Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Justicia

Si queremos que las guerras terminen, necesitamos que las mujeres lideren

Rodney Richards | Nov 14, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Rodney Richards | Nov 14, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Con motivo del fallecimiento de la reina Isabel II del Reino Unido, el mundo entero ha reflexionado sobre su reinado, reconociendo en general que sirvió lealmente a sus súbditos y a sus obligaciones durante un periodo asombroso de siete décadas.

Y lo que es más importante, supo adaptarse y amoldarse a los tiempos: en lugar de apoderarse o retener agresivamente territorios, como algunos tiranos todavía insisten en hacer hoy, su nación supervisó la liberación de 20 países anteriormente colonizados por el gobierno británico. ¿Qué podemos aprender de este ejemplo?

Durante el largo reinado de la reina Isabel, el mundo fue testigo de muchas guerras, pero el Reino Unido rara vez las inició o intentó invadir otros países con el propósito de tomar por la fuerza tierras y recursos. Ese ejemplo, uno entre muchos, encierra una posible lección para el mundo: si queremos que las guerras de agresión terminen, necesitamos más mujeres que lideren.

RELACIONADO: La felicidad de la humanidad depende de la igualdad para las mujeres

Las enseñanzas bahá’ís dejan clara esa ecuación y lo han hecho durante mucho tiempo. En un discurso que ofreció en Filadelfia en 1912, Abdu’l-Bahá dijo:

Cuando toda la humanidad reciba la misma oportunidad de educación y se logre la igualdad del hombre y la mujer, los fundamentos de la guerra serán definitivamente destruidos … La igualdad entre el hombre y la mujer conduce a la abolición de la guerra debido a que la mujer jamás estará dispuesta a aprobarla.

A lo largo de la historia, los hombres han sido los principales responsables de la guerra. Los líderes masculinos y los generales militares han iniciado invasiones, guerras agresivas y batallas por territorios y tesoros, mientras que las líderes femeninas han limitado normalmente las hostilidades armadas a la defensa del hogar, la propiedad o el país.

¿Por qué los líderes masculinos quieren dominar a otros con el uso de la fuerza militar? Sabemos que la guerra se ha librado entre tribus opuestas desde los albores de la humanidad, sobre todo por los recursos, como las tierras de pastoreo, el acceso al agua dulce, la abundante vida silvestre, incluso los árboles para la leña. Pero muchas guerras también han sido iniciadas por jefes y líderes masculinos con grandes egos, cuyo objetivo era conquistar territorios, subyugar a los pueblos y ganar poder y gloria para sí mismos.

El brutalmente agresivo Imperio Romano, desde el año 27 a.C. hasta el 476 d.C., estuvo dirigido por generales con legiones compuestas por soldados varones, gobernados por los caprichos y dictados de notorios emperadores hombres como Nerón y Calígula. Incluía grandes posesiones territoriales alrededor del mar Mediterráneo en Europa (incluso en Gran Bretaña y Escocia), el norte de África y Asia occidental.

Gengis Kan, uno de los peores caudillos de la historia, fusionó hordas que conquistaron y establecieron el mayor imperio contiguo que el mundo haya visto jamás, con un alcance que se extendía al oeste hasta Polonia, abarcaba Eurasia y China, y llegaba hasta el sur de Gaza.

Desgraciadamente, el mundo ha tenido civilizaciones principalmente patriarcales durante mucho tiempo. Hasta la década de 1950, los hombres gobernaban en casi todas las naciones, ya sea como reyes, dictadores o funcionarios elegidos, incluso cuando las democracias continuaban su ascenso hacia el dominio. Bajo ese liderazgo predominantemente masculino, el mundo experimentó dos guerras masivas que mataron a decenas de millones de soldados, asesinaron a millones de civiles inocentes de todas las edades y destruyeron o arrasaron ciudades enteras. Después de la Segunda Guerra Mundial, las Naciones Unidas se formó para acercar a las naciones, pero la Guerra Fría separó a las superpotencias y las capacidades nucleares crearon nuevas. En respuesta, las naciones formaron alianzas como la OTAN, y más tarde la Unión Europea y otras. Aun así, los hombres decidían las acciones de sus gobiernos en casi todas las naciones. En París, Abdu’l-Bahá dijo: «¡Pero la guerra se hace para satisfacer la ambición de las personas; por afán de ganancia material para unos pocos, causando una terrible miseria a innumerables hogares, destrozando los corazones de centenares de hombres y mujeres!”.

Pero hoy las cosas están cambiando.

Muchos países tienen ahora jefas de Estado: Nueva Zelanda, Namibia, Nepal, Islandia y Bangladesh, por nombrar algunos. Veintiséis países del mundo están ahora dirigidos por mujeres. El porcentaje femenino de representantes gubernamentales elegidos y nombrados en la mayoría de los países también ha aumentado considerablemente en las dos últimas décadas. Las naciones gobernadas por mujeres, en su mayoría, han demostrado ser actores pacíficos y no agresivos en la escena mundial. En Boston, Abdu’l-Bahá aconsejó:

… esforzaos por demostrar en el mundo humano que las mujeres son sumamente capaces y eficientes, que sus corazones son más tiernos y susceptibles que los corazones de los hombres, que son más filantrópicas y sensibles frente al necesitado y al sufriente, que son inflexiblemente opositoras a la guerra y son amantes de la paz. Esforzaos para que el ideal de una paz internacional pueda llegar a realizarse a través de los esfuerzos de las mujeres, y una evidencia real de la superioridad de la mujer será su servicio eficiente en el establecimiento de la paz universal.

En un estudio realizado en 2013 sobre 10.000 hombres y mujeres estadounidenses, los investigadores confirmaron lo que dijo Abdu’l-Bahá al descubrir que la mayoría de las mujeres tienen rasgos de personalidad muy distintos a los de los hombres, y viceversa. En conjunto, los hombres tienden a ser más dominantes, contundentes y agresivos, mientras que las mujeres en general tienden a ser más sensibles, cálidas y atentas con los demás. Estas cualidades, que se traducen en un mayor nivel de atención al bienestar de sus seres queridos, complementan los rasgos masculinos en lugar de oponerse a ellos. Con una historia de agresión y guerra masculina, necesitamos más de estas cualidades en la sociedad para oponernos a la guerra y conseguir una paz duradera.

También podría interesarte

Justicia

Armas de guerra: los malignos frutos de la civilización material

Justicia

La civilización: ¿Puede evolucionar la sociedad humana o estamos estancados?

Justicia

Si todos los seres humanos están relacionados, ¿por qué tenemos fronteras?


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.