Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Cultura

La razón espiritual para resistir el activismo escénico

Makeena Rivers | Ago 12, 2020

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Makeena Rivers | Ago 12, 2020

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

El tiempo en que vivimos está marcado por un llamado a la acción. La gente está pidiendo a las empresas, organizaciones, políticos y miembros de la comunidad que suban el nivel en la forma en que abogan por la transformación de nuestra sociedad. Para algunos, este llamado a la acción es un descubrimiento reciente; muchas personas están empezando a aceptar que los Estados Unidos tienen un problema de racismo y que necesitan tomar la iniciativa individual para lograr los cambios que necesitamos.

Aunque este deseo por lograr un cambio es un esfuerzo reciente para algunas personas, muchas otras simplemente continúan el trabajo que hemos estado haciendo. Como alguien que, en mi limitada forma, he estado trabajando para desmantelar las estructuras del racismo y desafiar la normalidad de la supremacía blanca en este país mientras que también vivo en piel negra, puede ser algo frustrante ver aquella repentina erupción de preocupación y asombro ante la realidad generalizada del racismo.

En una charla en la ciudad de Nueva York en 1912, Abdu’l-Bahá, hijo de Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la fe bahá’í, dijo: «La tierra es un solo país natal, un hogar, y toda la humanidad es hija de un Padre. El obstáculo a la felicidad humana es el prejuicio racial y religioso, la lucha desleal por la existencia y la crueldad de unos con otros«.

Más de 100 años después, parece que los negros han estado gritando durante generaciones que hay un incendio. Tal vez, debido a que sucedió durante una pandemia y la gente estaba menos distraída, o tal vez debido a algún giro del destino con las redes  sociales, más personas no negras se han dado cuenta de que tal vez sí hay un incendio y nuestros gritos de ayuda fueron, de hecho, válidos todo este tiempo.

Protestas por George Floyd en Charlotte, Carolina del Norte.

La mezcla de sentimientos que viene con esta nueva actividad en torno al desmantelamiento del racismo y el cuidado de los demás no es del todo mala. El dinero ha sido asignado a organizaciones que trabajan para lograr la justicia racial día tras día. Muchos individuos también han tomado las calles para expresar que el status quo necesita cambiar, y gente previamente desinformada ha comenzado a leer libros que pueden diversificar su comprensión.

Las leyes han comenzado a cambiar, y algunas personas han retrocedido mientras que otras han avanzado. Aunque me siento frustrada por no haber sido escuchada antes, reconozco que este momento ha traído la posibilidad de algunos buenos cambios. El trabajo ciertamente no ha sido en vano.

Sin embargo, he estado indagando en lo que significa mi molestia. Estoy aprendiendo que cuando me siento frustrada por algo, no debo simplemente descartar mis sentimientos apresuradamente para eliminar el estrés. A veces cuando me siento frustrada, percibo un fenómeno problemático que debe ser abordado. En este caso, puedo percibir la realidad de que muchas personas, muchas de las cuales tienen buenas intenciones y están legítimamente preocupadas, se suben a este tren y realizan actividades de activismo; sin embargo, no consideran profunda, creativa y cuidadosamente cómo aplicar una perspectiva orientada a la justicia racial en sus vidas.

En una carta reciente, la Asamblea Espiritual Nacional, órgano administrativo de la comunidad nacional bahá’í de los Estados Unidos, escribió: «Cualesquiera que sean los resultados inmediatos de las actuales manifestaciones, la eliminación del racismo requerirá un esfuerzo sostenido y concertado. Protestar contra formas particulares de injusticia es solo un aspecto. Crear un nuevo marco para la justicia es un desafío mucho más profundo«.

En las últimas semanas se ha puesto de moda proclamar la verdad de que «Las vidas negras importan». Hablar y abogar por la justicia racial es ciertamente necesario, pero tenemos que tener cuidado de no hablar simplemente por el momento y confundir eso con «la lucha». Subirse al tren de la verdadera justicia es un proceso largo. Es un viaje de toda la vida que requiere abordar constantemente las muchas formas insidiosas en que la anti-negritud roba la dignidad de los seres humanos; significa mirar no solo a la policía, sino a todos los sistemas en los que se perpetúa la anti-negritud, y luego hablar y asignar recursos materiales o financieros para erradicar la opresión; significa auto-educarse y tener conversaciones difíciles con otros; significa enfrentar las formas en que has participado o has sido un espectador, y un auto-cuidado minucioso y persistente en caso seas una persona negra navegando en el repentino interés por ti y tu gente.

Esto no significa que debas sentir lástima o hacer cosas para aliviar tu propia culpa. Significa altruismo con la conciencia de que nuestro bienestar está interconectado en formas aún más profundas de lo que podemos ser capaces de entender. En el libro «Contestación a unas preguntas», Abdu’l-Bahá describió “…este universo sin límites es como el cuerpo humano, cuyos miembros están todos muy firmemente unidos entre sí. ¡Cuán grande la medida en que los órganos, los miembros y las partes del cuerpo humano se hallan entrelazados solidariamente, y hasta qué punto se influencian entre sí! Lo propio sucede con las partes de este universo infinito, que cuentan con miembros y elementos entreverados a tal punto que ejercen un influjo mutuo tanto espiritual como material”.

No necesitamos que la gente se levante simplemente porque quiera sentirse mejor consigo misma, o porque quiera parecer «progresista» o «radical». En cambio, es necesario que la gente se levante por el bien de nuestro bienestar colectivo, con un sentido interno de lo que está mal y lo que está bien.

Para aquellos que son nuevos en la lucha por la justicia – o que no están directamente bajo el ataque de las fuerzas anti-negras – la calidad de las acciones que llevas a cabo para tratar de abordar los asuntos de racismo importa. El simple hecho de hacer un esfuerzo no es suficiente. En cambio, necesitamos que la gente se esfuerce por la excelencia. Otro pasaje de la carta de la Asamblea Espiritual Nacional de los Bahá’ís de los Estados Unidos dice:

«Un elemento esencial del proceso será un discurso honesto y veraz sobre las condiciones actuales y sus causas, y la comprensión, en particular, de las nociones profundamente arraigadas de la anti-negritud que impregnan nuestra sociedad. Debemos crear la capacidad de escuchar y reconocer verdaderamente las voces de aquellos que han sufrido directamente los efectos del racismo. Esta capacidad debe manifestarse en nuestras escuelas, los medios de comunicación y otros ámbitos cívicos, así como en nuestro trabajo y relaciones personales. Esto no debe terminar con palabras, sino que debe conducir a una acción significativa y constructiva». [Traducción provisional].

Con eso en mente, no podemos asumir que el muy necesario y sustancial cambio que se necesita esté ocurriendo en el núcleo de nuestra cultura y nuestros sistemas. Hemos aprendido en el pasado que la «reforma» es a menudo simplemente una reforma en la forma en que se perpetúa el racismo. Todos tenemos que ser cautelosos de un falso sentido de progreso debido a un aumento en el desempeño del activismo. No podemos olvidar que la eliminación del racismo en realidad requiere la creación de un cambio sostenible.

También podría interesarte

Liberándonos del estrés espiritualmente
Cultura

Liberándonos del estrés espiritualmente

Cómo dejar de ver el amor como una competencia
Cultura

Cómo dejar de ver el amor como una competencia

¿Cómo la Fe Bahá'í desarrolla el poder del servicio comunitario?
Cultura

¿Cómo la Fe Bahá'í desarrolla el poder del servicio comunitario?


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá’is de tu localidad
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Conecta con los Bahá’is de tu localidad
Conecta con los Bahá’is de tu localidad
Ponte en contacto con los Bahá’ís de tu comunidad