Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Vida

Lo que Ed Asner me enseñó: un elogio

David Langness | Feb 19, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
David Langness | Feb 19, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

A mediados de mis 30 años, preocupado por el mundo y buscando más sentido a la vida, me embarqué en la búsqueda de un lugar donde pudiera ayudar a la humanidad. Cuando buscas, aprendí, es fácil encontrar oportunidades para servir.

Es simple, la gente necesita ayuda en todas partes. En todo tipo de lugares, y entre todo tipo de personas, esa necesidad imperiosa nunca cesa.

Como bahá’í, me di cuenta de que quería hacer algo tangible para servir a mis semejantes. Me di cuenta de que mi compromiso con la Fe bahá’í y sus principios espirituales significaba no solo profesar una creencia interior en el amor, la justicia, la paz y la unidad, sino transformar esas creencias en acción.

Estos dos pasajes de las enseñanzas bahá’ís, el primer párrafo de un discurso que Abdu’l-Bahá pronunció en Nueva York en 1912, y los dos segundos párrafos de una charla que dio en París, me desafiaron a actuar:

La enfermedad que aflige al cuerpo político es la falta de amor y la ausencia de altruismo… El amor y la unidad son las necesidades del cuerpo político de hoy. Sin ellos no se podrá lograr el progreso y prosperidad. Por tanto, los amigos de Dios deben adherirse al poder que creará este amor y unidad en los corazones de los hijos de los hombres.

Permitid que vuestras acciones proclamen al mundo que sois verdaderos bahá’ís, pues son las acciones las que hablan al mundo y son la causa del progreso de la humanidad.

Sin acción no puede llevarse a cabo nada en el mundo material, ni las palabras por sí solas pueden hacer que el ser humano progrese en el Reino espiritual. No sólo a través de la expresión han alcanzado la santidad los elegidos de Dios, sino que por sus pacientes vidas de servicio activo han difundido la luz en el mundo.

Supe instintivamente que quería ser voluntario y servir activamente en los lugares donde mi corazón y mi alma parecían estar en casa. Había sido pobre, así que quería ayudar a los pobres. Había estado en la guerra, así que quería ayudar a las víctimas inocentes.

Después de buscar e investigar un poco, encontré una organización sin ánimo de lucro llamada Ayuda Médica para El Salvador (Medical Aid for El Salvador), y llamé a su oficina en Los Ángeles para ser voluntario.

En ese momento, Estados Unidos estaba luchando contra varias insurgencias en Centroamérica, enviando armas, dinero y asesores militares a la junta gobernante de El Salvador, y también intentando derrocar al gobierno sandinista elegido por la población en la cercana Nicaragua. De forma polémica, Estados Unidos apoyó el esfuerzo del gobierno salvadoreño para derrotar a los rebeldes, que intentaban derrocar a la oligarquía gobernante del país. Como bahá’í, no deseaba alinearme con ninguna facción ni involucrarme en la política de esa guerra; solo quería hacer lo que pudiera para ayudar a las pobres almas que sufrían a causa de los combates.

La misión neutral y apolítica de Ayuda Médica para El Salvador (MAES) implicaba exactamente ese objetivo: la agencia intentaba satisfacer las necesidades médicas tanto de los combatientes como de los civiles, sin tener en cuenta de qué lado estaban o cuáles eran sus inclinaciones políticas. En su mayor parte, el MAES trabajaba para equipar a las víctimas de las minas terrestres, normalmente amputados, con sofisticadas prótesis de alta tecnología fabricados en Estados Unidos. Cuando vi por primera vez a un campesino amputado empobrecido recibir una pierna, me di cuenta de que eso daba una vida totalmente nueva a quienes habían perdido toda esperanza. Inspirado por lo que hacían, me convertí en partidario y voluntario, por lo que hice varios viajes a Centroamérica.

Me encantaba el trabajo, ya que me daba mucha satisfacción y alegría, pero no había contado con otro beneficio evidente: conocer a las almas desinteresadas que se sacrificaban mucho para servir a los demás.

En el transcurso de mi trabajo voluntario con la organización, que duró muchos años hasta que terminó la guerra, conocí a un hombre que se convertiría en un querido amigo, el actor, activista y entonces presidente del Screen Actors Guild, Ed Asner. Ed fue uno de los cofundadores de Ayuda Médica para El Salvador, presidente de su junta directiva, y un hombre profundamente comprometido con el cambio social y el servicio humanitario altruista.

Conocido internacionalmente como una de las estrellas de The Mary Tyler Moore Show, y más tarde como protagonista de la serie de televisión Lou Grant, su carrera como actor le había dado fama y riqueza, pero sus compromisos humanitarios provocarían un gran vuelco en su vida, y tendrían un impacto devastador en su carrera. Ed escribió: «Mi presidencia del Screen Actors Guild, unida al mismo tiempo a ser uno de los miembros fundadores de Ayuda Médica para El Salvador, creó un conflicto que finalmente llevó a la cancelación de la serie Lou Grant».

Pero antes de todo eso, cuando conocí a Ed en una reunión de MAES, me dio una cálida bienvenida como nuevo voluntario. Cada vez que le veía me preguntaba sinceramente cómo y qué estaba haciendo. Nos hicimos amigos de forma lenta y natural, sin ninguna de las falsas amistades de Hollywood que encontré en otros lugares. Me habló de sus primeros años de vida -como aprendiz en una acería, trabajador en una fábrica de automóviles, aspirante a periodista y actor hambriento- y yo le conté los míos. Llegué a conocer a Ed como un ser humano genuino, amable y compasivo. Conectamos.

Un día, durante una comida, me habló de su educación en una familia judía ortodoxa, y yo le conté la mía como luterana. «¿Todavía crees en eso?», me preguntó. «Ahora soy bahá’í», dije, «y los bahá’ís creen en la unidad de todas las religiones».

» ¡Eso es!», dijo Ed, con la cara iluminada. dijo Ed, con la cara iluminada. «Bien, dime una cita de las escrituras bahá’ís».

Dije, «Esta es una cita de Bahá’u’lláh que me encanta»: “Preocupaos fervientemente con las necesidades de la edad en que vivís y centrad vuestras deliberaciones en sus exigencias y requerimientos”.

«Hmm. Supongo que soy bahá’í, entonces», dijo.

Ed Asner hablando a los medios de comunicación, mientras un paramédico salvadoreño está de pie delante de la ambulancia, y David Langness mira.

Unos años más tarde, después de que MAES transformara una ambulancia estadounidense donada en una clínica dental móvil gratuita para los salvadoreños, Ed y yo celebramos una rueda de prensa para anunciar el esfuerzo de estacionamiento de Ayuda Médica para El Salvador en Wilshire Boulevard. En ese momento, Ed acababa de perder su papel televisivo de Lou Grant, cuando la cadena canceló el programa por su abierto activismo, y porque el presidente de los Estados Unidos lo había criticado públicamente. Me dijo que los directores de cine y televisión tenían miedo de contratarlo. Mientras estábamos allí, bajo el sol, antes de que empezara la conferencia de prensa, ambos esperando a empezar a hablar a las numerosas cámaras y periodistas reunidos, le pregunté: «¿Te preocupa que hacer esto te cueste más trabajos como actor?».

Ed sonrió y dijo: «Si me preocupara por eso, Dave, me paralizaría. Nunca podría adoptar una postura. No, no me preocupa la reacción de los demás, solo me preocupa el estado de mi alma».

Lo que dijo Ed me recordó inmediatamente este pasaje de los escritos bahá’ís:

Bendita es el alma que en la hora de su separación del cuerpo esté purificada de las vanas imaginaciones de los pueblos del mundo. Tal alma vive y se mueve de acuerdo con la Voluntad de su Creador y entra al más elevado Paraíso.

Mi amigo Ed falleció a la edad de 91 años en agosto de 2021. Dedicó su vida a su oficio como aclamado actor y, lo que es más importante, actuó para atender las necesidades de la humanidad. Ed tenía, en una frase que mi abuelo me enseñó de niño, «el valor de sus convicciones». Independientemente de las consecuencias, Ed decía y hacía lo que consideraba correcto. De ese modo, su conciencia, guiada por su amor a la humanidad, se convirtió en un faro para muchos otros.

Aprendí mucho de Ed y le echo de menos. Echo de menos su profunda compasión por los oprimidos, su ansiosa preocupación por las necesidades de su época y su valiente y generoso espíritu de amor y bondad. Feliz camino, Ed. Que tu alma se sumerja en el océano de luz en el mar de los misterios.

También podría interesarte

Vida

¿Puedes amarte de verdad sin creer en la unidad y la diversidad?

Vida

¿Qué es la verdadera consulta?

Vida

Aprendiendo a perdonarnos a nosotros mismos


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.