Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Espiritualidad

Nada más dulce: cómo cultivar la práctica de la oración

Michelle Goering | Jun 22, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Michelle Goering | Jun 22, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Un día, en la clase de niños de inspiración bahá’í de mis hijos mellizos, escuché esta cita de los escritos bahá’ís: «No hay nada más dulce en el mundo de la existencia que la oración».

Nada más dulce.

Huh, pensé. Debo estar haciéndolo mal.

Mi vida era agitada y estresante. Estaba educando en casa a mellizos, uno de ellos con Trastorno del Espectro Autista (TEA), y trabajando para construir una comunidad y ocuparme del millón de detalles que mantenían nuestra vida familiar a flote. Oraba mi breve oración obligatoria bahá’í cada día, y un par de oraciones rápidas por la mañana y por la noche, pero a menudo me sentía seca e impasible mientras las decía. Tenía la sensación de estar tachando otro punto de mi lista.

Ciertamente, la experiencia no era ni de lejos tan dulce como mi té matutino o mi chocolate negro nocturno. No estaba saboreando la oración, inhalando su fragancia y hundiéndome en ese placer.

Me ha costado años, los mellizos tienen ahora 20 años, así como una especie de progresión de un paso adelante y dos pasos atrás, como un chachachá, pero mi práctica de la oración es más dulce de lo que solía ser. Afortunadamente, los escritos bahá’ís proporcionan mucha información sobre lo que podemos hacer para que la práctica sea más profunda y transformadora. Me gustaría compartir aquí algunas de esas sugerencias. Tal vez le resulten útiles a usted también.

RELACIONADO: ¿Dios escucha nuestras oraciones?

Recuerda dónde estás

«¡Cuando desees orar, debes saber primero que estás en presencia del Todopoderoso!», dijo Abdu’l-Bahá, el hijo de Bahá’u’lláh y al que los bahá’ís se dirigen como ejemplo de cómo vivir.

A veces me he sentido sola cuando oro. Me pregunto si Dios escucha mis oraciones; a veces me siento cohibida. Pero los escritos bahá’ís me dicen que estoy en presencia de Dios, que en la oración tengo una conexión directa con la Divinidad, y que puedo entrar en ese sublime estado de asombro y profunda humildad cuando considero en la Presencia de Quién estoy cuando oro.

Bahá’u’lláh, hablando como portavoz de Dios, dice: “Olvídate de todo menos de Mí y comulga con Mi espíritu. Esto es de la — 33 — esencia de Mi mandato; vuélvete, pues, hacia ello”.

Cantar sus oraciones

Para los más aventureros, he aquí una sugerencia. Bahá’u’lláh escribió:

Entona, oh Mi siervo, los versículos de Dios que has recibido, como son entonados por aquellos que se han acercado a Él, para que la dulzura de tu melodía encienda tu propia alma y atraiga los corazones de todos.

Entonar significa pronunciar en tonos musicales o prolongados. Bahá’u’lláh explicó: «En verdad, hemos hecho de la música una escala para vuestras almas, un medio por el cual puedan ascender al dominio de lo alto».

La idea de que cantar una oración tiene un efecto diferente al de hablar me intrigó. Por experiencia personal, ahora sé que cuando canto las oraciones o escucho a otros cantarlas, encuentro que puedo concentrarme más plenamente, y las vibraciones del sonido deleitan mi corazón. Tal vez la dulzura de mi melodía esté encendiendo mi propia alma.

Establecer la atmósfera

En 2019 nuestra familia fue de peregrinaje bahá’í a Haifa, Israel. El objetivo principal de esta experiencia es la oportunidad de orar en los lugares donde están enterrados Bahá’u’lláh, su precursor el Báb y Abdu’l-Bahá. Estos lugares especiales son de una belleza exquisita, tranquilos, perfumados con rosas y rodeados de magníficos jardines. Cuando estaba allí, entraba fácilmente en un estado de reverencia y anhelo de orar, y quería hacer lo posible por recrear este entorno cuando volviera a casa. Pensé que tal vez mi entorno inmediato podría ser más propicio para la oración.

Así que, al volver, preparé un espacio específico para la oración en nuestra casa. Volví a pintar la habitación de un relajante color verde salvia. Compré una pequeña alfombra de color coral intenso, encontré un cojín para sentarme, retiré todos los cachivaches y el desorden que me distraían, limpié el espacio a fondo, colgué un par de láminas grandes de los jardines bahá’ís y los lugares sagrados que habíamos visitado en nuestra peregrinación, y llevé al espacio una planta verde brillante, velas e incienso. Podía cerrar la puerta, quitarme los zapatos, sentarme con mi libro de oraciones y saber por qué estaba allí.

Elegir el momento

Pero todavía me costaba llegar a ese espacio para orar. La intención no era suficiente; necesitaba programar mi tiempo de oración, igual que programaría cualquier otra cosa que valorase. De lo contrario, no encajaría en mi día. Está claro que la concentración es importante, pero más oraciones no son necesariamente algo mejor. El Báb explicó: «La oración más aceptable es aquella que se ofrece con la mayor espiritualidad y radiancia. Su prolongación no ha sido ni es apreciada por Dios».

Así que está claro que no necesitaba reservar horas seguidas para la oración. Quería entregarme plenamente, con espiritualidad y resplandor, a la oración durante un corto período de tiempo cada día. Abdu’l-Bahá aconsejó:

El estado de oración es la mejor de las condiciones, pues el hombre está entonces en asociación con Dios. La oración ciertamente confiere vida, en especial cuando es ofrecida en privado y en momentos como la medianoche.

Pues bien, rara vez estoy despierta a medianoche. Soy una persona matutina, me levanto y estoy alerta antes que el resto de la familia. Mi mente está libre y tengo privacidad y tiempo ininterrumpido para la oración a las 6:00 am. Todos podríamos considerar programar nuestro mejor y más efectivo tiempo de oración.

Dejar tiempo después de la oración para recibir inspiración

Tiendo a apresurarme. Quiero terminar las tareas y seguir adelante. Se me conoce por marcharme en medio de una conversación, pensando ya en el siguiente tema a tratar. Abdu’l-Bahá nos dice que «La oración es una conversación con Dios». Me di cuenta de que no estaba teniendo una conversación.

Además de expresar gratitud y asombro en mis oraciones, estaba pidiendo ayuda para mí, para mi familia y amigos, para los que necesitaban curación, para la paz del mundo, ¡y luego me apresuraba a seguir con mi día! Todavía estoy trabajando en este aspecto; estoy tratando de reservar más tiempo durante y después de la oración para sentarme, meditar y reflexionar, de modo que pueda ver qué insinuaciones y orientaciones pueden surgir, y luego actuar en función de ellas mientras sigo con mi vida.

RELACIONADO: ¿Qué pasa con nuestras oraciones no respondidas?

Reunirse con otros

Los bahá’ís de todo el mundo trabajan cada día para desarrollar comunidades unidas y vínculos duraderos entre las personas, basados en la conexión espiritual. La oración con los demás es una parte indispensable de este desarrollo. Cuando oramos juntos, la atmósfera cambia y las relaciones se profundizan. Nos sentimos más receptivos a los demás y reconocemos nuestra unidad con los demás. Abdu’l-Bahá dijo:

El hombre puede decir: “Puedo orar a Dios cuando quiera, cuando los sentimientos de mi corazón sean atraídos hacia Él … ¿Por qué voy a juntarme con los que se reúnen en un día especial, a cierta hora, para unir mis plegarias con las de ellos, cuando mi estado de ánimo no esté preparado para la oración? Pensar de esto modo es una imaginación inútil, pues cuando muchos se reúnen su fuerza es mayor … sus sentimientos espirituales unidos se refuerzan unos a otros y sus oraciones se hacen aceptables.

Cuando nuestras relaciones con los miembros de la familia y los amigos y vecinos adquieren un componente espiritual a través de la oración compartida, aumenta exponencialmente la fuerza de nuestras conexiones. Es sencillo y poderoso rezar juntos una oración cuando los amigos se reúnen para tomar un café, o antes de que la familia se vaya a la cama.

La oración puede convertirse en una parte nutritiva de nuestro tiempo con los demás, cuando nos dirigimos juntos en señal de alabanza o en busca de orientación o curación personal. Cuando utilizamos todos nuestros sentidos, escuchando y cantando música sagrada, empleando artes visuales como vídeos y fotografías de lugares sagrados, decorando el espacio común con flores aromáticas o velas encendidas, participamos en un acto de adoración sublime y edificante.

¿Qué progresos he hecho?

No quiero sugerir que he entendido y resuelto este asunto de la oración. Mis días y mis semanas sufren altibajos; algunos meses quiero orar, otros no. A menudo, cuando estoy luchando y sufriendo con las dificultades de esta vida, me resisto a orar, como si no quisiera pedir ni ofrecer nada. Me cierro en banda. Dios no necesita mis oraciones, pienso; ¡Él es autosuficiente y todopoderoso!

Pero entonces recuerdo que necesito a Dios, y que la oración puede ayudarnos a comprender mucho mejor esta realidad, y a dimensionarnos correctamente en relación con nuestro Creador y con los demás.

Intento recordarme a mí misma que oro por mi amor a Dios. Anhelo expresar el amor que surge del núcleo de mi ser como alma noble. Oro porque necesito mucho la presencia constante de Dios, y oro como un servicio a mi propia alma, para mi propio desarrollo y para el apoyo y el crecimiento de los demás. Al igual que el ejercicio físico o el aprendizaje de la guitarra, he reconocido que la oración es una disciplina que debo cultivar conscientemente. Adquiero capacidad y progreso a través de un esfuerzo sincero y constante, y de vez en cuando, por la gracia de Dios, tengo momentos de verdadera dulzura en la oración.

También podría interesarte

Espiritualidad

Orando y recibiendo inspiración

Espiritualidad

Un sagrado marinero, una zarza ardiente y la antigua alianza de Dios

Espiritualidad

La familia y la paz: ¿cómo se relacionan?


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.