Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Religión

Nadando en el río de la religión

Tom Tai-Seale | Sep 27, 2021

PARTE 15 IN SERIES Un plan ancestral desplegándose

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Tom Tai-Seale | Sep 27, 2021

PARTE 15 IN SERIES Un plan ancestral desplegándose

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Imagínate, por un momento, como un pez en un río. El río, tu mundo y tu sostén, satisface todas tus necesidades, y nutre y da forma a tus interacciones en él. El río es la religión, cualquier religión. 

Sin duda, otros peces viven en lagos y estanques fuera de la religión del río, y la lluvia de la gracia de Dios los sostiene también, pero los lagos y los estanques y sus peces no están conectados a ninguna causa religiosa en marcha y la experiencia del poder del Espíritu Santo -la corriente- no fluye con fuerza a través de ellos hacia ningún fin espiritual.

Ver la religión como un río puede ayudarnos a comprender la realidad cambiante en la que existimos, nuestra experiencia en ella, su función vital y su objetivo. Los escritos bahá’ís utilizan esta misma analogía, cuando Abdu’l-Bahá en su libro El secreto de la civilización divina llamó a la religión el “río insondable de las Aguas de Vida que fluyen de las Enseñanzas de los Libros Sagrados”.

El carácter de un río en cualquier lugar de su curso depende en gran medida del terreno. En algunos lugares los ríos fluyen suave y pacíficamente, pero en otros el río choca contra rocas de oposición y el camino se vuelve difícil. Ha habido momentos en los que los religiosos han tenido que luchar para sobrevivir, como hicieron los judíos en Canaán y los primeros musulmanes cuando se les opuso el clan de los Quraysh.

Los ríos religiosos también se vuelven violentos cuando se enfrentan a prácticas intolerables y a la injusticia. Si un Dios invisible existe, un gran Organizador que nos da sustento y que quiere ser conocido, es difícil imaginar una ofensa tan flagrante e ignorante como adorar ídolos de arcilla, piedra u oro. De ahí que la destrucción de las barreras al progreso social e intelectual también se haya permitido en la religión. También lo han sido los ataques a la injusticia. Solo tenemos que recordar el tema principal del Bhagavad Gita como la necesidad de actuar contra la injusticia. Incluso el budismo, generalmente pacífico, tiene una intolerancia a la injusticia que puede manifestarse ocasionalmente de forma violenta entre algunos de sus adeptos. 

En otras ocasiones, los ríos de la religión corren con fuerza y con bastante veracidad, como en los tiempos de David y Salomón, o cuando el cristianismo expandió pacíficamente su comunidad de iglesias por todo el Imperio Romano, o cuando el islamismo benefició a Andalucía y a Oriente Medio en torno al primer milenio, o cuando el hinduismo alcanzó su cenit durante el Imperio Mauryan, o cuando el budismo gobernó benévolamente la India Gupta y la China Tang. En estos tiempos, ningún obstáculo puede detener el poder del río, y trae muchas bendiciones a la gente de cerca y de lejos.

Hemos hecho que los ríos de la expresión divina fluyan desde nuestro trono, para que las tiernas hierbas de sabiduría y entendimiento broten de la tierra de vuestros corazones. ¿Acaso no estaréis agradecidos?

A medida que los ríos crecen, adquieren fines socialmente útiles. Riegan tierras, proporcionan transporte, suministran agua y generan electricidad. Todo esto pasa más o menos desapercibido para los peces del río y, sin embargo, los ríos influyen en muchas cosas más allá del río. Lo mismo ocurre con los ríos religiosos. El funcionamiento de la sociedad, nuestros códigos de conducta, nuestra manera de interactuar y los objetivos que adoptamos están moldeados por los ríos de pensamiento religioso, nademos o no en ese río. 

En otras ocasiones, un río puede remontar y cambiar de curso, secarse, ir bajo tierra o incluso desprenderse de los acantilados.   Los ríos religiosos también lo hacen. Las enseñanzas religiosas pueden ser reinterpretadas, ajustadas, ignoradas u olvidadas. También pueden ser contaminadas o envenenadas por los miembros de la religión o por otros.

Consideremos ahora la vida de los peces en el río. Ser un pez en un río religioso capta la alegría de la experiencia religiosa. Nadar en los ríos de la experiencia religiosa puede ser estimulante. En esos ríos de suave caudal, nos sentimos bien y con ganas de adorar a Dios (o a Alá), de alabar a Jesús, de contemplar la naturaleza de Buda y de bailar como las gopis con Krishna. 

Sin embargo, los peces -los creyentes- de un lugar concreto del río de la religión pueden ser muy diferentes de los de otros lugares. El río de cualquier religión contiene muchas, muchas congregaciones diferentes de creyentes a lo largo de su recorrido. Cada congregación se alimenta, por así decirlo, de la comida (las escrituras) que se les presenta localmente, a menudo por los alimentadores de peces (el clero). Como la Escritura es vasta, el clero (los alimentadores de peces) puede elegir entre un suministro casi ilimitado de alimentos e interpretaciones bíblicas. Como la comprensión tanto de los alimentadores de peces como de los peces es limitada, surgen grandes diferencias en las creencias de las congregaciones de peces (creyentes).

También podría interesarte

Religión

Viviendo la experiencia bahá'í

Religión

¿Por qué las religiones tienen leyes?

Religión

Cómo empezó la fe bahá'í: La Declaración del Báb


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.