Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá‘í. El sitio web oficial de la Fe Bahá‘í es Bahai.org. El sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.
¿Quiero ser bahá'í?
Ciencia

¿Puede la cortesía ayudar a las redes sociales a cumplir su promesa?

Victor Kulkosky | Ago 13, 2023

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Victor Kulkosky | Ago 13, 2023

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

¿Recuerdan cómo las redes sociales nos prometieron un nuevo mundo de interconexión, creación de comunidades y una esfera pública expandida enriquecida por el libre intercambio de ideas?

Desgraciadamente, aunque seguimos intentando todo lo anterior en las redes sociales, es difícil encontrar esas agujas en el pajar lleno de indignación amplificada y abuso verbal que ha infectado a las redes sociales hoy en día.

¿Cómo podemos reducir ese pajar tóxico y multiplicar las agujas?

La tecnología en sí no es el reto. Si alguien utiliza un martillo como arma, no es culpa del martillo. Las redes sociales son una herramienta de comunicación; el problema es el comportamiento de sus usuarios.

RELACIONADO: Cómo romper con el patrón de polarización en una web armada

La política por sí sola no conducirá a un mundo más productivo en las redes sociales. Me gustaría sugerir una solución de una sola palabra: cortesía. Hay mucho detrás de este concepto aparentemente pintoresco. Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la Fe Bahá’í, dijo esto sobre la cortesía, a la que caracterizó como «el príncipe de las virtudes»:

¡Oh, pueblo de Dios! Os exhorto a practicar la cortesía, pues, por encima de todo, es la primera de las virtudes. Bienaventurado quien sea iluminado con la luz de la cortesía y esté ataviado con la vestidura de la rectitud. Quienquiera que esté dotado de cortesía, ha logrado, por cierto, una sublime posición.

Las definiciones de cortesía del diccionario incluyen «educación» y «buenos modales», pero Bahá’u’lláh eleva la cortesía por encima de los meros códigos sociales que seguimos porque nos enseñan modales. La cortesía es fundamental para relacionarnos con la gente, con todas las personas, incluidas aquellas que nos desagradan o con las que estamos enfadados. «Quien carece de cortesía, carece de fe», escribió Bahá’u’lláh.

Abdu’l-Bahá, hijo y sucesor de Bahá’u’lláh, agregó detalles importantes sobre por qué todos debemos esforzarnos por ser corteses:

El deseo más elevado de los que están llenos del Espíritu Divino es la unidad y la armonía entre los amigos y la conexión espiritual entre los corazones de los creyentes; que puedan brillar como estrellas resplandecientes en este mundo sombrío, enseñar a todos los pueblos del mundo las costumbres del amor, y mostrar a todos amabilidad y amistad, simpatía y cortesía; que puedan llegar a ser como agua refrescante para todo sediento, el pan del cielo para todo hambriento, una medicina curativa para todo enfermo, y la causa de la gloria eterna para todo humillado. [Traducción Provisional de Oriana Vento].

Así pues, según las enseñanzas bahá’ís, la cortesía es mucho más que mera amabilidad: es una virtud fundamental necesaria para sanar el mundo, desde las interacciones personales hasta los medios de comunicación y la política. Si queremos cultivar esa virtud, no sólo reservamos la cortesía para nuestros amigos o para las personas que pueden hacernos favores: somos corteses porque amamos a la humanidad. Quiero ser cortés; debo ser cortés.

Pero abordar todas nuestras interacciones con fe y amor es lo contrario de cómo muchas personas abordan las redes sociales. Combatir el fuego con fuego más caliente parece ser la norma: «¡No puedo creer que fulano haya dicho eso! No puedo dejar que se salga con la suya. Debo responder con el tuit más ingenioso y devastador que le «destruya» por completo. El resultado es que el objeto de mi ira me devuelve el golpe, y la tormenta de tweets se intensifica hasta que algún otro escándalo consigue llamar la atención, y hace enemigos en lugar de amigos.

Quizá piense que este llamamiento bahá’í a la cortesía parece una norma imposible. Tanta gente me saca de quicio, tanta gente ataca con saña a aquellos con los que no está de acuerdo, tanta gente está tan lejos de ser cortés como podamos imaginar… ¿puedo realmente ser cortés con ellos a cambio?

No es fácil. Las redes sociales parecen diseñadas para sacar lo peor de cada uno de nosotros. Esto se debe a que, por ahora, la mayoría de las redes sociales están controladas por empresas con ánimo de lucro, que han descubierto que la indignación mantiene a la gente «comprometida» durante más tiempo, aumentando así los ingresos de las empresas.

Así funcionan hoy las redes sociales, pero no tienen por qué.

Si cada uno de nosotros intentara seguir la norma bahá’í de cortesía, podríamos reducir el calor y aumentar la luz en nuestras interacciones en las redes sociales. Bahá’u’lláh escribió que un verdadero buscador espiritual:

No debe nunca tratar de enaltecerse por encima de nadie, debe borrar de la tabla de su corazón toda huella de orgullo y vanagloria, debe asirse a la paciencia y resignación, guardar silencio y abstenerse de la conversación ociosa. Pues la lengua es fuego latente, y el exceso de palabras un veneno mortal. El fuego material consume el cuerpo, mientras que el fuego de la lengua devora tanto corazón como alma. La fuerza de aquel dura sólo un tiempo, en tanto que los efectos de éste persisten un siglo.

Ese buscador también ha de considerar la murmuración como grave error y mantenerse alejado de su dominio, por cuanto la murmuración apaga la luz del corazón y extingue la vida del alma.

Sí, es difícil ser consciente de estos elevados principios en Internet. Tendemos a poner el piloto automático: desplazarnos, detenernos en algo que nos llame la atención y dar el paso. Al poco tiempo, ya llevamos varios clics, con el corazón acelerado y listos para entrar en guerra con el teclado.

RELACIONADO: Tecnología, contacto y nomofobia: ¿estamos sobreconectados?

Aquí es donde el viejo truco de respirar hondo y contar hasta diez puede ayudar. Tómate un momento y pregúntate: ¿Es este tema realmente importante? Y si lo es, ¿es este el momento y el foro productivo para debatirlo? ¿Es posible una discusión racional en este momento?

Mis amigos de Facebook saben que soy bahá’í. Esa es una de las pocas razones por las que publico. ¿Practico lo que predico?

Por encima de todo, afirmo creer en Bahá’u’lláh. Él me ordena ser cortés, y eso me obliga a serlo, aunque no esté seguro de su beneficio –pero la experiencia me ha enseñado que estoy seguro de su beneficio.

Cuando trabajaba en el sector periodístico, miembros de la comunidad de todo el espectro político me respetaban; así me lo decían. Ceñirme a los principios objetivos del periodismo era una parte importante, pero también lo era la cortesía, aunque la palabra «cortesía» no estuviera en mi mente. Me preguntaba: ¿Cuál es la mejor manera de redactar esta declaración, sea de acuerdo o en desacuerdo?

Hay formas corteses de estar en desacuerdo y formas descorteses. Cuando me he acordado de hacerlo –aunque no tengo un historial perfecto–, el enfoque cortés siempre ha funcionado, y si me he desviado, la respuesta no ha tardado en llegar.

Por último, me he preguntado: ¿cómo se beneficiarían las empresas de redes sociales si la mayoría de la gente siguiera los principios bahá’ís de unidad, amor y cortesía en Internet? Tal vez esos mismos algoritmos verían cómo la cortesía mantiene a la gente en línea durante más tiempo, ya que no se les ahuyentaría, y entonces podría cumplirse la verdadera promesa de las redes sociales en todo el mundo.

También podría interesarte

¿Existe algo más allá fuera?
Ciencia

¿Existe algo más allá fuera?

Cómo el pensamiento binario nos priva de un mayor entendimiento
Ciencia

Cómo el pensamiento binario nos priva de un mayor entendimiento

Ciencia y religión: cómo superar las supersticiones
Ciencia

Ciencia y religión: cómo superar las supersticiones


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá'ís de tu área
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.