Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Vida

Por qué estamos criando a nuestros hijos como veganos

Lauren Rutstein Anvari , Elham Marder | Ene 20, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Lauren Rutstein Anvari , Elham Marder | Ene 20, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Como bahá’ís, nos esforzamos por criar a nuestros hijos para que conozcan y amen a Dios y contribuyan al avance de un mundo mejor. ¿Qué significa esto en la práctica? Hay muchas respuestas posibles a esta pregunta.

Nosotros, Elham y Lauren, educamos a nuestros hijos para que sean amables, para que muestren una compasión sincera y profunda por todos los seres vivos y para que sean defensores de la justicia. Por estas razones (y más) hemos decidido criar a nuestros hijos como bahá’ís y veganos.

«Vegano» se acuña tomando las tres primeras y las dos últimas letras de la palabra «vegetariano». Los veganos no consumen ni utilizan productos animales.

La presión social general y las directrices dietéticas del Departamento de Agricultura de EE.UU. aconsejan que los niños necesitan carne y lácteos para desarrollarse, crecer fuertes y estar sanos. Puede resultar intimidante ir en contra del statu quo. Las visitas pediátricas de bienestar a menudo implican responder a preguntas sobre la ingesta de productos lácteos y carne del niño. En las clases de nutrición de los colegios se habla de la carne, los lácteos y los huevos como algo bueno para nosotros. Este punto de vista sigue prevaleciendo a pesar de que la ciencia es cada vez más clara que los productos animales son perjudiciales para nuestra salud y la del planeta. 

Cada uno de nosotros tiene tres hijos y los hemos visto crecer fuertes y sanos con una dieta basada en plantas.

Elham: Recuerdo que mi hija de 5 años trajo a casa una pirámide alimenticia que hizo en el colegio y que incluía carne, lácteos y huevos como necesidades nutricionales diarias. Le expliqué a mi hija que debíamos revisar la pirámide alimentaria para que reflejara nuestras creencias y estilo de vida. Eliminamos las imágenes de los productos animales y las sustituimos por imágenes de fuentes vegetales de proteínas y calcio.  

La pirámide alimentaria original del USDA, de 1992 a 2005.

También puede confundir a nuestros hijos cuando ven que sus familiares y amigos consumen productos animales.

Lauren: A mis hijos les cuesta entender por qué algunos de sus seres queridos contribuyen conscientemente al sufrimiento. Esto requiere muchas conversaciones sobre cómo cada uno está en su propio camino, y nosotros queremos a todo el mundo y no juzgamos a nadie. Una vez, en una reunión familiar en la que algunas personas estaban comiendo langostas, mi hija mediana se angustió muchísimo. No paraba de gritar y chillar, y cuando lo examiné con sus ojos, me di cuenta de lo traumático y grotesco que debía ser para ella, que nunca había visto animales como alimento, ver de repente langostas enteras arrancadas de cuajo y luego comidas. Me di cuenta entonces de que los niños tienen un sentido innato de compasión por todos los seres vivos y que hay que condicionarlos para que vean solo a ciertos animales como dignos de ser cuidados mientras que otros son comida.

A los bahá’ís no se les prohíbe comer carne: no hay restricciones dietéticas en la Fe bahá’í. Sin embargo, nuestra comprensión de las enseñanzas bahá’ís nos proporciona una fuerza y una confirmación continuas en nuestra decisión de ser veganos y de criar a nuestros hijos de forma vegana. 

Lauren: Cuando mi marido y yo decidimos por primera vez dejar de comer productos animales, fue como si se levantara un velo. De repente, tuve un momento de inspiración. Fue como si se me encendiera una bombilla y ya no pudiera ver el mundo de la misma manera. Nos hicimos veganos de la noche a la mañana y nunca miramos atrás. Me gusta atribuirlo a lo que he llegado a llamar la «trifecta»: las enseñanzas bahá’ís, la salud y la ética. Tal vez no hubiera sido tan fácil si solo nos hubiera impulsado una de esas razones, pero con las tres no supuso ningún esfuerzo.

Las enseñanzas bahá’ís y el enfoque científico

Uno de los principios de la Fe bahá’í es la armonía entre ciencia y religión. Ambos encontramos fuerza en las enseñanzas bahá’ís que se centran en la ciencia para explicar nuestra decisión de ser veganos. Con respecto a nuestros dientes y anatomía, los escritos bahá’ís explican:

El alimento del hombre son los cereales y la fruta. Algunos de los dientes del hombre son como piedras de molino para moler el grano, y otros son afilados para cortar la fruta. Por lo tanto, no tiene necesidad de carne, ni está obligado a comerla. Incluso sin comer carne viviría con el máximo vigor y energía…

En una charla que dio en la ciudad de Nueva York en 1912, Abdu’l-Bahá, el hijo y sucesor designado de Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la Fe bahá’í, respondió a una pregunta sobre cuál será la alimentación de las personas una vez se alcance la unidad de la sociedad:

[Los dientes del hombre no son carnívoros … Los dientes del hombre, los molares, están formados para moler grano. Los dientes delanteros, los incisivos, son para las frutas, etc. Por lo tanto, es bastante evidente, de acuerdo con nuestros implementos para comer, que el alimento del hombre está destinado a ser grano y no carne.

Esta orientación en los escritos bahá’ís nos proporciona una perspectiva científica y confianza al criar a nuestros hijos como veganos.

Las enseñanzas bahá’ís y el enfoque compasivo 

Los escritos bahá’ís explican que es «mejor», «más agradable» y «preferible» evitar la matanza de animales si es posible.

Verdaderamente, la matanza de animales y el consumo de su carne es algo contrario a la piedad y la compasión, y si uno puede contentarse con cereales, fruta, aceite y frutos secos, como pistachos, almendras y demás, sería sin duda mejor y más agradable.

Como veganos, evitamos la matanza innecesaria de animales y la explotación de los mismos en la mayor medida posible y practicable. Enseñamos a nuestros hijos que los animales son seres sensibles, capaces de sentir dolor y sufrimiento. De hecho, las enseñanzas bahá’ís hablan de la capacidad de sufrimiento de los animales y nos animan a ser amables con ellos:

En breve, no sólo a sus semejantes deben tratar con misericordia y compasión los amados de Dios, sino que deben mostrar la mayor bondad hacia toda criatura viviente. Pues en todos los aspectos físicos y en cuanto concierne al espíritu animal, el animal y el hombre comparten los mismos sentimientos. Sin embargo, el hombre no ha comprendido esta verdad y cree que las sensaciones físicas están limitadas a los seres humanos, por lo cual es injusto y cruel con los animales. Mas, en verdad, ¿qué diferencia existe respecto a las sensaciones físicas? Las percepciones son una y la misma, ya sea que causéis dolor al hombre o a la bestia. En ello no hay ninguna diferencia… es esencial que mostréis la mayor consideración para con los animales y que seáis con ellos más bondadosos aún que con vuestros semejantes.

Las enseñanzas bahá’ís nos dicen: “Enseñad a vuestros hijos desde sus primeros días a ser infinitamente tiernos y cariñosos con los animales”.

Al tiempo que enseñamos a nuestros hijos a mostrar bondad y compasión hacia todos los seres vivos, también buscamos vivir un estilo de vida que se alinee con esos ideales, desde los alimentos que comemos hasta los productos que usamos y el entretenimiento que disfrutamos. Estamos en un camino de aprendizaje y esfuerzo, y cometemos errores como cualquier otra persona, pero encontramos que ser bahá’í y ser vegano están en perfecta armonía el uno con el otro.

El alimento del futuro

Las enseñanzas bahá’ís explican que los seres humanos están diseñados naturalmente para comer plantas (no animales) y que, por ello, la comida del futuro será solo vegetal. Abdu’l-Bahá escribió:

Llegará el momento en que ya no se comerá carne. La ciencia médica está solo en su infancia, pero ha demostrado que nuestra dieta natural es la que crece de la tierra. La gente se desarrollará gradualmente hasta la condición de este alimento natural. [Traducción provisional]

¿Podría ser que estamos alcanzando ese «tiempo» discutido por Abdul-Bahá hace más de 100 años? Reconocemos que hay partes del mundo donde el acceso a las frutas frescas, las verduras y los granos es limitado, y por lo tanto, la gente debe consumir productos animales para sobrevivir. Sin embargo, esos lugares son cada vez más raros, y muchas de las comunidades más pobres del mundo consumen muy poca carne simplemente porque no es rentable.

La portada del libro de Joel Fuhrman, «Comer para vivir».

La ciencia médica está empezando a comprender la correlación entre el consumo de productos animales y las enfermedades crónicas. En 2015, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, la rama de investigación del cáncer con sede en Francia de la Organización Mundial de la Salud, consideró que las carnes procesadas son un carcinógeno y que la carne roja es un probable carcinógeno. Los estudios han descubierto que el consumo de lácteos está relacionado con el deterioro cognitivo. Libros como «Comer para vivir», «En forma para vivir» y el «Estudio de China» han relacionado los productos animales con los cánceres, la osteoporosis y las enfermedades cardíacas.

También nos enfrentamos a una emergencia climática. En un informe publicado en 2019, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas afirmó que comer animales es un factor de la crisis climática. El panel alentó una transición a comer más de una dieta basada en plantas. Gracias a los avances en la ciencia de los alimentos, las alternativas basadas en plantas están más disponibles, como el tofu, el tempeh y las leches vegetales.

Apoyo e inspiración

Encontramos apoyo e inspiración en las enseñanzas bahá’ís para vivir un estilo de vida vegano y criar a nuestros hijos de forma vegana, pero ciertamente no está exento de desafíos. Los siguientes enfoques han sido útiles y provechosos:

  • Explicar y comunicar a nuestros hijos desde el principio y con frecuencia que los escritos bahá’ís y la ciencia apoyan una dieta basada en plantas.
  • Explicar a nuestros hijos que no todo el mundo es vegano, al igual que no todo el mundo es de la misma religión. Cada uno está en su propio camino, y este es el que nosotros hemos elegido.
  • Llevar comida basada en plantas a las fiestas y reuniones.
  • Cultivar la empatía y la compasión en nuestros hijos a través de proyectos de servicio.
  • Alimentar el amor y la compasión innatos de nuestros hijos por los animales.
  • Educarnos en la ciencia que hay detrás de una dieta basada en plantas.

En última instancia, nuestros hijos tendrán que practicar el principio bahá’í de la investigación independiente de la verdad y tomar sus propias decisiones. Mientras tanto, nos esforzamos por darles una base sólida y vivir nuestras vidas con el ejemplo.

También podría interesarte

Vida

Cómo una muñeca especial afectó a nuestra familia

Vida

Historias de relaciones interraciales: dificultades y éxitos

Vida

13 consejos de matrimonios exitosos para los nuevos esposos


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.