Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Vida

La violencia y la mentalidad de víctima

David Langness | Oct 6, 2020

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
David Langness | Oct 6, 2020

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Considere este terrible escenario por un minuto: en el lapso de un año, literalmente todos las personas que amas mueren. Toda tu familia y tu red de amigos cercanos mueren. ¿Cómo se sentiría eso?

Para casi cualquier persona con un corazón humano funcional, este tipo de tragedia masiva – ya sea que provenga de un desastre natural, una enfermedad o cualquier otra causa – sería insoportable más allá de la contemplación.

En la guerra, sin embargo, sucede a diario. Familias enteras, redes de amigos y vecindarios, desaparecen en segundos. El salvajismo humano de la guerra crea ese escenario constantemente, esparciendo muerte y destrucción por todas partes. Las enseñanzas bahá’ís lo explican:

¡Pero la guerra se hace para satisfacer la ambición de las personas; por afán de ganancia material para unos pocos, causando una terrible miseria a innumerables hogares, destrozando los corazones de centenares de hombres y mujeres!

¡Cuántas viudas lloran a sus esposos, cuántas historias de salvaje crueldad llegan a nuestros oídos! ¡Cuántos pequeños huérfanos claman por sus padres muertos, cuántas mujeres lloran a sus hijos asesinados! ¡No hay nada tan desgarrador y terrible como un arrebato de salvajismo humano!

Para mí, durante la guerra de Vietnam – donde, debido a mi creencia en las enseñanzas bahá’ís sobre la paz, serví como recluta y objetor de conciencia, por lo cual no cargaba arma alguna – aquel horrible desenlace ocurrió constantemente, cada horrible día. Durante mi año en Vietnam, la guerra mató a muchos de mis amigos cercanos. Los compañeros que salvaron mi vida perdieron la suya. A veces morían justo delante de mí. Mientras los miraba a los ojos, las luces se apagaban.

Pero no tuve oportunidad de llorar, porque el siguiente tiroteo o ataque con cohetes o bombardeo de mortero llegó demasiado rápido, y murieron más amigos, a veces dos o tres o más en un día. Para poder sobrevivir sin un colapso mental completo tenías que esconder ese trauma en algún lugar, endurecer tu corazón y seguir adelante.

De algún modo, logré pasar esa guerra sin una sola herida – pero cuando volví me di cuenta de que estaba profundamente herido por dentro. Llevé la guerra a casa conmigo, y sentí sus secuelas por el resto de mi vida. Todavía las siento hoy – una pérdida de la capacidad de alegría, una profunda tristeza, una profunda rabia por la injusticia y el dolor de la guerra. El trauma del combate, el miedo constante, la matanza sin sentido, la pérdida total de amigos cercanos, el retraso en el proceso de duelo, todo combinado después de la guerra para desatarse en mi interior y destrozar mi alma.

Entonces, ¿soy una víctima?

Personalmente, nunca me sentí así. Tuve suerte. No morí. Llegué a casa, casi intacto, al menos físicamente. Tenía, y todavía tengo, una fe que me mantuvo entero y enraizado a pesar de mi dolor.

Sin embargo, entre la comunidad de veteranos, la pregunta sobre la condición de víctima ha desatado una gran controversia últimamente, llamada «el veterano como víctima». Generalmente, ese debate se centra en una pregunta: cuando pedimos a otros que luchen y mueran por nosotros, ¿los victimizamos?

En la sociedad en general, también hemos empezado a examinar la idea de la mentalidad de víctima y la victimización en general, tratando de responder a algunas preguntas potencialmente difíciles: ¿quién es una víctima y qué califica a alguien como tal? Sí, todos sufrimos en la vida, pero ¿significa eso que tenemos que dejar que ese sufrimiento nos defina continuamente y nos victimice aún más? Si me identifico como víctima, ¿me victimiza aún más?

Cuando alguien desarrolla una mentalidad de víctima – lo que significa que se considera una víctima omnipresente, universal y constante de las malas acciones de los demás – a veces puede hacerlo para absolverse de cualquier complicidad o culpa en su sufrimiento. Todos hemos sido heridos, pero una autodefinición consistente como víctima significa culpar de todas sus desgracias a los demás, y negarse a reflexionar sobre su propio papel en ellas. Sí, cada uno de nosotros sufrimos como víctima de acontecimientos aleatorios – lo cual es solo parte del curso natural de la vida en este plano de existencia – pero eso no significa que tengamos que empezar a vernos a nosotros mismos como víctimas constantes.

A la luz de estas preguntas y en aras de la claridad, empecemos por revisar la definición de la palabra en el Diccionario Webster:

víctima: n. del latín víctima 1. alguien o algo asesinado, destruido, sacrificado, etc.  2. alguien que sufre alguna pérdida, especialmente por ser estafado.

Aprender la etimología de una palabra puede ayudarnos a entenderla, y la raíz de la palabra originalmente significaba «animal o persona sacrificada». En aquel entonces, para calificar como víctima, había que morir. En las culturas antiguas estos sacrificios se hacían a menudo a los dioses, así que quizás víctima también surgió de la palabra latina vicis, que implica algún tipo de intercambio con una deidad.

Con esto en mente, ¿se considera usted una víctima? Aquí hay un pequeño cuestionario, desarrollado por un psicólogo especializado en el tema, que puede ayudarle a responder a esa importante pregunta autorreflexiva:

Califique cuánto está de acuerdo con cada uno de estos puntos en una escala del 1 («no soy yo en absoluto») al 5 («esto es muy yo»):

  • Es importante para mí que las personas que me lastiman reconozcan que se me ha hecho una injusticia.
  • Creo que soy mucho más consciente y moral en mis relaciones con otras personas en comparación con el trato que me dan.
  • Cuando las personas cercanas a mí se sienten heridas por mis acciones, es muy importante para mí aclarar que la justicia está de mi lado.
  • Es muy difícil para mí dejar de pensar en la injusticia que otros me han hecho.

Si obtuviste una puntuación alta (4 o 5) en todos estos puntos, puedes tener lo que los psicólogos han identificado como una «tendencia a la victimización interpersonal». – Unraveling the Mindset of Victimhood, Focusing on Grievances Can Be Debilitating; Social Science Points to a Better Way, por el psicólogo Scott Barry Kaufman, Scientific American, 29 de junio de 2020.

Después de encontrarme con este breve cuestionario en un artículo del psicólogo Barry Kaufman, y de estudiar el profundo análisis que Scientific American ha publicado recientemente junto con él, me sentí obligado a aprender más sobre esta «tendencia a la victimización interpersonal» y la mentalidad de víctima. Leer, escuchar y ver las noticias últimamente ha agudizado aún más mi interés por el tema, porque muchas sociedades, incluida la mía aquí en los Estados Unidos, parecen haber desarrollado un mayor sentido de agravio masivo y victimización interpersonal en los últimos años.

Intrigado aún más por la investigación posterior que hice, empecé a preguntarme qué tenían que decir las enseñanzas bahá’ís sobre el tema, así que profundicé en aquellos profundos escritos tanto como pude. Esta serie de artículos refleja esa investigación, y esperamos que ayude a aumentar la comprensión de lo que crea una víctima, lo que contribuye a la victimización, y cómo todos podemos superar nuestros agravios y liberarnos de la mentalidad de víctima.

También podría interesarte

Vida

¿Qué es el matrimonio bahá'í?

Vida

Perdóname, Leonard: una elegía para un sobrino perdido

Vida

Haciendo que cada día sea el Día Internacional de la Amistad


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.