Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Cultura

Patriotismo, raza y política: ¿Realmente nos mantienen unidos?

Rodney Richards | Dic 10, 2018

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Rodney Richards | Dic 10, 2018

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Cuando dices «mi país», significa más que el nombre de una nación, tiene una resonancia emocional en nuestros corazones.

Significa el lugar donde vives, sus límites, su cultura, su gente, su gobierno; Significa sus prácticas y leyes, su economía y política, sus valores, creencias y actitudes. Significa las cosas que el país defiende o las que se opone, su posición en la región y el mundo, su posición ante los ojos de sus vecinos y de toda la humanidad. De hecho, esta es la forma en que muchas personas se identifican: afganos, brasileños, canadienses, daneses, eritreos o filipinos.

¿Así que indudablemente has escuchado la expresión «mi país, para bien o para mal»? Esta es una fuerte declaración dogmática creada por aquellos que quieren creer que su país o gobierno está en lo correcto incluso cuando hace algo moralmente incorrecto.

En muchos sentidos, ese sentimiento describe el patriotismo jingoísta, expresado como una forma de vida y una creencia por la que vale la pena vivir o morir. En Estados Unidos, esto ocurrió en una escala sin precedentes, durante y después de la Guerra Civil. Ambas partes, los norteños y los sureños, creían que su forma de vida debía ser protegida. Al final, se conservó la Unión de 36 estados, aunque no completamente unificada en filosofía o espíritu.

Entonces, si estamos dispuestos a morir por nuestra tierra natal, ¿eso hace del patriotismo el vínculo más fuerte posible entre los seres humanos? ¿O la existencia misma de la guerra civil, cuando los compatriotas luchan contra sus compatriotas, demuestra que el patriotismo solo puede formar un tenue vínculo entre las personas?

Las enseñanzas bahá’ís dicen:

El vínculo del patriotismo puede ser un medio de compañerismo y acuerdo, pero la unidad nacional no amalgamará totalmente los corazones humanos. Si repasamos la historia vemos cómo muchas veces gentes de una misma raza y nación guerrearon entre sí. A menudo en una guerra civil han derramado la misma sangre racial y destruido las posesiones de su propia raza nativa. Por tanto, este lazo no es suficiente – Abdu’l-Bahá, La Promulgación a la Paz Universal, pág. 323.

¿Cuál es el vínculo más fuerte? No es racial, según Abdu’l-Bahá:

El vínculo del compañerismo puede ser racial, pero la historia demuestra que no es lo suficientemente fuerte, pues han estallado guerras tremendas entre pueblos del mismo linaje. – Ibid., pág. 342.

¿Es político? Él dice:

Por otra parte, el lazo que mantiene a los hombres unidos puede ser político. ¡Cuán a menudo sucede que la diplomacia de las naciones concierta un día un tratado de paz y a la mañana siguiente una declaración de guerra! – Ibid.

«Es históricamente evidente y manifiesto», concluyó Abdu’l-Bahá, «que estos vínculos no son suficientes por sí mismos». – Ibid.

En cambio, señaló, el vínculo verdadero, el vínculo más cercano, es el amor, el tipo de amor expresado en la verdadera religión:

El verdadero lazo de integridad es de carácter religioso, porque la religión indica la unidad de la humanidad. La religión sirve al mundo de la moral. La religión purifica los corazones La religión impulsa a los hombres a lograr acciones loables La religión llega a ser la causa del amor en los corazones humanos, pues la religión es un fundamento divino la base que siempre conduce a la vida. Las enseñanzas de Dios son la fuente de iluminación para el pueblo del mundo. – Ibid.

Pero la verdadera religión se basa en el amor de Dios por sus criaturas, el fundamento de toda la creación:

La verdadera religión está basada en el amor y la armonía. – Ibid., pág. 179.

La verdadera religión nos muestra que el amor existe y da frutos cuando perfeccionamos nuestras virtudes y vivimos vidas morales, éticas, amándonos unos a otros y a toda la humanidad.

En las guerras civiles que hoy estallan en el mundo, en lugares como Yemen y Siria, Afganistán e Irak, vemos un alejamiento del amor, del respeto mutuo y la tolerancia, hacia la tristeza, el dolor y las innumerables muertes. En algunos casos, la religión dogmática es la causa o parte de la causa.Las enseñanzas bahá’ís definen esto como una abominación:

La falsificación o imitación de la verdadera religión ha adulterado la creencia humana y se han perdido de vista los fundamentos. La diversidad de estas imitaciones ha producido enemistad y lucha, guerra y derramamiento de sangre. – Ibid., pág. 153.

Dios nunca quiso tales conflictos y sufrimientos, sin embargo, ciertos líderes de naciones y religiones han establecido su forma de pensar y actuar y la han impuesto como la forma en que todos los ciudadanos deberían pensar y actuar. Debemos actuar de manera diferente:

La base de todas las religiones divinas es una. Todas están basadas en la realidad. La realidad no admite pluralidad, aunque en la humanidad han surgido diferencias concernientes a las Manifestaciones de Dios. Algunos han sido zoroastrianos, otros son budistas, judíos, cristianos, musulmanes, etc. Esto se ha convertido en fuente de divergencia, en tanto que las enseñanzas de las Almas santas que fundaron las religiones divinas son una en esencia y realidad. Todas ellas han servido a la humanidad. Todas han convocado a las almas en paz y concordia. Todas han proclamado las virtudes de la humanidad. Todas han guiado a las almas hacia el logro de perfecciones… – Ibid., pág. 342.

¿Mi país para bien o para mal? ¿O mi religión para bien o para mal? ¿O mi partido político para bien o para mal? Los bahá’ís creen que a todos les falta la verdadera unidad. En cambio, encontramos la verdadera unidad en la continua religión de Dios, progresiva de edad en edad, con un maestro detrás de otro, con el único propósito de acercar el espíritu humano a Dios y la paz en este planeta que todos habitamos juntos.

También podría interesarte

Cultura

Fomentando la esperanza en un mundo lleno de conflictos

Cultura

El alma y arte de la artesanía

Cultura

Las relaciones dentro de una sociedad centrada en la diversión


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.