Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Historia

Más sobre Isfandiyar, el ex esclavo que Bahá’u’lláh liberó

Christopher Buck | Nov 28, 2020

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Christopher Buck | Nov 28, 2020

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

En 1839, mucho antes de que se convirtiera en el profeta y fundador de la Fe bahá’í, Bahá’u’lláh liberó a varios esclavos etíopes en Persia.

Bahá’u’lláh también fue el primero en usar la metáfora de la «pupila del ojo», la cual ennoblece a la raza negra, esta describe el regalo especial que los afroamericanos -y todas las personas de ascendencia africana- ofrecen al mundo, según Abdu’l-Bahá:

«Bahá’u’lláh comparó en cierta ocasión a las gentes de color con la pupila negra rodeada por la parte blanca. Mediante esa pupila negra se consigue ver el reflejo de lo que tenga delante, y gracias a ella suele brillar la luz del Espíritu».

En principio y en la práctica, Bahá’u’lláh adoptó medidas definitivas para abolir la esclavitud, especialmente socavando todas y cada una de las justificaciones religiosas existentes en apoyo de la institución de la esclavitud. Repasemos algunas fechas clave de las acciones personales y los pronunciamientos públicos de Bahá’u’lláh en sus esfuerzos por abolir religiosamente, por decreto divino, la institución de la esclavitud para siempre:

(1) En 1839 en Teherán, después de la muerte de su padre Mirza Buzurg, Bahá’u’lláh liberó a todos los esclavos domésticos de la casa de su padre. Aunque este fue un acto significativo, reflejó la práctica, en ese momento, según Willem Floor: «Los esclavos eran liberados en ocasiones familiares como nacimientos o matrimonios o al fallecimiento del propietario».

(2) Alrededor de 1853 en Bagdad, Irak, Bahá’u’lláh escribió:

¡Oh Dios! Un esclavo le pide a otro esclavo libertad. ¡Oh, mi Señor! Es mi propio deseo que día a día me convierta más y más en Tu esclavo. Pero en cuanto a él, Tú bien sabes que ya lo había liberado al principio de esta Causa (badv-i amr). – Traducción provisional del Dr. Armin Eschraghi.

La fecha a la que Baha’u’llah se refirió como «al principio de esta Causa» no está clara – puede referirse a 1844, como una posible lectura sugerida por el Dr. Moojan Momen, o a otra fecha.

(3) Alrededor de 1868, en la prisión de Akka, Palestina (ahora Israel), Bahá’u’lláh escribió a la Reina Victoria:

Se Nos ha informado que has prohibido el tráfico de esclavos, tanto de hombres como de mujeres. Este, en verdad, es lo que Dios ha ordenado en esta prodigiosa Revelación.

Aquí, Bahá’u’lláh informó a la Reina Victoria que él ya había abolido el comercio de esclavos (e, implícitamente, la propiedad de esclavos), como un decreto religioso, antes de esa época.

(4) Alrededor de 1873, en la casa de Udi Khammar en Akka, Bahá’u’lláh declaró en su Libro Más Sagrado:

Os está prohibido comerciar con esclavos y esclavas. No corresponde aquí en es él mismo un siervo comprar a otro de los siervos de Dios, y tal conducta ha sido prohibida en Su Santa Tabla. De esta manera, por Su misericordia, ha quedado consignado el mandamiento por la Pluma de la justicia. Que ningún hombre se ensalce por encima de otro; todos no son sino esclavos ante el Señor, y todos dan prueba de la verdad de que no hay otro Dios más que Él. Él es, verdaderamente, el Omnisciente, Cuya sabiduría abarca todas las cosas.

Para que no haya ninguna ambigüedad en cuanto al significado y propósito de este pasaje clave en el Libro Más Sagrado, Shoghi Effendi dijo claramente que «prohíbe la esclavitud» en su libro «Dios pasa».

La primera parte de esta serie relataba la emancipación por parte de Bahá’u’lláh de los «muchos» esclavos domésticos de su padre, tal y como lo relató Abdu’l-Bahá. Ese día, 25 de octubre de 1913, Abdu’l-Bahá estaba en Alejandría (Ramleh), Egipto. Hay más información sobre este relato, basada en un manuscrito de archivo, que incluye un texto más preciso (y completo) de la liberación de los esclavos de Mirza Buzurg por parte de Bahá’u’lláh.

Esa noche en Egipto, Abdu’l-Bahá habló extensamente (durante «más de una hora») sobre la «cuestión racial», mientras «repetía el contenido de sus discursos ante las reuniones e iglesias de color de los Estados Unidos [,] mostrando lo insostenible e irrazonable que es el prejuicio racial» (pág. 25 del manuscrito de archivo). A continuación, tras una anécdota ilustrativa sobre la observación de osos polares y osos negros («que vivían en una jaula sin molestarse unos a otros») en «los jardines de los zoológicos» (pág. 25), Abdu’l-Bahá continuó su discurso sobre la «cuestión racial»:

Ahora, ¿podemos confesar con vergüenza que el hombre, a pesar de su inteligencia divina es incluso inferior a estos feroces osos? [Traducción provisional]

Luego habló con mucho amor y sobre el Sr. y la Sra. Gregory de Washington [DC] y el progreso de la Causa entre la gente de color de América. «El Sr. Gregory», dijo, «es un verdadero y devoto bahá’í. Tiene un espíritu amable y está continuamente sirviendo a la causa. Lo quiero mucho. Él es uno de mis hijos».

Hacia el final de su charla seleccionó la historia de Esfandeyar [sic: Isfandiyar], el asistente de color [sic: asistente] de  Baha-ollah [sic: Bahá’u’lláh]. «En su palacio, mi abuelo», continuó, «tenía muchas doncellas y sirvientes de color. Cuando la Bendita Belleza Baha-ollah [sic: Baha’u’llah] se convirtió en el jefe de la familia, los liberó a todos y les dio permiso para irse o quedarse, pero si deseaban quedarse sería, por supuesto, de otra manera. Sin embargo, todos ellos, deleitándose en su nueva libertad, prefirieron irse, excepto Esfandeyar. Él permaneció en la casa y continuó sirviéndonos con proverbial fidelidad…».

Tal fue la gran fidelidad de Esfandeyar que cuando pienso en él, mis ojos se empañan de lágrimas. Era un rey entre los hombres, una estrella gloriosa en el cielo de la humanidad. Si bien su rostro era negro, su corazón era blanco como la nieve. Era inigualable y no tenía igual. No puedo alabarlo lo suficiente. Yo lo amaba. Era una gloria y una joya en la corona de la raza de color. Su vida fue un noble registro de logros orgullosos y el mundo entero puede aprender una lección de ello.

También podría interesarte

Historia

Infrahumano

Historia

Ridván: un día feliz para los bahá'ís y el mundo

Historia

En su estela: mujeres caminando por un sendero espiritual


Comentarios

characters remaining
x
x
How do I become a Baha’i?
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
How do I become a Baha’i?
How do I become a Baha’i?
Get in touch with the Baha’is in your community.