Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Espiritualidad

¿Qué significa tener fe?

V. M. Gopaul | Jun 10, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
V. M. Gopaul | Jun 10, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Seguramente habrás escuchado estas frases motivadoras en algún momento de tu vida: «Sé fuerte y ten fe. Mantén la fe. No pierdas la fe», pero ¿qué significan realmente?

¿Qué es lo que hace que la fe sea tan importante en nuestras vidas, y en qué deberíamos tener fe realmente?

La fe, como el conocimiento, la esperanza y el amor, es uno de los fundamentos de la existencia humana. Sin fe en nosotros mismos y sin un sentido de fe en el futuro, la vida no vale mucho.

Más allá de esos tipos de fe, cuando subimos al peldaño más alto de esa escalera -la fe en un Creador- puede producirse una metamorfosis, igual que una oruga se transforma en una hermosa mariposa monarca.

Pero para el alma, aferrarse a la cuerda de la fe firme no suele ser fácil. Los cambios y las oportunidades de la vida pueden hacernos perder la fe: en nosotros mismos, en el futuro, en Dios. ¿Cómo afrontamos este riesgo?

Las enseñanzas bahá’ís abordan directamente esta cuestión, y comienzan aconsejándonos que nos conozcamos a nosotros mismos y comprendamos los «misterios de la existencia» que existen en nuestras almas. Con respecto al espíritu de la fe, Abdu’l-Bahá dijo:

… el imán de la fe y el servicio es el poder amoroso que se manifiesta del espíritu de fe. Permite atraer las virtudes divinas y experimentar la felicidad espiritual. La clave es una vida de fe. Debemos esforzarnos por conocernos a nosotros mismos, ya que dentro de cada uno de nosotros se encuentran los misterios de la existencia. Entonces, podremos entrar en el Reino revelado y sentir el calor curativo del Sol de la Realidad. [Traducción provisional].

Consideremos dos de los puntos importantes que plantea esta cita: la atracción por las virtudes divinas y la felicidad espiritual, ambos temas que abordamos regularmente en nuestra vida.

La fe como confianza

La fe puede significar, en su nivel más básico, la confianza en una persona o cosa. La confianza, tal y como se define en los escritos bahá’ís, es definitivamente una virtud divina, en su libro El Secreto de la Civilización Divina, Abdu’l-Bahá la enumeró entre los verdaderos «atributos de la gente de fe»:

Pues los atributos del pueblo de fe son la justicia y equidad; la paciencia, la compasión y la generosidad; la consideración hacia los demás; el candor, la honradez y la lealtad; el amor y la amabilidad; la devoción y el tesón y la humanidad.

Nuestra primera experiencia de confianza en otro ser humano se produce durante los primeros días de vida. El recién nacido percibe inmediatamente el amor de la madre y empieza a confiar en ella. ¿Te has dado cuenta de que, en caso de crisis, ya sea dolor, hambre o miedo, el recién nacido se vuelve automáticamente en busca de consuelo y busca alivio en los brazos de la madre? A medida que crece la fe en la madre, el pequeño aprende gradualmente a confiar en los demás, y la fe se extiende más allá, empezando por el padre y los hermanos del niño.

Cuando esta fe y confianza no existen, ¿qué ocurre? El niño se vuelve recluso, tímido y sin mucha esperanza ni fe en el futuro. Al igual que el oxígeno y el agua son esenciales para la existencia física, nuestro bienestar emocional depende de la fe. Imagínense a los padres y a los hijos viviendo con poca o ninguna fe entre ellos: una familia así seguramente será disfuncional y puede incluso desintegrarse. También vemos efectos similares a mayor escala social, cuando la confianza escasea en cualquier grupo de personas o en cualquier nación.

Este tipo de fe basada en la confianza surge del conocimiento y la seguridad, que es una forma de amor, todos ellos elementos emocionales clave para la vida de los individuos, las familias, las sociedades y el mundo. ¿Permitirías que un cirujano te hiciera un trasplante de corazón si supieras que es incompetente? ¿Subiría un obrero a un andamio que sabe que es inseguro? Evidentemente, no. La fe tiene que existir primero. La fe no solo significa fe religiosa, y la fe no solo cimienta las relaciones: es fundamental para nuestra supervivencia.

La fe como código ético y creencia en lo numinoso

En cualquier grupo de personas, un compromiso compartido y la adhesión a un conjunto común de valores y ética ayudan a cimentar la confianza en la integridad de los miembros del grupo, y en la integridad del propio grupo.

Los sistemas de creencias religiosas, como la Fe bahá’í, tienen este tipo de coherencia ética y de valores. La pertenencia a una comunidad religiosa unificada y de confianza puede proporcionar comodidad y un sentido de pertenencia, pero no incluye necesariamente la conciencia de Dios.

Ese tipo de fe, sin embargo, puede ampliarse gradualmente hasta significar la creencia en una existencia más allá de lo que los sentidos físicos pueden percibir, como la aceptación de un Creador que nadie ha visto. La fe en un Ser Supremo nace de una relación íntima entre el alma y esa realidad espiritual invisible. A medida que la relación crece, también lo hacen los poderes internos de uno. Según Abdu’l-Bahá, «El primer signo de la fe es el amor».

En las relaciones humanas tratamos con rostros visibles, pero en un compromiso divino viajamos hacia lo desconocido. Además, se trata de un viaje del que debemos responsabilizarnos personalmente. Las enseñanzas bahá’ís dicen «… la fe de ningún hombre puede depender de otro que no sea él mismo”.

En otras palabras, nuestras creencias nos obligan a ser responsables de cada acción que realizamos. Por tanto, la fe requiere confianza.

Pensemos en la vida de una persona ciega. Para ella, las tareas que los demás dan por sentadas se vuelven difíciles, incluso peligrosas. Al ir a casa de un vecino, puede chocar con objetos o con otras personas, tropezar con grietas en la acera, caerse por los escalones o incluso cruzarse con un coche que viene hacia él. Afortunadamente, puede aprender a enfrentarse a estos obstáculos de diversas maneras. Por ejemplo, puede conseguir un perro guía, pero no sirve cualquier perro. Tiene que ser un perro cuidadosamente adiestrado, y luego debe aprender a trabajar con su nuevo amigo canino y a confiar en él. La persona aprende a confiar en su perro guía a través de la experiencia: este la conduce con seguridad a lo largo del día. Así, el conocimiento lleva a la confianza, que florece en la fe.

Esta metáfora describe nuestra vida espiritual. A veces nuestra visión interior es borrosa, oscura o incluso inexistente. Puede que nos encontremos en una bifurcación en el camino, incapaces de ver claramente qué ruta tomar, o puede que se nos pida que emprendamos alguna tarea sin saber exactamente a dónde nos llevará. Con fe y confianza en la benevolencia última del Creador, podemos avanzar en la vida, seguros de que nos llevará a donde debemos ir.

También podría interesarte

Espiritualidad

¿Cómo se llega al cielo?

Espiritualidad

El principio universal de crecimiento gradual

Espiritualidad

¿Quieres ayunar con los bahá'ís? He aquí cómo hacerlo


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.