Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Religión

¿Nuestros ancestros sagrados estaban relacionados entre sí?

David Langness | Ene 5, 2021

PARTE 1 IN SERIES El meta-profeta

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
David Langness | Ene 5, 2021

PARTE 1 IN SERIES El meta-profeta

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Todo ser humano vivo hoy en día tiene antepasados espirituales sagrados, los profetas y mensajeros de las religiones y tradiciones espirituales que sustentaron a nuestros abuelos y sus progenitores.

De la misma manera que tenemos antepasados biológicos, también tenemos antepasados espirituales.

Esos antepasados espirituales no solo proporcionaron enseñanzas religiosas. No solo revelaron oraciones y escritos. No solo ofrecían consuelo y paz mental mediante la devoción. Sino que sus enseñanzas construyeron civilizaciones, culturas y sociedades humanas enteras, que nutrieron la existencia misma de la gente que nos precedió.

Si miramos atrás en el curso de la historia, y estudiamos el impacto de la religión en la humanidad, empezaremos a ver que los mensajeros espirituales que nos trajeron sus religiones tuvieron una influencia increíblemente grande en el mundo entero. Sus religiones recién reveladas trajeron nuevas leyes, y esas leyes cambiaron la forma en que interactuamos unos con otros. Estas nuevas interacciones crearon oportunidades para el establecimiento de instituciones religiosas y civiles que nos ofrecieron nuevas libertades. Esas nuevas libertades impulsaron la educación y el desarrollo del conocimiento, lo que a su vez provocó la evolución del pensamiento humano, ampliando nuestras posibilidades y nuestro progreso.

Desde donde estamos todos ahora, en una era postmoderna de creciente interdependencia y conexión a través de los continentes, podemos estudiar la extensión del pasado e identificar una cadena de maestros espirituales que han hecho cada uno enormes contribuciones a la evolución de la humanidad.

De manera similar, ahora podemos ver una fotografía de nuestro planeta flotando en el espacio por primera vez. Esta nueva perspectiva, nunca antes disponible para nosotros, cambia la forma en que vemos el mundo, y la forma en que nos vemos a nosotros mismos.

Ambas formas nuevas de ver la realidad han llevado a un nuevo nivel de conciencia sin precedentes que está surgiendo en las mentes y espíritus de la gente de todo el mundo. Cada vez más, nos hemos hecho conscientes de nuestra conexión con el otro, de nuestra dependencia con el otro; de nuestra herencia común como miembros de una raza humana que vive en un pequeño planeta. También nos hemos dado cuenta de las conexiones y los puntos en común entre las creencias, de la sucesión histórica de enseñanzas espirituales, de la innegable ecología de los grandes educadores que han inspirado y guiado el alma humana durante milenios.

La religión: una realidad continua

Esta nueva forma de ver la historia espiritual humana -traída a la humanidad por Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la fe bahá’í- considera las dispensaciones religiosas y sus mensajeros como una realidad continua que se expresa a través de una cadena perenne y renovada de profetas sucesivos y continuos.

Las enseñanzas bahá’ís apuntan a este notable punto en común como evidencia de la conexión y la unidad de todos los profetas y mensajeros de Dios. En su Libro de Certeza, Bahá’u’lláh escribió:

…todos los Profetas de Dios, Sus favorecidos, santos y escogidos Mensajeros son, sin excepción, los portadores de Sus nombres y la personificación de Sus atributos. Sólo difieren en la intensidad de su revelación y la relativa potencia de su luz.

Cristo. Moisés. Buda. Krishna. Abraham. Zoroastro. El Báb. Bahá’u’lláh. Estos mensajeros espirituales, aunque conectados, no son los mismos, ni reencarnan unos a otros, ni son uniformes en el impacto de sus dispensaciones. Varían en su potencia: unas pocas religiones establecidas que se inclinan por el mundo han perdurado durante eones; mientras que otras solo hablaban a un grupo tribal o cultural específico y geográficamente circunscrito, sus enseñanzas rara vez se extienden más allá de esas limitaciones de tiempo y espacio.

RELACIONADO: La unicidad de Dios

Hoy en día algunos de esos mensajeros tienen millones o incluso miles de millones de seguidores, mientras que otros inspiran a un número relativamente limitado de creyentes devotos. Algunos influyeron en civilizaciones enteras a lo largo de los siglos; otros tuvieron un impacto significativo en grupos más pequeños de personas durante períodos de tiempo más cortos. Aunque cada uno de ellos tiene atributos, principios y misiones similares, escribió Bahá’u’lláh, sus impactos difieren según las necesidades de la época y las exigencias de la época:

El grado de revelación de los profetas de Dios en este mundo debe, sin embargo, diferir. Cada uno de ellos ha sido portador de un Mensaje distinto y ha sido comisionado para revelarse mediante hechos determinados. Es por esta razón que parecen variar en su grandeza. Su revelación puede ser comparada con la luz de la luna que derrama su resplandor sobre la tierra. Aun cuando ella revela una nueva medida de su brillantez cada vez que aparece, su esplendor inherente no puede nunca disminuir ni puede su luz sufrir extinción.

La luz solar reflejada por la luna cambia a medida que se mueve a través del ciclo lunar. En un momento dado, la luna llena hace resplandecer su brillante luz reflejada en la mitad de nuestro globo y en los cielos, tan brillante que arroja sombras e inunda la noche. Unas pocas órbitas más tarde, la astilla de la luna creciente nueva ilumina brevemente y apenas el oscuro cielo pre-amanecer. La luna llena entera sigue orbitando nuestro planeta cada día, sin cambios, pero su luz nos ilumina con diferentes intensidades en diferentes momentos. De la misma manera, Bahá’u’lláh dijo, cada uno de los profetas y mensajeros tiene una intensidad variable y un papel diferente:

Es claro y evidente, por lo tanto, que cualquier variación aparente en la intensidad de su luz no es inherente a la luz misma, sino debe ser atribuida más bien a la receptividad variante de un mundo que siempre cambia. Se le ha confiado un Mensaje a cada profeta a quien el Creador Todopoderoso e Incomparable haya determinado enviar a los pueblos de la tierra, y se le ha encargado actuar en la forma que mejor satisfaga los requisitos de la época en que aparezca.

Entonces, ¿los profetas están relacionados entre sí? Ya que cumplen la misma misión esencial, ya que vienen del mismo Creador, ya que traen el mismo mensaje básico, definitivamente están relacionados – lo que significa que debemos considerarlos a todos ellos, Bahá’u’lláh claramente señaló en «Gemas de Misterios Divinos», como un solo ser:

Si fueras de los que habitan esta ciudad dentro del océano de la unidad divina, verías a todos los Profetas y Mensajeros de Dios como una sola alma y un solo cuerpo, como una sola luz y un solo espíritu, de tal modo que el primero de ellos sería el último y el último, el primero; porque todos se han dispuesto a proclamar Su Causa y han establecido las leyes de la sabiduría divina. Todos y cada uno son las Manifestaciones de Su Ser, los Depositarios de Su poder, los 18 Tesoros de Su Revelación, los Puntos del amanecer de Su esplendor y las Auroras de Su luz. Mediante ellos se manifiestan los signos de la santidad en las realidades de todas las cosas y las muestras de la unicidad en la esencia de todos los seres. A través de ellos se revelan los elementos de la glorificación en las realidades celestiales y los exponentes de la alabanza en las esencias eternas. De ellos ha procedido toda la creación, y a ellos ha de regresar todo cuanto se ha mencionado. Y ya que en su más íntimo Ser son los mismos Luminares y los mismos Misterios, deberías mirar su condición exterior a la misma luz, a fin de que los reconozcas a todos como un solo Ser; es más, los halles unidos en sus palabras, discurso y expresión.

También podría interesarte

Religión

La humanidad necesita un Educador

Religión

El chisme: la espada de la cual nos advirtió Cristo

Religión

¿Realmente Eva surgió de la costilla de Adán?


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.