Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Vida

Perdonando promesas rotas y arando nuestro propio terreno

Susan Gammage | Jun 30, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Susan Gammage | Jun 30, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Cuando uno es víctima de una injusticia, es fácil querer distanciarse de la persona que le hizo mal. A veces hay una buena razón para hacerlo, pero otras veces es una oportunidad para ejercitar nuestro músculo del perdón.

Las enseñanzas de todas las religiones nos dicen que Dios quiere que vivamos en paz con todas las personas. Es más fácil decirlo que hacerlo. 

Si nos ocurre algo que consideramos imperdonable, puede llevarnos al distanciamiento y, como escribió Bahá’u’lláh, fundador de la Fe bahá’í: “En este Día, nada puede hacer más daño a Mi Causa que … el distanciamiento … entre los amados de Dios”.

RELACIONADO: ¿Qué es lo que realmente significa la «unidad»?

Esta cita continúa diciéndonos qué hacer si nos damos cuenta de que estamos cayendo en esta trampa (¡como lo estoy haciendo yo, al procesar esto en tiempo real!). Lo que sigue es una reflexión personal sobre cómo aplicar los escritos bahá’ís a una situación bastante menor en el presente.

Alguien cercano a mí prometió hacer algo que le pedí, y han pasado casi dos semanas y aún no lo ha hecho. Cada día busco pruebas de que lo ha hecho, y cada día reflexiono sobre alguna acción en represalia que podría tomar como resultado de mi decepción y el creciente resentimiento que siento. Al final de la cita anterior, Bahá’u’lláh me ofreció un camino mejor:

Huid de ellos, mediante el poder de Dios y Su soberana ayuda, y esforzaos por unir los corazones de los hombres en Su Nombre, el Unificador, el Omnisciente, el Sapientísimo.

A partir de esta cita, comprendo que mi trabajo consiste en apartarme -huir- de mi primera reacción; y confiar en que, al hacerlo, me ayudará el poder de la ayuda de Dios. 

Pero, ¿cómo puedo «unir nuestros corazones» cuando él está a tres horas de distancia y no devuelve las llamadas telefónicas ni responde a los correos electrónicos? Al pensar así, me doy cuenta de que estoy tratando de tomar el control en lugar de dárselo a Dios. No puedo obligarle a hacer nada que no quiera, pero ¿confío en que Dios lo hará, y si es así, cómo serían diferentes mis acciones? 

Una forma es dejar de lado lo que ha sucedido en el pasado. Es cierto que no responde a las llamadas ni a los correos electrónicos con la frecuencia que me gustaría, pero a veces lo hace. Si asumo, por el comportamiento del pasado, que no va a responder esta vez, estoy plantando las semillas del distanciamiento y alejándome del amor y la confianza en el Unificador, el Omnisciente, el Omnisapiente. Dios sabe lo que está impidiendo que mi amigo haga lo que dijo que haría, y de la misma manera Dios me está dando pruebas diseñadas para mi crecimiento espiritual. Así que si esta persona hiciera lo que dijo que haría cuando dijo que lo haría, yo no tendría la oportunidad de estirar mis alas de «amor, perdón, confianza y paciencia» o de demostrarle a Dios que confío en Él.

Pero veamos también qué más puede estar pasando. Podemos aprender mucho sobre lo que Abdu’l-Bahá, el hijo de Bahá’u’lláh y el Ejemplo Perfecto para cada bahá’í, dice sobre la «guerra» cuando ampliamos nuestra comprensión de esta palabra para incluir la guerra interna que se libra dentro. Él dijo:

Cuando toda la humanidad reciba la misma oportunidad de educación y se realice la igualdad de hombres y mujeres, los fundamentos de la guerra serán totalmente destruidos. Sin la igualdad esto será imposible porque todas las diferencias y distinciones son conducentes a la discordia y la lucha. La igualdad entre el hombre y la mujer es conducente a la abolición de la guerra por la razón de que las mujeres nunca estarán dispuestas a consentirla. Las madres no entregarán a sus hijos como sacrificios en el campo de batalla después de veinte años de ansiedad y devoción amorosa al criarlos desde la infancia, sin importar la causa que deban defender. No hay duda de que cuando las mujeres obtengan la igualdad de derechos, la guerra cesará por completo entre la humanidad.  [Traducción provisional]

Así que me pregunto: ¿cómo puede la igualdad estar jugando un papel en este problema entre esta persona y yo? En primer lugar, no tuve el beneficio de este tipo de igualdad de género en mi infancia, por lo que no crecí sabiendo que todos en una familia tienen derechos, como lo describe Abdu’l-Bahá:

La integridad del vínculo familiar debe considerarse constantemente y no deben transgredirse los derechos de los miembros individuales. Los derechos del hijo, del padre, de la madre… ninguno de ellos debe ser transgredido, ninguno debe ser arbitrario. Al igual que el hijo tiene ciertas obligaciones para con su padre, el padre, del mismo modo, tiene ciertas obligaciones para con su hijo. La madre, la hermana y otros miembros de la familia tienen ciertas prerrogativas. Todos estos derechos y prerrogativas deben conservarse. [Traducción provisional]

RELACIONADO: Cuidando mi lengua para hacer del mundo un lugar mejor

Por eso, a veces no sé cómo poner buenos límites, ni consultar adecuadamente, ni siquiera cómo no ofenderse. Así que cada vez que ocurre algo que desencadena una determinada respuesta, o que me presiona los botones, puedo reaccionar por miedo, permitiendo que pensamientos como estos surjan de mi naturaleza inferior y luego me hagan pensar en ellos:

No me quiere

No respeta mis necesidades y deseos

Promete cosas que no tiene intención de cumplir

No me escucha

Me trata como me trataban de niña

Le pido más de lo que puede darme

No quiere mi ayuda

Con estos pensamientos, estoy centrada en «arar su terreno» en lugar de arar el mío. Si lo hiciera, me centraría primero en la igualdad y consideraría cómo manejaría la situación de manera diferente si no hubiera un desequilibrio de poder entre nosotros. Podría pensar cosas como:

Me ha demostrado una y otra vez que me quiere

Ha dicho que lo haría, así que puedo darle el tiempo y el espacio para hacerlo

Puede que haya factores en su vida de los que no tengo conocimiento

Mi relación con él no es la misma que con mis padres

Todavía es joven y está absorto en sí mismo, así que no es un ataque personal.

Cambiar mi hilo de pensamiento a este tipo de ideas me permite seguir con mi día de una manera mucho más pacífica. 

El perdón es la clave para dejar que la amargura se vaya, para que Dios pueda intervenir y resolver el problema.  Pedir el perdón de Dios es un buen punto de partida. Así que esto es lo que necesito para pedir perdón:

Oh, Dios, por favor, perdóname por suponer lo peor de esta persona; por suponer que sé lo que hay en su corazón; por suponer que no responderá a mis llamadas y correos electrónicos. Perdóname por querer herirle tanto como él me ha herido a mí; por querer castigarle en lugar de dejar que tú te encargues de la justicia. Perdóname también por pensar que sé lo que tiene que hacer, por arar su terreno en lugar del mío, por obsesionarme con este asunto en lugar de centrar mi energía en la enseñanza y el servicio; y sobre todo, por no confiar en Ti para resolver el problema.

Una vez que llegué hasta aquí, pasé a hacer otra cosa, creyendo realmente que el problema estaba en manos de Dios, y que ahora que había pasado la prueba (¡aquí está mi ego!), él haría lo que había prometido. Sin embargo, tengo que ser paciente, porque ya han pasado casi dos semanas, y tengo que seguir confiando en Dios. Todavía estoy esperando, pero mi corazón está más ligero.

También podría interesarte

Vida

Los fundamentos espirituales de la gestión del tiempo

Vida

Promoviendo la verdad en tiempos de COVID-19

Vida

Mi jardín: cultivando un espíritu comunitario


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.