Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Religión

¿Literal o no? Cómo entender las profecías sobre el regreso de Cristo

Tom Tai-Seale | Ene 11, 2022

PARTE 20 IN SERIES Un plan ancestral desplegándose

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Tom Tai-Seale | Ene 11, 2022

PARTE 20 IN SERIES Un plan ancestral desplegándose

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿La comprensión de las profecías relativas al regreso de Cristo ha impedido a los cristianos ver las intervenciones divinas que han ocurrido desde la época de Jesús? Veamos esas profecías para averiguarlo.

La versión corta de una comprensión común del regreso de Cristo es la siguiente: Los cristianos serán perseguidos y muchos serán ejecutados. Aparecerán muchos falsos profetas, así como guerras, rumores de guerras, hambres, pestes y terremotos (Mateo 24:4-7). El evangelio se extenderá por todo el mundo (Mateo 24:14) y entonces Cristo regresará como un rayo que se desplaza de oriente a occidente (Mateo 24:27), en una nube (Mateo 24:30, Lucas 21:27, 1 Tesalonicenses 4:16; Apocalipsis 1:7) del mismo modo que ascendió al cielo en una nube (Hechos 1:9-11).

El sol y la luna se oscurecerán entonces, las estrellas caerán del cielo al iniciarse la tribulación, los muertos en Cristo resucitarán y luego los que queden vivos. Los ángeles serán enviados para reunir a los elegidos (Mateo 24:27-31), y los que queden atrás serán atrapados en la gran tribulación cuando Cristo venga a reinar (1 Tesalonicenses 4:16-17, Mateo 24:15-21). Esta venida se producirá de forma inesperada, en un día como el de Noé, cuando la gente seguía adelante y no esperaba el diluvio, por lo que se aconseja a los cristianos que se mantengan alerta (Mateo 24:37-42).

¿Qué significan todas estas profecías? 

En primer lugar, las enseñanzas bahá’ís advierten a todos que no se tome estos versos literalmente, porque mezclan atributos físicos y espirituales. Las nubes no pueden sostener cuerpos físicos, por supuesto, y estamos esperando a un Jesús físico, no solo espiritual, aunque con un nuevo nombre (Apocalipsis 2:17). Bahá’u’lláh, fundador de la Fe bahá’í, escribió en su Libro de la Certeza:

Como los seguidores de Jesús nunca han comprendido el significado oculto de estas palabras, y como los signos esperados por ellos y los jefes de su Fe no han aparecido, por tanto han rehusado, hasta ahora, reconocer la verdad de aquellas Manifestaciones de Santidad que han aparecido desde los días de Jesús. De este modo se han privado a sí mismos de las efusiones de la santa gracia de Dios y de las maravillas de Su divina prolación.

Muchos intentos cristianos populares de dar sentido a estas profecías parecen haber empeorado las cosas. Insistir en interpretaciones literales físicamente imposibles hace que los cristianos parezcan haber abandonado la razón – lo que puede explicar por qué tantos cristianos han abandonado sus iglesias últimamente.

La dificultad de la interpretación, sin embargo, es fácil de entender. No se puede comprender desde la parte equivocada de la revelación, de los que están esperando el regreso de Cristo. Solo es posible interpretarlo una vez que se ha encontrado al nuevo Cristo. Considere la parábola del ladrón en la noche en Mateo 24:42-44 (también está en 1 Tesalonicenses 5:2):

Velad, pues, porque no sabéis en qué día vendrá vuestro Señor. Pero entiendan esto: si el dueño de la casa hubiera sabido a qué hora de la noche iba a venir el ladrón, habría velado y no habría dejado que entraran en su casa. Así también vosotros debéis estar preparados, porque el Hijo del Hombre vendrá a una hora que no esperáis.

En esta parábola, el regreso de Cristo representa al ladrón. Nótese que viene de noche, cuando está oscuro y es difícil de ver. Obsérvese también que el dueño de casa (los cristianos que tienen la obligación de mantenerse espiritualmente despiertos) falla al atrapar al ladrón, el regreso de Cristo. Resulta que la parábola es también una profecía. Quizá por eso está en tiempo pasado y habla de haberse perdido un acontecimiento. La profecía nos dice que los cristianos estarán dormidos cuando Cristo vuelva. De hecho, en la profecía, permanecen dormidos hasta que se despiertan y descubren que el Prometido ya ha venido.

Sería difícil contar el número de guerras, terremotos y hambrunas que han ocurrido desde la época de Jesús. Han pasado dos mil años y gran parte del plan divino ya ha sido revelado.  Las profecías dicen que los muertos en Cristo -los que han pasado al otro mundo- pueden ver esto fácilmente, pero aparentemente es muy difícil de ver para los cristianos vivos porque el advenimiento del Señor estaba (y está) envuelto en nubes simbólicas. Por lo tanto, los cristianos deben ser despertados uno por uno de su sueño.

¿Qué significan el sol y la luna en las profecías?

El sol en las profecías no es un sol físico, ni la luna una luna física.

El sol simboliza la aparición de un Elegido de Dios y la noche representa su desaparición, tal y como aclaran las escrituras (Juan 9:5). Si usted mira cuidadosamente las escrituras verá que se predicen tres apariciones divinas antes de que los cristianos y los judíos finalmente despierten y vean lo que ha ocurrido.

Recordemos que Jesús iba a estar como Jonás en el vientre de la ballena durante tres días y tres noches (Mateo 12:40). Por lo tanto, se predijeron tres apariciones y a través de cada una de ellas, parece que los judíos y los cristianos se verían envueltos en la oscuridad de la ballena. Considere también que los discípulos de Cristo se durmieron tres veces mientras esperaban el regreso de Jesús (Mateo 26:40-45). Esto es más que una historia; es una profecía. Como explicaré más en los siguientes ensayos de esta serie, Dios ha estado mucho más activo en la historia de lo que los cristianos creen.

Sin embargo, no es completamente culpa de ellos. El clero cristiano ha empleado a menudo un modelo incompleto para construir el reino de Dios en la Tierra, porque el reino no se les ha revelado completamente. Pero el reino de Dios no puede construirse sobre decenas de miles de denominaciones cristianas diferentes, no puede construirse sobre la intolerancia que los líderes cristianos han mostrado a veces hacia los demás, no puede construirse despreciando otros sistemas religiosos y no puede, como ahora, traer justicia a la humanidad. Hay que separar el trigo y la paja en el cristianismo, y los cristianos no pueden hacerlo por sí mismos. Para entrar en la nueva era, los cristianos deben ver la necesidad de renovación, así como ver lo que les impide unirse a los demás.

Las enseñanzas bahá’ís lo dejan claro. Abdu’l-Bahá, en un discurso que pronunció en París a principios del siglo XX, explicó:

La enseñanza cristiana fue iluminada por el Divino Sol de la Verdad, por lo que sus discípulos aprendieron a amar a todos los seres humanos como a sus hermanos, a no temer a nada, ¡ni siquiera a la muerte! A amar al prójimo como a sí mismos, y a olvidar sus propios intereses egoístas por el bien de la humanidad. El gran propósito de la religión de Cristo fue el de atraer los corazones humanos más cerca de la resplandeciente Verdad de Dios.

Si los discípulos de Cristo hubiesen continuado cumpliendo estos principios con inquebrantable fidelidad, no hubiese sido necesario renovar el Mensaje Cristian o, ni hubiese habido necesidad de volver a despertar a Su pueblo, por cuanto una civilización grande y gloriosa regiría actualmente en el mundo, y el Reino del Cielo habría descendido sobre la tierra.

Pero en lugar de esto, ¿qué ha sucedido? Los seres humanos dejaron de seguir los preceptos divinamente inspirados de su Maestro, y el invierno cayó sobre los corazones de la humanidad. Porque así como el cuerpo del ser hum ano depende para su vida de los rayos del sol, así también las virtudes celestiales no pueden crecer en el alma sin los rayos del Sol de la Verdad.

Dios no deja a sus hijos sin consuelo; por el contrario, cuando la oscuridad del invierno los envuelve, Él les envía nuevamente sus Mensajeros, los Profetas, con una renovación de la bendita primavera. El Sol de la Verdad aparece una vez más en el horizonte del mundo, brillando ante los ojos de aquellos que duermen, despertándoles para que puedan contemplar la gloria de una nueva aurora. Entonces, el árbol de la humanidad vuelve a florecer, produciendo los frutos de rectitud para la curación de las naciones.

Habiendo sido criado como cristiano, creyendo en la misión divina de Jesús, aceptando su sacrificio, dando testimonio de su poder transformador y adorando a muchos de sus seguidores, no es el juicio de Jesús lo que me preocupa. Mi temor no es la condena por parte de Jesús, sino sucumbir al poder seductor de Babilonia, la ciudad de la facilidad que nos rodea y nos adormece de tal manera que no actuamos. Pero antes de hablar más sobre esta ciudad, sus corrupciones, y el remedio, debemos mirar lo que sucedió seiscientos años después de Jesús, en retrospectiva, un tiempo que vino pronto sobre los cristianos que esperaban la venida de Cristo.

También podría interesarte

Religión

La doncella del cielo: un símbolo de la divinidad de la mujer

Religión

Todos los profetas: una misma alma

Religión

Una mirada mística a las etapas del amor


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.