Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Espiritualidad

Las lecciones metafóricas de las experiencias negativas

John Hatcher | Oct 9, 2021

PARTE 4 IN SERIES El propósito de la realidad física

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
John Hatcher | Oct 9, 2021

PARTE 4 IN SERIES El propósito de la realidad física

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Hemos descubierto que el crecimiento espiritual se produce de forma metafórica, pero sería erróneo insinuar que todo el crecimiento espiritual resulta de la aplicación intencionada del proceso metafórico.

Una parte sustancial de nuestra experiencia está fuera de nuestro control. Además, muchas de nuestras experiencias más memorables en la vida se centran en acontecimientos negativos, ya sean injusticias sufridas a manos de otros o simplemente los innumerables accidentes desafortunados que nos tocan a los seres mortales. Pero aunque esas experiencias negativas no sean el resultado de nuestra aplicación intencionada del proceso metafórico, podemos extraer de ellas algunas de nuestras lecciones espirituales más significativas.

Para empezar, las experiencias negativas pueden clasificarse generalmente en tres grandes categorías:

  • En primer lugar, hay accidentes como los que sufrió Job, acontecimientos que podríamos describir en términos de azar, desastres naturales (irónicamente denominados «actos de Dios»).
  • En segundo lugar, están las experiencias negativas resultantes de la iniquidad, la malicia o la injusticia de otros, el tipo de experiencia que llevó a Boecio a escribir su tratado.
  • En tercer lugar, están las experiencias negativas que resultan de nuestra propia ignorancia o de nuestra negativa a acatar la guía otorgada por los profetas, esas leyes morales que hemos citado antes y que tienen la misma relación en nuestras vidas que las leyes físicas de causa y efecto.

El problema que tradicionalmente ha existido para entender las experiencias de la primera categoría es evidente. Si Dios nos ama y tiene el poder de evitar tales acontecimientos, ¿por qué no lo hace? O, siguiendo lo que acabamos de observar sobre la intención benigna de la realidad física, ¿cuál es el valor metafórico de tal experiencia?

Si los accidentes forman parte del castigo inherente en el sistema de recompensa y castigo, ¿cómo explicamos la muerte de los inocentes? Además, si Dios tiene conocimiento previo, entonces es consciente de que se producirá un desastre fortuito, y si es consciente de que se producirá, debe ocurrir, o así lo dice el razonamiento tradicional. Por lo tanto, ¿no son estos acontecimientos previstos inevitables o predestinados?

Ante tal razonamiento y los desafortunados sucesos que a menudo acontecen a la humanidad, muchos han encontrado extremadamente difícil creer en una Deidad amorosa. La solución para algunos es recrear a Dios bajo una imagen que le haga existir, pero no ser responsable porque está limitado por las leyes de la naturaleza que ha creado: En efecto, según su razonamiento, Dios está limitado en lo que puede hacer por las leyes de la naturaleza y por la evolución de la naturaleza humana.

En contraste con las guerras y otros tipos indecibles de inhumanidad, nuestra visión de la realidad física como un dispositivo de enseñanza justo y exquisito puede parecer que se tambalea y fracasa. Para responder, aunque sea brevemente, a estas preocupaciones, primero tenemos que aclarar lo que entendemos por maldad, porque tendemos a clasificar la experiencia de forma bastante amplia, como ya hemos hecho anteriormente.

Tendemos a clasificar como mal todas las cosas que percibimos como negativas en un momento dado y desde un punto de vista determinado. Estos acontecimientos «negativos» pueden incluir la inmoralidad humana, los truenos, las inundaciones, las enfermedades, la tiranía política, los insectos, los tiburones y la comida rápida. Nuestra tendencia a aplicar la amplia rúbrica de «negativo» o «malvado» a estas experiencias tan dispares y diversas es comprensible: asumimos de forma natural que todo lo que ocurre en el universo de Dios es directa o indirectamente responsabilidad suya. Lógicamente, Él es culpable de haber actuado mal o no mientras manejaba la maquinaria pesada, es decir, nuestro planeta y el resto del universo.

Desde el punto de vista bahá’í, solo hay un tipo de acontecimiento que puede designarse apropiadamente como «mal»: nuestro rechazo voluntario a nuestro propósito divino. Bahá’u’lláh afirma que «la fuente de todo mal es que el hombre se aparte de su Señor y ponga su corazón en cosas impías«. Esto es muy específico. Sin embargo, el «mal» en este sentido no incluye la incapacidad de reconocer la manifestación como resultado de que tengamos una educación incorrecta o inadecuada o de que seamos presa de otras fuerzas fuera de nuestro control:

Sin embargo, si los mandamientos proféticos no han llegado a un lugar y, como consecuencia, las gentes no actúan en conformidad con las enseñanzas divinas, no deberán rendir cuentas según las leyes de la religión. Por ejemplo, Cristo ordenó que a la crueldad se respondiera con bondad. Si una persona no es consciente de este mandamiento y actúa según los impulsos de la naturaleza, es decir, responde con daño al daño, no se considera responsable de acuerdo con las leyes de la religión, pues no le ha sido comunicado este mandamiento divino.

Dicho de otra manera, no hay maldad inherente en la creación de Dios, excepto por aquellos eventos que proceden del rechazo voluntario de la humanidad a la bondad. Por lo tanto, cuando Abdu’l-Bahá afirma que «en la naturaleza innata de las cosas no hay maldad: todo es bueno«, quiere decir que no hay una fuente de maldad. Términos como pecado, Satanás, maldad y perversidad aparecen en los escritos bahá’ís, al igual que han aparecido en las escrituras de revelaciones anteriores, pero designan una acción o relación causal, no una esencia.

El término Satanás, por ejemplo, se emplea con mayor frecuencia como metáfora de las tentaciones del «yo»: ser egocéntrico o ensimismado, gloriarse de los propios logros o de la personalidad. Pero se trata de acciones o inacciones voluntarias, no de un defecto resultante de la sutil seducción de un espíritu maligno. Abdu’l-Bahá dijo:

Dios jamás ha creado un espíritu maligno; todas esas ideas y denominaciones son símbolos que expresan la mera naturaleza humana o terrenal del hombre. – La promulgación a la paz universal.

El mal es, pues, la ausencia de bondad, del mismo modo que la oscuridad es la ausencia de luz o el frío es la ausencia de calor. Sin embargo, la ausencia de luz, calor o bondad tiene efectos muy importantes. Alejarse de la fuente de toda vida puede causar cambios en la condición que pueden ser trascendentales y devastadores. En consecuencia, dado que nos esforzamos por comprender claramente y describir con precisión estos acontecimientos y sus consecuencias en nuestras vidas, utilizamos términos metafóricos poderosos y vívidos para describir estos efectos.

También podría interesarte

Espiritualidad

El mundo real, y cómo llegar a él

Espiritualidad

El espejo doble del carácter en las relaciones

Espiritualidad

Perseverancia: Hasta lograr superar el desafío


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.