Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá‘í. El sitio web oficial de la Fe Bahá‘í es Bahai.org. El sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.
¿Quiero ser bahá'í?
Vida

Cómo aprovechar el poder del pensamiento para sanar

Radiance Talley | May 6, 2024

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Radiance Talley | May 6, 2024

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

¿Te están haciendo daño tus pensamientos o te están sanando? A menudo, las personas subestiman el funcionamiento interno de sus mentes y la influencia que este interminable ajetreo mental tiene sobre sus cuerpos y espíritus.

Según los escritos bahá’ís, el pensamiento es uno de los cinco poderes espirituales internos que tiene el ser humano. Es un don divino que debe utilizarse para nuestra curación, crecimiento y felicidad y no para nuestro daño, degradación y consternación. Este poder del pensamiento ha sido enfatizado en muchas de las religiones del mundo.

Citas de religiones del mundo sobre el poder de los pensamientos

Hinduismo

«Aquello que un hombre persigue de palabra, obra y pensamiento, lo gana para sí mismo; por lo tanto, uno siempre debe buscar lo que es para su bien». – El Mahabharata

«Así tienen felicidad y paz, con pensamiento y palabras piadosas…» – El Bhagavad-Gita

Budismo

«Todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado: está fundado en nuestros pensamientos, está hecho de nuestros pensamientos. Si un hombre habla o actúa con un mal pensamiento, el dolor le sigue, como la rueda sigue al pie del buey que tira del carruaje. …Si un hombre habla o actúa con un pensamiento puro, la felicidad le sigue, como una sombra que nunca le abandona». – El Dhammapada

Jainismo

«Guardando sus pensamientos, guardando sus palabras, guardando sus actos, guardando sus sentidos, guardando su castidad; sin ira, sin orgullo, sin engaño, sin avaricia; tranquilo, sosegado, compuesto, liberado, libre de tentaciones sin egoísmo, sin propiedad; había cortado todos los lazos terrenales, y no estaba manchado por ninguna mundanidad…» – Kalpa Sūtra

Cristianismo

«Porque como él piensa en su corazón, así es él…» – La Biblia

La fe bahá’í

«La realidad del ser humano es su pensamiento, no su cuerpo material. La fuerza del pensamiento y la fuerza animal son compañeras. Aunque el ser humano es parte de la creación animal, posee un poder de pensamiento superior al de todos los demás seres creados». – Los escritos bahá’ís

Comprendiendo el Poder de los Pensamientos Curativos

Este increíble poder del pensamiento que nos distingue de los animales puede tener efectos milagrosos en nuestra salud y bienestar cuando se combina con una fe tremenda y un esfuerzo persistente. Los escritos bahá’ís dicen:

Y ahora os doy un mandamiento que será un pacto entre vosotros y yo: que tengáis fe; que vuestra fe sea firme como una roca que ninguna tormenta terrenal pueda mover, que nada pueda perturbar, y que permanezca a través de todas las cosas hasta el fin… Según tengáis fe así serán vuestros poderes y bendiciones. [Traducción provisional de Oriana Vento]

El autor y orador internacional Morris Goodman fue testigo de estos notables poderes y bendiciones cuando su fe firme y sus pensamientos curativos le guiaron a través de un acontecimiento que cambió su vida. El 10 de marzo de 1981, Morris se estrelló en un avión, quedando hospitalizado y completamente paralizado.

Como se recoge en el libro de autoayuda y documental «El Secreto», Morris dijo: «Mi médula espinal estaba aplastada, me rompí la primera y la segunda vértebra cervical, mi reflejo de deglución estaba destruido, no podía comer ni beber, mi diafragma estaba destruido, no podía respirar. Lo único que podía hacer era parpadear».

Los médicos le dijeron que sería un vegetal el resto de su vida y que parpadear era todo lo que podría hacer.

Dijo: «Esa es la imagen que vieron de mí, pero no importaba lo que pensaran. Lo más importante era lo que yo pensaba. Me imaginaba volviendo a ser una persona normal, saliendo del hospital. Lo único con lo que tenía que trabajar en el hospital era mi mente, y una vez que tienes tu mente, puedes recomponer las cosas».

Por ejemplo, Morris estaba conectado a un respirador porque tenía el diafragma destrozado. Sin embargo, «una vocecita» le decía: «Respira hondo, respira hondo». Morris escuchó esa voz interior y se esforzó por seguir respirando. Al final, le desconectaron del respirador y los médicos quedaron atónitos. Morris continuó visualizando lo que quería, negándose a permitir que ningún pensamiento negativo entrara en su mente que pudiera descarrilar su progreso o distraerle de su objetivo.

Se propuso salir del hospital en Navidad y, ocho meses después, lo consiguió por sus propios medios.

«Me dijeron que no era posible. Es un día que nunca olvidaré», dice Morris. «Para la gente que está sentada ahí fuera ahora mismo y está sufriendo, si quisiera resumir mi vida y resumir para la gente lo que pueden hacer en la vida, lo resumiría en seis palabras: El hombre se convierte en lo que piensa».

Como dijo Abdu’l-Bahá, una de las figuras centrales de la fe bahá’í, en 1911:

La iluminación del Espíritu Santo confiere al género humano el poder del pensamiento, y le capacita para descubrir el modo de doblegar a su voluntad las leyes de la naturaleza.

Si podemos someter las leyes de la naturaleza a nuestra voluntad, ¿no es todo posible? No desperdiciemos este poder espiritual del pensamiento. Utilicémoslo para sanarnos y hacer del mundo un lugar mejor.

La información contenida en este artículo tiene fines exclusivamente educativos e informativos. No pretende sustituir el consejo, diagnóstico o tratamiento médico profesional. Consulte siempre a su médico u otro profesional sanitario cualificado si tiene alguna duda sobre su estado de salud.

También podría interesarte

El poder de las historias en familia y sus efectos a largo plazo
Vida

El poder de las historias en familia y sus efectos a largo plazo

Qué hacer cuando un niño te dice
Vida

Qué hacer cuando un niño te dice "¡Vete!"

Perdonando promesas rotas y arando nuestro propio terreno
Vida

Perdonando promesas rotas y arando nuestro propio terreno


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá'ís de tu área
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.