Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Cultura

¿Qué pasaría si todas las fronteras desaparecieran?

David Langness | Feb 16, 2020

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
David Langness | Feb 16, 2020

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Imaginemos por un minuto: ¿qué pasaría si el mundo de repente no tuviera fronteras nacionales? ¿Si, de alguna manera, aquellos límites creados por el hombre para separarnos desaparecieran?

¿Qué crees que podría pasar? ¿Los llamados «migrantes de bienestar» de las naciones en desarrollo inundarían los países desarrollados e industrializados y los desestabilizarían? Si bien muchos podrían hacer esa suposición, la experiencia muestra que las cosas no funcionan de esa manera.

¿Como lo sabemos? Bueno, si estudiamos el ejemplo de la Unión Europea y su unificación de 1993 en una especie de Estados Unidos en Europa, podríamos aprender mucho. Antes de esa unificación, muchos predijeron lo peor: que la inmigración desenfrenada inundaría los países desarrollados de Europa occidental y aplastaría sus economías y sus culturas.

RELACIONADO: ¿Cómo podemos ayudar a los refugiados del mundo?

Pero considere estas conclusiones, extraídas de una investigación detallada sobre la unificación de Europa en 2015 por el economista Klaus Zimmerman en el Instituto Alemán de Política Laboral de IZA en Alemania:

«El temor común de que los países «ricos» se vean amenazados por flujos masivos de migrantes es completamente infundado. El potencial de migración real bajo la libre circulación está muy sobreestimado.

«Solo recuerde los escenarios apocalípticos que se pintaron antes de la ampliación de la UE, ya que se esperaba que decenas de migrantes de bienestar de Europa central y oriental inundaran el oeste. Nada de esto se hizo realidad…

«Por supuesto, la movilidad ilimitada aumentaría la cantidad de inmigrantes a países «ricos». Pero es un mito común que esto tendría efectos negativos en la población local. Por el contrario, numerosos estudios han demostrado los efectos positivos de la inmigración en los salarios y el empleo de los nativos.»

De hecho, una gran preponderancia de la investigación sobre este tema, de todo el espectro político, muestra que las fronteras endurecidas y las políticas comerciales restrictivas crean un obstáculo para la economía general de cualquier país. Toda esta experiencia y datos han llevado a los economistas, planificadores de políticas y futuristas a predecir que la reducción de énfasis y la disminución de las fronteras restrictivas crea efectos positivos para todos los países involucrados. En un estudio del 2004 de la Stanford Graduate School of Business, por ejemplo, los investigadores concluyeron:

«Cuando los países se fusionan, cada uno obtiene mayor acceso a ideas, clientes y capital y, por lo tanto, puede anticipar beneficios económicos … Los investigadores descubrieron que cuando dos países se unen, casi siempre se benefician económicamente, principalmente porque el tamaño al ser más grande permite a las empresas acceder mejor a los mercados y al capital. Una forma limitada de integración política que permita el libre paso a través de los países casi siempre tiene efectos positivos.»

Quizás, entonces, el concepto de fronteras nacionales, al menos aquellas que limitan la movilidad de personas, bienes y mano de obra, haya alcanzado su fecha de vencimiento. Esta idea de un mundo sin fronteras puede parecer una utopía ingenua para algunos, pero la movilidad a través de las fronteras ya es una realidad, con la Unión Europea y los estados de los Estados Unidos como ejemplos principales.

Intente conceptualizar, si lo desea, el enorme potencial económico que esta reducción del énfasis en las fronteras podría liberar a escala global. Los economistas estiman que el PIB mundial podría incrementarse sustancialmente, posiblemente incluso duplicarse, mediante la implementación de fronteras nacionales con menos impedimentos. El efecto sería mucho mayor que cualquier ganancia del movimiento libre de aranceles de bienes y capital, ya que también permitiría la libre circulación de mano de obra. La pobreza podría combatirse a un nivel verdaderamente global por primera vez, promoviendo un programa global intrépido para la equidad social.

RELACIONADO: ¿Es la paz mundial solo una utopía?

Esta visión de una mancomunidad mundial, el principio fundamental de la Fe bahá’í, nos invita a concebir una confederación unida de naciones, un parlamento mundial elegido democráticamente y un mundo, unidos para prevenir todas las guerras futuras y asegurar el futuro pacífico de toda la humanidad. En «Bahá’u’lláh y la Nueva Era» se describe así:

«Alguna forma de super-Estado mundial necesariamente tiene que ser desarrollada, en cuyo favor todas las naciones del mundo voluntariamente cedan todo derecho de iniciar guerras; ciertos derechos para imponer impuestos, y todos los derechos de mantener armamentos excepto los que sean necesarios para proteger el orden dentro de sus propias fronteras. Tal Estado tendrá que incluir dentro de su órbita un ejecutivo internacional adecuado para ejercer suprema e irrefutable autoridad sobre todo miembro recalcitrante de la comunidad mundial; un Parlamento mundial cuyos miembros serán elegidos por el pueblo de sus respectivos países, elección que será confirmada por sus respectivos Gobiernos; un Tribunal Supremo cuyas decisiones tengan un carácter obligatorio aun en los casos en que las partes interesadas no sometan voluntariamente la disputa a su consideración. Una comunidad mundial en la que todas las barreras económicas hayan sido permanentemente suprimidas y la interdependencia del capital y del trabajo definitivamente reconocida; en la que el fragor del fanatismo y la lucha religiosa hayan sido acallados para siempre; en la que se haya extinguido la llama de animosidades raciales; en la que un solo código de derecho internacional – producto de un deliberado estudio de los representantes federales del mundo – tenga como sanción la inmediata y coercitiva intervención de las fuerzas combinadas de las unidades federadas, y, finalmente, una comunidad mundial en la que la furia de un caprichoso y militante nacionalismo haya sido convertida en una perdurable conciencia de ciudadanía mundial – así aparece, en sus más amplias características, el Orden anticipado por Bahá’u’lláh, un Orden que llegará a ser considerado como el mejor fruto de una época que va madurando lentamente…»

Ahora sabemos que podemos generar un crecimiento económico significativo al quitarle énfasis, restricciones y operación a nuestras fronteras. Lo único que debemos temer es más prosperidad para todos.

También podría interesarte

Llegando hasta la raíz del prejuicio
Cultura

Llegando hasta la raíz del prejuicio

Alcanzando una larga vida a través del aprendizaje de por vida
Cultura

Alcanzando una larga vida a través del aprendizaje de por vida

La paz requiere unidad racial
Cultura

La paz requiere unidad racial


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá’is de tu localidad
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Conecta con los Bahá’is de tu localidad
Conecta con los Bahá’is de tu localidad
Ponte en contacto con los Bahá’ís de tu comunidad