cansar tu cuerpo; ves sin usar tus ojos, escuchas sin aguzar los oídos y hablas sin lengua. Y quizá, cuando hayan pasado diez años, presenciarás en el mundo exterior lo mismo que soñaste esta noche.

RELACIONADO: ¿Por qué tenemos sueños buenos y malos?

En este mismo pasaje, Bahá’u’lláh menciona «dos mundos«: el mundo de la vigilia o «mundo exterior» y el «mundo interior» o mundo del sueño:

Primero, ¿cómo es este mundo donde sin ojo, sin oído, sin mano y sin lengua un hombre se sirve de todos ellos? … Y quizá, cuando hayan pasado diez años, presenciarás en el mundo exterior lo mismo que soñaste esta noche.

A medida que el pasaje continúa, no resuelve el misterio, sino que nos anima a cada uno de nosotros a «reflexionar»:

Considera la diferencia entre estos dos mundos y los misterios que encierran, para que puedas alcanzar las confirmaciones divinas y los descubrimientos celestiales, y penetrar en las regiones de la santidad.

En neurociencia, hace tiempo que se han documentado las diferencias entre el estado de vigilia del cerebro y el sueño. Sin embargo, durante décadas se asumió que, en general, el cerebro «descansa» durante el sueño, en comparación con su elevado ritmo de actividad en estado de vigilia.

Por eso, en 1997, cuando los investigadores descubrieron por casualidad toda una red cerebral desconocida hasta entonces que es más activa en reposo y sueño que en estado de vigilia, se quedaron atónitos.

Desde entonces, literalmente miles de estudios de investigación han documentado la importancia crucial de lo que ahora se llama la «Red de Modo por Defecto». Siempre está activa, pero disminuye cuando la atención se centra en la alerta y aumenta durante los estados pasivos de reflexión tranquila, como cuando se toma un té y se mira por la ventana.

Los estudios sobre la Red de Modo por Defecto demuestran que la actividad intrínseca del cerebro está relacionada con la salud y el bienestar. Su actividad favorece el procesamiento emocional, la actividad mental autorreferencial, el procesamiento de la memoria y mucho más. Nos permite reflexionar sobre nosotros mismos, resolver problemas emocionales y de pareja complicados y aprovechar recursos internos que quizá no sepamos que poseemos.

RELACIONADO: ¿Qué significa cuando sueñas con personas muertas?

A pesar de la importancia del sueño, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, un número alarmante de personas en Estados Unidos no duermen lo suficiente. Aproximadamente 1 de cada 3 adultos afirma no descansar o dormir lo suficiente cada día. Contrariamente al mito de que uno puede «arreglárselas» sin él, las investigaciones demuestran que la falta de sueño repercute negativamente en la salud mental, la salud física, la calidad de vida y la seguridad. La falta de sueño se ha relacionado con problemas de estado de ánimo, dificultades para concentrarse y aprender en la escuela, problemas crónicos de salud como hipertensión, apoplejía, obesidad y otros problemas. La falta de sueño provoca mayores índices de lesiones por accidentes. De hecho, varias catástrofes a gran escala provocadas por errores de los operarios, como la fusión de reactores nucleares, el encallamiento de grandes buques y los accidentes aéreos, se han relacionado con la falta de sueño.

Así que ayer, mientras miraba por la ventana a mi vecino que pasaba a toda velocidad, tomé un sorbo de té y leí otra de mis oraciones matutinas favoritas de los escritos bahá’ís:

He despertado bajo Tu amparo, oh mi Dios, y corresponde a quien busca ese amparo permanecer dentro del Santuario de Tu protección y la Fortaleza de Tu defensa. Ilumina mi ser interior, oh mi Señor, con los resplandores de la Aurora de Tu Revelación, así como iluminaste mi ser exterior con la luz matinal de Tu favor.

También podría interesarte

Cómo un roce con la muerte cambió mi perspectiva de la vida
Espiritualidad

Cómo un roce con la muerte cambió mi perspectiva de la vida

¿Las habilidades blandas son  en realidad cualidades espirituales?
Espiritualidad

¿Las habilidades blandas son en realidad cualidades espirituales?

¿Qué significa tener fe?
Espiritualidad

¿Qué significa tener fe?


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá'ís de tu área
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.