Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá‘í. El sitio web oficial de la Fe Bahá‘í es Bahai.org. El sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.
¿Quiero ser bahá'í?
Espiritualidad

Naturaleza y cuidado: el surf como práctica espiritual

Sophia Zamani | Oct 12, 2023

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Sophia Zamani | Oct 12, 2023

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

Si nunca has practicado surf, imagínate esto: estás remando hacia la playa en tu tabla y miras hacia atrás para ver cómo se forma una ola detrás de ti. Remas más rápido, te pones de pie y la ola te lleva hacia delante.

Mientras cabalgas la ola, sientes la euforia que produce, la fuerza del agua que te impulsa hacia la paz del momento presente. Sólo tú y el océano azul salvaje. Sin teléfono, sin distracciones, sin preocupaciones pasadas o futuras, sólo tú y el poder de la naturaleza que se funde con tu cuerpo y tu mente.

RELACIONADO: ¿Qué es lo que da esperanza a la gente por el futuro?

Durante ese breve instante, el mundo se queda en silencio. Sólo oyes las olas y sólo piensas en el ahora.

La mayor parte del tiempo, al igual que muchas personas, pienso constantemente en el pasado o me preocupa el futuro. Pero una de las razones por las que practico surf es porque las enseñanzas bahá’ís nos animan a «perdernos en el asombro ante las obras del Señor de la Unidad»:

En todo momento él contempla un mundo maravilloso, una nueva creación, y va de descubrimiento en descubrimiento, y se pierde en el asombro ante las obras del Señor de la Unidad. En verdad, oh Hermano, si reflexionamos sobre cada cosa creada, seremos testigos de una miríada de perfectas sabidurías y aprenderemos una miríada de nuevas y maravillosas verdades. [The Call of the Divine Beloved – Traducción provisional de Oriana Vento].

Para mí, esto significa que cada momento nuevo nos lo trae un poder superior –el Creador– que nos regala el presente como una bendición. Por eso el surf se ha convertido en parte de mi práctica espiritual.

¿No consiste la meditación en sintonizar con uno mismo en el momento presente? Porque no podemos cambiar el pasado, pero sí tenemos cierto control sobre el ahora.

Como cualquier práctica meditativa, el surf te entrena para ser consciente del momento presente. Surfear significa mirar hacia donde quieres ir, y no hacia abajo, hacia tus pies en la tabla. Aunque pueda ser tentador mirar hacia abajo, eso no te recompensará. Creo que esa es una bella metáfora de la vida. Mirar hacia abajo simboliza tomar la ruta más tentadora y fácil, que resulta menos provechosa, y mirar hacia delante simboliza la conciencia y el impulso. Para surfear bien la ola física y la ola de la vida, debemos estar presentes y mirar hacia dónde queremos ir.

Para los que nunca hayan oído hablar de ello, existe un concepto conocido como «mentalidad del surfista» que se refiere a cómo los surfistas saben que a menudo tendrán que esperar pacientemente largos periodos de tiempo a que llegue una ola, o que cogerán olas que se estrellarán encima de ellos y los atraparán bajo el agua. A pesar de ello, los surfistas disfrutan de cada segundo y vuelven a salir a la superficie después. Los surfistas aceptan la fuerza de la naturaleza en lugar de temerla, lo que puede ayudar a construir un gran sentido de confianza en el universo y en Dios.

RELACIONADO: ¿Por qué deberíamos preocuparnos por la naturaleza?

El surf me enseñó esto: antes tenía mucho miedo de caerme en una ola, pero ahora sé que es inevitable. He aprendido que la recompensa compensa con creces el riesgo. La mentalidad del surfista es una metáfora de la vida. Siempre nos vamos a encontrar con dificultades, pero es la forma en que las vemos lo que determina si salimos más fuertes o débiles.

Si no puedes ver la conexión entre espiritualidad y surf, basta con echar un vistazo a su historia. Probablemente inventado por primera vez por la cultura hawaiana antes de la colonización europea, sus originarios indígenas veían el surf como algo casi religioso. La sociedad moderna ha convertido el surf en algo visto simplemente como una actividad recreativa o un deporte, pero los nativos hawaianos veían el océano como a Dios. Para ellos, el surf era un acto sagrado que tenía mucho más significado que un simple deporte.

Al igual que muchas creencias indígenas, las enseñanzas bahá’ís hacen hincapié en la importancia de conectar con la naturaleza. Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la Fe bahá’í, escribió:

En su esencia, la Naturaleza es la encarnación de Mi Nombre, el Hacedor, el Creador. Sus manifestaciones están diversificadas por diferentes causas, y en esta diversidad hay signos para los hombres de discernimiento. La Naturaleza es la Voluntad de Dios y su expresión en el mundo contingente y a través del mismo. Es un designio divino impuesto por el Ordenador, el Todosabio. Si alguien afirmara que es la Voluntad de Dios manifestada en el mundo del ser, nadie debería cuestionar esta declaración. Está dotada de un poder cuya realidad no consiguen captar los eruditos. De hecho, un hombre de discernimiento no puede percibir nada en ella, salvo el refulgente resplandor de Nuestro Nombre, el Creador. Di: Ésta es una existencia que no conoce deterioro, y la misma Naturaleza se halla sumida en la perplejidad ante sus revelaciones, sus pruebas irrefutables y su gloria refulgente que han circundado al universo.

La naturaleza puede enseñarnos mucho. Cuando observamos esta hermosa Tierra y contemplamos su generosidad, aprendemos que alberga un gran poder. Cuando nos sumergimos en el poder del océano y aprendemos a surfear sus olas, podemos apreciar que el mar contiene mucho más que agua y vida marina.

También podría interesarte

Cómo el conocimiento espiritual puede llevar a acciones en el mundo real
Espiritualidad

Cómo el conocimiento espiritual puede llevar a acciones en el mundo real

Más allá del materialismo hacia una realidad espiritual
Espiritualidad

Más allá del materialismo hacia una realidad espiritual

Cómo investigar la verdad evitando pensamientos ilusorios
Espiritualidad

Cómo investigar la verdad evitando pensamientos ilusorios


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá'ís de tu área
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.