Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Religión

¿Por qué muchas de las grandes religiones comenzaron en el Oriente?

David Langness | Ene 8, 2021

PARTE 2 IN SERIES El meta-profeta

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
David Langness | Ene 8, 2021

PARTE 2 IN SERIES El meta-profeta

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

La inspiración espiritual de gran parte del mundo actual provino del Oriente de este planeta. ¿Por qué? Examinemos los hechos, veamos si podemos encontrar un patrón, e intentemos comprenderlo.

La historia demuestra que muchos de los principales profetas y mensajeros, los fundadores de las creencias más extendidas del mundo, han surgido principalmente de una región del mundo: el continente de Asia. Limitada por el Mediterráneo al oeste y el Océano Pacífico al este, Asia está constituida por regiones que algunos todavía llaman Oriente Próximo, Oriente Medio y Oriente Lejano, o lo llaman Oriente. Esos términos, sin embargo, han perdido aceptación principalmente porque son eurocéntricos, así que, para esta discusión, usemos el nombre generalmente aceptado para esa región del mundo: Asia.

El cristianismo, actualmente la religión más grande del mundo, surgió de Palestina en Asia occidental. Cristo enseñó su nueva fe en la antigua provincia romana de Judea, que algunos llaman ahora Oriente Medio.

El Islam, la segunda fe más grande del mundo, comenzó en las ciudades de La Meca y Medina en la Península Arábiga en Asia. Muhammad unió con éxito a las tribus guerreras de la Península Arábiga con sus nuevas enseñanzas, que finalmente se extendieron al resto de Asia, y luego a África y Europa.

El judaísmo, como se puede ver en la palabra relacionada con Judea, también comenzó en Asia occidental. Los antiguos reinos de Israel y Judá, donde nacieron Abraham y Moisés, se han convertido en la patria nacional del pueblo judío que ahora conocemos como Israel.

El hinduismo, la tercera fe más grande del mundo, comenzó en el área que ahora llamamos el subcontinente asiático, que contiene los países de India, Pakistán, Bangladesh, Nepal y otros. Quizás la religión más antigua del mundo, el Hinduismo, existe hoy en día principalmente en la India y la región circundante.

El budismo también se originó en el subcontinente asiático que contenía la antigua India y posteriormente se extendió por toda Asia y Occidente.

Es evidente, pues, que Asia ha sido el lugar de nacimiento de todas las grandes religiones contemporáneas del mundo, incluidas creencias y filosofías menos conocidas como el confucionismo, el jainismo, el taoísmo, el sijismo, el zoroastrianismo y muchas otras.

La fe bahá’í también comenzó en el Oriente. Establecida por primera vez en el reino de Persia a mediados del siglo XIX, se extendió rápidamente a otras partes de Asia y Europa y luego creció rápidamente hasta convertirse en una Fe mundial durante el siglo XX. La sede mundial de los bahá’ís en Haifa, Israel, está situada allí porque Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la Fe, fue exiliado a una prisión cercana en 1868 por las autoridades persas y otomanas, que temían la rápida difusión de las enseñanzas progresistas de Bahá’u’lláh.

Todas las grandes religiones del mundo, entonces, comenzaron en Asia. ¿Qué hace que esa región sea un lugar tan fértil y un repositorio de religiones? Científicos, historiadores, arqueólogos y eruditos religiosos han tratado de responder a esa pregunta durante mucho tiempo, y en el proceso han llegado a varias teorías y explicaciones.

Tal vez, los estudiosos e historiadores se han aventurado a decir que muchas religiones emergieron de Asia porque fue un terreno fructífero para el primer desarrollo conocido del lenguaje escrito. Otros teorizan que el continente asiático, siendo uno de los centros más antiguos de la civilización humana y un centro de comercio e intercambio cultural entre tantas culturas durante tantos siglos, intensificó los contactos entre los diversos pueblos y contribuyó así al desarrollo de tantas religiones diferentes. Algunos místicos simplemente sugieren que, porque el sol sale en el Este, también lo hace la iluminación espiritual.

Las enseñanzas bahá’ís mencionan este fenómeno de las religiones que se originan en el Oriente. Abdu’l-Bahá, hablando a una audiencia de Massachusetts en una charla que dio en 1912, dijo:

En el Este promulgaron las religiones de Dios, las enseñanzas de Dios se difundieron y la ley de Dios fue fundada. El Oriente siempre ha sido el centro de las luces. El Oeste ha adquirido la iluminación del Este pero en algunos aspectos el reflejo de la luz ha sido mayor en Occidente. Esto es especialmente válido para el cristianismo. Cristo apareció en Palestina y Sus enseñanzas se fundaron allí. Aunque en ese país se abrieron las puertas del Reino y los dones de la Divinidad fueron difundidos ampliamente desde su centro, el pueblo del Oeste abrazó y promulgó el cristianismo más ampliamente que la gente del Este. El Sol de la Realidad brilló desde el horizonte del Este, pero su calor y sus rayos resplandecen en el Oeste, donde se izó el radiante estandarte de Cristo.

¿Pero todo esto significa que el Occidente nunca ha dado a luz una religión? Reflexione sobre esa pregunta por un momento, y vea si puede nombrar una Fe importante extendida que comenzó en el mundo occidental, en Europa, Australasia o las Américas.

Retrato de Abdu’l-Bahá en Nueva York (1912)

¿Pensó en uno? Si es así, puede haber considerado el mayor desarrollo religioso del protestantismo, que comenzó cuando Martín Lutero clavó sus noventa y cinco tesis en la puerta de una iglesia católica en Wittenberg, Alemania, en 1517. O puede haber pensado en el establecimiento de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en 1830 en el oeste de Nueva York; o tal vez la inauguración de la Iglesia Unitaria, que comenzó en 1825 en Baltimore, Maryland.

Esas religiones y sus ramificaciones, sin embargo, surgieron cada una de ellas de las enseñanzas de Cristo, por lo que todas fueron consideradas originalmente denominaciones del cristianismo.

En otra charla que dio en París a principios de 1900, Abdu’l-Bahá dijo:

Tanto en el pasado, como en el presente, el Sol Espiritual de la Verdad ha brillado siempre desde el horizonte de Oriente.

Abraham apareció en Oriente. Fue en Oriente donde surgió Moisés para guiar y enseñar a su pueblo. También en el horizonte de Oriente se manifestó Cristo. Muhammad fue enviado a una nación de Oriente. El Báb nació en Persia, región de Oriente. Bahá’u’lláh vivió y enseñó en Oriente. Todos los grandes Maestros Espirituales aparecieron en el mundo oriental. A pesar de que el Sol de Cristo amaneció en Oriente, Su esplendor irradió hasta Occidente, donde el brillo de Su gloria pudo verse con mayor claridad. La luz divina de Su Enseñanza brilló con mayor fuerza en el mundo occidental, donde se ha extendido más rápidamente que en la tierra de Su nacimiento.

Sin embargo, la primacía absoluta de las religiones de Asia en nuestro actual paisaje mental y espiritual ha comenzado a erosionarse. En lugar de pensar en la religión como un fenómeno exclusivamente oriental, el mundo ha sido testigo recientemente de un aumento del interés por las tradiciones y prácticas espirituales indígenas. En parte porque algunas enseñanzas espirituales «brillaron con mayor fuerza en el mundo occidental», como dijo Abdu’l-Bahá, esas religiones y filosofías indígenas, anteriormente suprimidas, ignoradas y relativamente desconocidas, han empezado a ganar cada vez más visibilidad a nivel mundial.

Bahá’u’lláh escribió en el Libro de la Certeza, su tratado fundacional sobre el concepto de la revelación progresiva y la relación inherente entre los fundadores de todas las religiones:

Considera la rosa: ya sea que florezca en el Oriente o en el Occidente, es sin embargo una rosa. Pues lo que importa en este sentido no es el aspecto y la forma externa de la rosa sino más bien el perfume y la fragancia que despide.

Por consiguiente, purifica tu vista de toda limitación terrenal, para que veas en todos a los portadores de un solo Nombre, los exponentes de una sola Causa, las manifestaciones de un solo Ser y los reveladores de una sola Verdad, y para que comprendas la “vuelta” mística de las Palabras de Dios, según lo revelan estas aseveraciones.

Si purgamos nuestra vista de todas las limitaciones terrenales, podríamos ser capaces de ver más allá de las barreras artificiales entre las religiones y discernir su verdadera conexión.

También podría interesarte

Religión

Amabilidad y compañerismo con los seguidores de todas las religiones

Religión

Cómo ayunar al igual que un bahá'í en 2021

Religión

Lo que sé acerca de Dios


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.