Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Hace aproximadamente un mes, un amigo me invitó a orar con un grupo un domingo por la mañana.

Mientras esperábamos a nuestros Ubers después de una fiesta, nos pusimos a charlar. Mencionó que algunos de sus amigos se reúnen para hacer oraciones el domingo en la casa de su papá. Le dije que me enviara los detalles y que intentaría llegar. Convenientemente, el apartamento estaba a solo quince minutos a pie de mi casa.

La mañana del domingo llegó y una de mis buenas amigas se había quedado a dormir en mi departamento. Asumimos que a la mañana siguiente nos separaríamos, pero cuando me estaba alistando, se me ocurrió que ella podría disfrutar acompañándome a hacer oraciones con un pequeño grupo de personas. Le envié un mensaje de texto al amigo que me había invitado, y él gentilmente dijo que ella era bienvenida.

Como no todos nos conocíamos, primero nos presentamos antes de comenzar a cantar y orar. Las oraciones eran hermosas: una combinación de escrituras de muchas religiones, entonaciones, poesía, canto y tambores, con pausas meditativas entre ellas. Terminamos después de aproximadamente una hora y media, y luego pasamos un rato bromeando y conociéndonos. Se estableció el tono para mi día: fue un día reflexivo, devoto, firme y claro.

Antes de irme, el anfitrión me dio su número de teléfono. Ella estaba interesada en mantenerse en contacto y abrir su espacio más regularmente para la adoración y la música. Tres de nosotros empezamos un chat grupal, y aproximadamente un mes después, tuvimos otra reunión devocional.

Le pregunté a mi amiga si podría compartir algunas de sus impresiones sobre nuestra devocional y ella compartió estos dulces pensamientos:

“Últimamente, he estado anhelando alguna conexión espiritual. He intentado meditar, orar, leer mi horóscopo, ir a la iglesia, literalmente cualquier cosa para saciar mi necesidad de intervención divina. Cuando mi amiga bahá’í me invitó a una reunión devocional, no sabía qué esperar. Tenía muchas preguntas: ” ¿me aceptarían?¿qué digo? ¿cómo rezo?”. Cuando entré en la sala de estar de nuestra anfitriona, sentí el tipo de reverencia por lo divino que solo había sentido en iglesias y templos. Pero esta era la casa de alguien. Y no había líderes espirituales, solo amigos reunidos para compartir una palabra.

“Fue más que hermoso, y me hizo llorar. La gente compartía palabras espirituales sobre el amor y la justicia. Otros compartieron canciones. No recuerdo exactamente lo que compartí, pero recuerdo que era algo acerca de la reverencia por lo divino. Había pasado un tiempo desde que había experimentado tanta paz en mi espíritu. Estoy agradecida por haber sido invitada a este espacio por mi amiga y por los otros bahá’ís, y espero muchas más devocionales “.

Bahá’u’lláh, el fundador de la Fe Bahá’í, describió perfectamente este sentido de paz:

Cuando uno suplica a su Señor, se dirige a Él y busca generosidad de Su Océano, esa súplica trae luz a su corazón, iluminación a su vista, vida a su alma y exaltación a su ser. – Bahá’u’lláh citado por J.E. Esslemont en Bahá’u’lláh y la Nueva Era, p. 96.

Al reflexionar sobre este proceso, me di cuenta de que a veces asumimos que adorar a Dios en comunidad requiere la presencia de una figura de autoridad. Muchos de nosotros crecimos pensando que la adoración comunitaria era algo que sucede exclusivamente en una iglesia, mezquita o templo, pero nuestra capacidad de unirnos para orar y honrar un poder superior está al alcance de nuestras manos. Aquellos de nosotros que tenemos fácil acceso a la tecnología podemos buscar escrituras, oraciones o escritos en línea, y aquellos que no, pueden traer libros o decir palabras desde el corazón. La capacidad de unirnos y orar está dentro de cada uno de nosotros. Al hablar con Dios, no existen reglas inflexibles.

Este tipo de cosas no tienen que tomar mucho tiempo y reflexión. Esta devocional, que ahora sucederá mensualmente, se produjo simplemente porque uno de mis amigos quería orar con su familia y amigos en un mismo espacio. A través de una breve conversación, decidimos que esto se sentía bien y que deberíamos hacerlo nuevamente, y así lo hicimos. Organizamos una breve selección de oraciones, nos reunimos en un hogar y servimos los refrigerios súper ligeros que teníamos. ¿El resultado? Nuestras almas fueron nutridas.

El estado de oración es la mejor de las condiciones, pues el hombre entonces está en asociación con Dios. – Abdu’l-Bahá, Selecciones de los Escritos de Abdu’l-Bahá, pág. 152.

Muchos bahá’ís tienen devocionales como el que tenemos en nuestra comunidad de Bushwick e invitan a personas de diferentes orígenes religiosos. No tienes que ser bahá’í para crear un espacio de oración: si no eres bahá’í, puedes acercarte a la comunidad bahá’í de tu área para encontrar devocionales como las que tenemos, o simplemente puedes reunir un grupo de amigos e invitarlos a orar contigo. Todos somos dignos de esta curación y sustento espiritual.

0 Comentarios

characters remaining