Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Espiritualidad

¿Podemos escuchar a Dios?

Jaine Toth | Oct 24, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Jaine Toth | Oct 24, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Has experimentado alguna vez una convicción repentina, una determinación, de que hay algo que debes hacer, que ni siquiera tienes opción de elegir?

¿Alguna vez pensaste que tal vez era Dios quien te hablaba? No oíste una voz, sino que sentiste esa voz. Simplemente lo sabías. Sin duda. Convicción. A mí me ocurrió una vez, hace muchos años, así que me quedé intrigada e impresionada cuando leí un artículo de Dianna M. Náñez en el Arizona Republic sobre Joan Shannon, residente en Sedona, que consiguió traer a Arizona a una familia de refugiados de Kosovo.

¿Ya los conocía Shannon? No.

¿Sabía de ellos? No.

Simplemente vio una imagen de ellos en un clip de noticias y su corazón (creo que fue Dios quien le habló) le dijo que los ayudara. No fue una sugerencia, «Vaya, Joan, podrías considerar ayudar a esta familia». Fue más bien una declaración o un mandamiento implícito: «Oye, Joan, esta familia necesita ayuda. Dásela».

Náñez escribe: «El vídeo de las noticias fue breve. En pocos segundos Joan se había centrado en algo que no podía dejar de ver. Un hombre. Llevaba un niño y caminaba con una mujer mayor. Joan se quedó un minuto pensando y luego llamó a su esposo.

«‘He visto a este hombre llevando a un niño, y creo que voy a ayudarles’, dijo».

Su marido se mostró comprensiblemente incrédulo.

Shannon contó que Náñez le preguntó: «¿Cómo vas a hacer eso? No sabes quiénes son, no sabes dónde están».

Ella se limitó a responder: «Sí, lo sé, solo tengo este presentimiento», dijo. «Tengo la sensación de que esto es lo que debo hacer».

Esto me recordó el viaje que hice en 1993. Apenas un año y medio después de la caída del comunismo, escuché a alguien hablar de las necesidades de la incipiente comunidad bahá’í en Rumanía. Volví a casa y le dije a mi marido: «Tengo que ir a Rumanía». No fue una elección, me sentí absolutamente obligada.

Ya había escuchado peticiones de ayuda en otras partes del mundo. Había pensado: «Estaría bien ir, pero…». Siempre había un «pero…». Pero esta vez, aunque no tenía familia allí, ni historia que me llamara a ese país, y no conocía el idioma, sabía que Dios me decía que fuera. Y así lo hice. Mi marido pareció entender lo que había sucedido y optó amablemente por acompañarme.

A decir verdad, los rumanos me dieron mucho más que cualquier cosa que yo pudiera hacer por ellos. Su inteligencia y profundidad espiritual, su capacidad para hacer tanto con tan poco, su confianza y paciencia, han tenido un impacto duradero en mi forma de ver el mundo que me rodea y de relacionarme con los demás.

Por eso entiendo a Joan Shannon y sus acciones, que, si uno no cree en la intervención divina, parecen poco menos que asombrosas. Su tenacidad fue más que admirable. Ella luchó por encontrarlos. No tenía nombres. Llamó a muchos organismos gubernamentales, pero se sintió ignorada por ellos. Finalmente, Frank Hyland, del departamento de vídeos de CNN, aceptó revisar las imágenes de los refugiados de Kosovo. Náñez cita un artículo anterior de Arizona Republic en el que Hyland decía: «‘Definitivamente era una aguja en un pajar. Francamente, no pensé que los encontraría. Ellos están en medio de la nada. Ella está en Arizona».

El escritor indicó que «casi se había dado por vencido cuando divisó al hombre y a su familia».

Eso fue solo un paso. Aprender su nombre, Lulzim Dulaku, y averiguar dónde estaba, le llevó tiempo. Shannon nunca se rindió hasta encontrar a la familia Dulaku. 

Hyland concluyó: «Creo que esa familia tenía un ángel de la guarda que los cuidaba».

No siempre reconocemos la mano de Dios en nuestras vidas. Pero si leemos y meditamos la palabra de Dios, y si oramos para reconocer y luego estar dispuestos a seguir la voluntad de Dios, nos abrimos a la guía divina. Las enseñanzas bahá’ís lo señalan:

… la humanidad necesita las confirmaciones del Espíritu Santo. La verdadera distinción entre la humanidad aparece mediante los dones divinos y la recepción de las intuiciones del Espíritu Santo. – Abdu’l-Bahá, La promulgación de la paz universal.

Parece que Joan Shannon y también Lulzim Dulaku y su familia recibieron exactamente ese tipo de intuición y confirmación.

Todos podemos abrirnos a tales bendiciones, recibir la gracia de Dios y reconocer cuando Dios nos habla, orando sinceramente, estudiando los escritos sagrados y atendiendo a las instrucciones de Dios:

Sé una convocadora de amor y sé bondadosa con toda la raza humana. Ama a los hijos de los hombres y participa de sus pesares. Sé de aquellos que promueven la paz. Ofrece tu amistad, sé digna de confianza. Sé un bálsamo para toda herida, una medicina para todo mal. Enlaza las almas. Recita los versos de guía. – Abdu’l-Bahá, Selección de los escritos de Abdu’l-Bahá.

También podría interesarte

Espiritualidad

¿Cuál es el llamado de tu alma?

Espiritualidad

¿Cómo progresamos en el mundo más allá?

Espiritualidad

5 pasos para transformar la oración en acción


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.