Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Religión

¿Qué significa realmente «el Rapto»?

Barron Harper | Dic 3, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Barron Harper | Dic 3, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Antes de descubrir la Fe bahá’í y convertirme en bahá’í, tuve una juventud cristiana y participé con entusiasmo en las actividades de nuestra iglesia bautista local.

Además de los servicios de adoración de los domingos por la mañana y el compañerismo cristiano de los miércoles por la noche, celebrábamos nuestros propios eventos: caminatas, comidas al aire libre, carreras y otros eventos divertidos diseñados para cultivar una relación personal con Jesucristo. Como grupo, nos apoyamos mutuamente y nos hicimos amigos rápidamente. Convencido de que la salvación dependía de aceptar a Cristo como mi salvador personal, confesé su gracia salvadora bautizándome ante la congregación.

Al llegar a la edad adulta, recuerdo cómo me preocupaba la idea de la muerte. Cuando Cristo volviera, estaba convencido, resucitaría a los muertos, en lo que más tarde conocería como «el Rapto o el Arrebatamiento». Eso me parecía reconfortante, porque la idea de ser enterrado bajo la tierra en un ataúd cerrado durante años, si no siglos, me inquietaba.

Las profecías de la segunda venida de Cristo

Como bautistas, habíamos leído en el versículo 24 de Mateo que la segunda venida de Cristo estaría precedida por un período de tribulación: guerras, rumores de guerras, naciones contra naciones, hambre, pestilencia, terremotos. Viviendo en los turbulentos años 60, estábamos seguros de que el advenimiento de Cristo era inminente. En aquellos días, la confrontación nuclear parecía aterradoramente real entre los Estados Unidos y Rusia cuando el presidente Kennedy y el primer ministro Jruschov se enfrentaron por la crisis de los misiles en Cuba. Las clases de educación física parecían un campo de entrenamiento, ya que los instructores juveniles se hacían pasar por sargentos instructores para prepararnos para la guerra.

Aparte de los intentos de interpretar las señales físicas y la fecha del regreso de Cristo, también creíamos que las señales celestiales anunciarían el acontecimiento: el oscurecimiento del sol, la caída de las estrellas del cielo, la luna que no daría luz. Sonaría una trompeta y Cristo aparecería en las nubes con gran poder y gloria. Si creíamos en el cumplimiento físico de estos signos, nuestra comprensión estaba nublada por las innumerables y controvertidas interpretaciones realizadas a lo largo de los siglos.

RELACIONADO: ¿Literal o no? Cómo entender las profecías sobre el regreso de Cristo

¿Cómo surgió la idea del Rapto?

Al no querer abandonar la idea de ser enterrado indefinidamente al morir, como cristiano reflexioné sobre el Rapto. Según la iglesia, aprendimos que el Rapto es un evento en el que Dios resucita a todos los creyentes vivos y fallecidos, los transforma en cuerpos glorificados, los libera del pecado, los eleva en el aire para encontrarse con su Señor, y los acoge en el cielo para toda la eternidad. Durante un período de siete años de tribulación que seguirá a este evento del Rapto, el Señor, se nos dijo, golpearía a los incrédulos que se han quedado atrás. Después de la tribulación, el regreso de Cristo establecería un reino de paz de 1000 años en la Tierra.

Sin embargo, me enteré más tarde, los eruditos bíblicos no encuentran la palabra «Rapto» en la Biblia King James. La doctrina del Rapto parece haberse originado en 1830 con Margaret MacDonald, una mujer escocesa enferma, que, quizás febrilmente, visualizó el regreso de Cristo en dos etapas. Al visitar a MacDonald en su casa, John Darby, un ministro pentecostal, le dio respetabilidad al aceptar y luego promover la doctrina. Más de un siglo después, en la década de 1970, Hal Lindsey, un escritor evangélico estadounidense, suscitó el interés por el Rapto a través de su serie de libros apocalípticos (El último gran planeta Tierra, etc.). Varias décadas más tarde, los libros y películas de ficción Left Behind suscitaron un mayor interés. Aceptada por los teólogos protestantes evangélicos y sus seguidores, la doctrina del Rapto añade otra interpretación humana a las previsiones de la Segunda Venida.    

Por supuesto, este tipo de previsiones apocalípticas asociadas al regreso de Cristo han proliferado entre los cristianos a lo largo de los siglos. El versículo 16:28 de Mateo muestra que la generación que vivía en el momento de la crucifixión de Cristo creía que volvería durante su vida. Una encuesta de Pew Research de 2010 reveló que el 58% de los cristianos cree que Cristo volverá en 2050.

En los dos milenios transcurridos desde la muerte de Cristo en la cruz, teólogos, obispos, monjes, clérigos, evangelistas, sacerdotes, papas, astrólogos, matemáticos, psíquicos, místicos y reformistas han hecho predicciones sobre su regreso. Estas predicciones se han multiplicado y propagado a través de desviaciones políticas, advertencias sobre el Anticristo, plagas mortales, teorías sobre el milenio, cálculos matemáticos, señales celestiales, presagios de desastres, trastornos económicos y, más recientemente, predicciones sobre el rapto. Seguro que ha escuchado los nombres de algunos pronosticadores históricos y recientes, como el Papa Inocencio III, Martín Lutero, Cristóbal Colón, Nostradamus, William Miller, Gregori Rasputin, Herbert W Armstrong, Charles Manson, Pat Robertson, Jerry Falwell, Edgar Cayce y Jeane Dixon.

Tantas profecías, tanta decepción

Después de convertirme en bahá’í, pensé en las muchas generaciones que se han visto repetidamente decepcionadas por las predicciones fallidas del regreso de Cristo. También me pregunté si la teoría del Rapto, en la que creen los cristianos y que se apoya en 1 Tes. 4:16-17, decepcionar´´á a los fieles nuevamente.

Tal vez podamos descubrir una pista sobre la segunda venida de Cristo a partir de su primera aparición hace 2.000 años.

Cuando Jesucristo apareció por primera vez, el pueblo judío estaba ansioso por la aparición de su Mesías, sin embargo, no lo reconoció cuando apareció. Según el Antiguo Testamento, el Mesías vendría de un lugar desconocido. Se sentaría en el trono de David, cumpliría la ley de los profetas, gobernaría con un cetro de hierro, conquistaría Oriente y Occidente, iniciaría un reino de paz y glorificaría al pueblo elegido. Para los judíos, Jesús no cumplió literalmente estas profecías. El versículo 6 del libro de Juan relata que, cuando en su presencia, Cristo dijo que había bajado del cielo, ellos murmuraron contra Él: «¿No es éste Jesús, el hijo de José, cuyo padre y madre conocemos? ¿Cómo es, pues, que dice que he bajado del cielo?».

¿Y si las profecías se hicieron realidad?

Las enseñanzas bahá’ís abordan este enigma religioso de forma articulada y comprensible –aquí, en su libro Contestaciones a unas preguntas, Abdu’l-Bahá explicó:

En efecto, Cristo mismo dice: «Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo, el Hijo del Hombre que está en el cielo». Es evidente para todos que Cristo vino del cielo, aunque aparentemente procediera de la matriz de María. En la primera venida descendió del cielo, aunque aparentemente viniera de la matriz. De la misma manera, también en la segunda venida habrá de venir del cielo, aunque aparentemente lo haga de la matriz de una mujer.

Abdu’l-Bahá continuó este discurso sobre la Segunda Venida diciendo:

Los signos y condiciones mencionados … no deben ser tomados literalmente. Entre otras cosas, se dice que las estrellas caerán sobre la tierra. Pues bien, las estrellas son infinitas e incontables. Los matemáticos modernos han establecido y probado científicamente que el globo solar es alrededor de un millón y medio de veces más grande que la tierra, y cada una de las estrellas fijas, un millar de veces más grande que el sol. Si estas estrellas fueran a caer sobre la superficie de la tierra ¿cómo podrían hacerse sitio?… De acuerdo con la razón y la ciencia tal cosa es absolutamente imposible. Lo que resulta aún más extraño es que Cristo dijera: «Es posible que venga cuando estéis durmiendo, pues la venida del Hijo del Hombre es como la venida de un ladrón».6 Quizá el ladrón esté en la casa y el propietario no se haya dado cuenta.

RELACIONADO: Cómo nos habla el Génesis actualmente

Dos redentores mundiales

Durante los años en que John Darby difundía su evangelio de un Rapto venidero, los bahá’ís creen que dos redentores mundiales aparecieron en rápida sucesión. Anticipados en las profecías bíblicas y coránicas como «trompetas» y «ungidos», el primero en aparecer prepararía el camino para uno mayor, como lo hizo Juan el Bautista para Cristo.

Cuando el Báb anunció la revelación de su nueva religión en 1844, anunció el amanecer del regreso de Cristo y su largamente prometido reino de Dios en la Tierra. Liberando fuerzas que transformarían los asuntos de la humanidad en una comunidad mundial de naciones, él dirigió estas palabras a sus discípulos sobre la grandeza de este día:

En verdad digo que este Día es inmensamente exaltado por encima de los días de los Apóstoles de antaño. Es más, ¡inmensurable es la diferencia! Vosotros sois los testigos de la Aurora del Día prometido de Dios. Sois partícipes del cáliz místico de Su Revelación. [Traducción provisional de Oriana Vento].

El Báb, que llamó a sus seguidores a esperar a «aquel a quien Dios hará manifiesto» durante los nueve años siguientes a 1844, preparó el camino para su llegada en cientos de epístolas y a través de su propio martirio en 1850. 

Durante su manifestación, desde 1853 hasta su fallecimiento en 1892, Bahá’u’lláh predijo 500 siglos de paz mundial destinados a surgir del caos de las tribulaciones que sacuden el mundo. La paz que predijo consiste en la unidad global de las naciones, la igualdad de hombres y mujeres, la eliminación de los extremos de riqueza y pobreza, la armonía de la ciencia y la religión, las soluciones espirituales a los problemas económicos de la humanidad, la educación universal obligatoria y moral, y mucho más.

Hoy en día, en todo el mundo, bahá’ís de todas las razas, clases y culturas, resucitados por las enseñanzas de Bahá’u’lláh y siguiendo las mismas, se están uniendo para construir comunidades pacíficas y resolver problemas intrincados. Llamando en voz alta a los pueblos del mundo, Bahá’u’lláh proclamó:

Lo que el Señor ha dispuesto como el supremo remedio y el más poderoso instrumento para la curación del mundo entero es la unión de todos sus pueblos en una Causa universal, una misma Fe. Esto no puede lograrse sino por el poder de un Médico inspirado, competente y todopoderoso. Esto, ciertamente, es la verdad y todo lo demás no es sino error.

También podría interesarte

Religión

¿Existe una cura para las dolencias del mundo?

Religión

Fallece la leyenda lakota Kevin Locke

Religión

Alegría: el mensaje de Ayyám-i-Há


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.