Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Justicia

Mi respuesta a las opiniones racistas sobre el color de la piel y la criminalidad

Maya Bohnhoff | Jun 9, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Maya Bohnhoff | Jun 9, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Hace poco tuve un diálogo en línea con un tipo llamado Jack, un hombre convencido de que el color de la piel predice la criminalidad. Todos los jóvenes negros abatidos por la policía, opinaba Jack, habían hecho algo que lo justificaba.

Esto me desconcertó, soy bahá’í desde los 19 años y, desde entonces, me he esforzado por asimilar las enseñanzas fundamentales de Bahá’u’lláh sobre la unidad de la humanidad en mi vida, de manera que se conviertan en mi segunda naturaleza:

¿No sabéis por qué os hemos creado a todos del mismo polvo? Para que nadie se exalte a sí mismo por encima de otro. Ponderad en todo momento en vuestros corazones cómo fuisteis creados.

Le pregunté a Jack qué había hecho John Crawford III, de Beavercreek (Ohio), para merecer que le dispararan, y le recordé que Crawford, de 22 años, fue asesinado en un Walmart mientras estaba de pie, sin hacer nada, en un pasillo, hablando por teléfono, y sosteniendo con soltura una pistola de aire comprimido que había cogido en un estante de juguetes. El arma de juguete estaba apuntando al suelo cuando el policía le disparó, apenas unos segundos después de verlo. El hombre blanco que había llamado al 911 y denunciado falsamente a un tirador en vivo nunca fue procesado por dar un informe falso.

«Debe haber hecho algo», dijo Jack con total certeza.

Esto es un prejuicio.

Los prejuicios juegan un papel muy importante en la forma en que consideramos, reaccionamos y tratamos a otros seres humanos. Como escribió en 1985 la Casa Universal de Justicia, el órgano administrativo mundial de los bahá’ís elegido democráticamente:

El racismo retrasa el desarrollo de las potencialidades ilimitadas de sus víctimas, corrompe a los que lo cometen y malogra el progreso humano. El reconocimiento de la unidad de la humanidad, llevado a cabo por medidas legales adecuadas, debe ser universalmente defendido para poder superar este problema.

Jack era de la opinión de que los hombres negros eran intrínsecamente peligrosos porque eran de una raza propensa a la violencia, así que para él tenía sentido que la policía reaccionara ante ellos de forma diferente que ante los hombres blancos.

En este punto, y como mujer blanca, dije algo que a Jack le pareció chocante: «Nunca en mi vida he tenido miedo de un hombre negro».

Hice hincapié en que esto no se debía a que no me hubiera encontrado con muchos hombres negros en mi vida. Lo había hecho, y en diversas situaciones: Los hombres negros eran compañeros de colegio, amigos, compañeros de trabajo, compañeros bahá’ís, gente que conocí en la calle, padres de banda como mi marido.

Jack escribió varias cosas en respuesta, pero esta destacó:

El comentario de ella sobre no tener miedo a los hombres negros pone todo esto en contexto. Vive en una fantasía utópica políticamente correcta. Como mujer, uno pensaría que la misoginia de los negros estaría al menos en su radar, pero actúa como si solo los blancos fueran groseros o peligrosos. Es un auténtico disparate. Me pregunto en qué vecindarios ha estado realmente. Unos pocos negros al azar en una zona agradable no son representativos de lo que enfrenta la policía. Hay una violencia negra desenfrenada en Chicago, Baltimore, D.C., Detroit, Oakland, etc. Siempre que hay un gran número de negros en una zona (principalmente jóvenes negros), el índice de criminalidad es alto. Es un hecho.

Cuando dejé de reírme de las palabras «fantasía utópica políticamente correcta» (redactadas en un lenguaje que ni siquiera se dirigía a mí directamente), respondí así:

Has hecho suposiciones disparatadas sobre mí que están tan lejos de la realidad, que he tenido que reírme. Para que quede claro, la razón por la que nunca he tenido miedo de un hombre negro, ya fuera caminando por el Tenderloin o por Oakland o por Boston o por Manhattan o por mi propio barrio es, de nuevo, porque ninguno de ellos actuó hacia mí de forma que me pareciera amenazante. Y cuando les miré a la cara y leí sus ojos, no vi ni el más mínimo indicio de amenaza. Un par de ellos coquetearon conmigo. Algunos eran divertidos, amables e interesantes. Al menos uno era un vagabundo. Tres de mis queridos amigos y compañeros bahá’ís son hombres negros. Uno es abogado, otro fue policía y otro toca el saxo. Mis tres amigos son hombres grandes e imponentes. Pero no dan miedo si te tomas un momento para mirar a los ojos más allá de tus prejuicios.

Los únicos hombres a los que he tenido motivos para temer eran blancos. Eso no es una utopía, pero es mi experiencia personal. Siento que no coincida con tu visión distópica del mundo o de la gente que no comparte tu color de piel.

El color de la piel no determina la criminalidad. El entorno lo hace. Cuando la gente vive en la pobreza y la desesperación, con pocas o ninguna oportunidad de educación, o trabajo, o incluso comida decente, algunos llegarán a creer que luchar por los recursos o el territorio es la única manera de sobrevivir. Una cosa que ayuda a romper este ciclo es la educación, concretamente en escuelas bien integradas con buenos profesores y amplios recursos.

No vivo en una «fantasía utópica políticamente correcta». Vivo en San José, California, no muy lejos del centro de la ciudad. En nuestro barrio hay una mezcla de familias negras, hispanas, vietnamitas, caucásicas y mestizas. Nos mudamos aquí desde, lo que la policía estatal denomina, un enclave rural blanco que afirma no tener problemas raciales.

San José tiene escuelas que son bastante acaudaladas y cuyos hijos tienen todas las ventajas. También tiene escuelas que son pobres y que dependen en gran medida del voluntariado para los programas que la escuela no puede pagar. Mi hija eligió ir a uno de estos colegios más pobres por su excelente programa de bandas. Más del 70% del alumnado (en su mayoría de familias de color) estaba acogido a programas de comidas subvencionadas. Mi hija estaba en la minoría; podíamos permitirnos poner dinero en su cuenta de almuerzo. En su último año, un hombre que vivía en la misma calle del instituto dejó una bomba de tubo en el aparcamiento de los estudiantes, lo que obligó a cerrar la escuela durante horas. No era negro.

Este es nuestro barrio.

Hace unos años, a tres cuadras de nuestra casa, un hombre mató a su esposa de un disparo; no era negro. A una cuadra de nuestra casa hay un 7-11 donde mi hija va a comprar bocadillos. Un hombre recibió un disparo justo al otro lado de la calle, bajo un árbol en el que cada año aparece un santuario en el aniversario de esta muerte. No sé de qué color era el tirador.

Este es nuestro barrio.

Hombres en furgonetas intentan recoger a las niñas del colegio, lo que hace que oleadas de patrullas de policía recorran nuestras calles. Estos hombres vienen en una variedad de colores. Hay un campamento multirracial de indigentes justo al final de la calle, que espero que nuestro gobierno local convierta en un bloque de viviendas portátiles (si es que no es eliminado por el NIMBY).

Este es nuestro barrio.

Hace años, había pandillas en la zona; los niños todavía no pueden ir de rojo o azul a las escuelas del barrio porque el rojo y el azul eran los colores de las pandillas, no el negro. Hoy en día, las pandillas roban convertidores catalíticos de los Prius, mientras que otras personas se ganan la vida robando paquetes de las puertas y vendiendo la mercancía en eBay. Acabo de ver el vídeo de NextDoor de un vecino sobre una mujer robando en su porche. Era blanca.

Estas cosas no ocurren en mi barrio por el color de la piel. Ocurren por la pobreza. Las pandillas existen porque las personas marginadas sienten la necesidad de tener una tribu a la que pertenecer. La hostilidad entre tribus existe por los prejuicios que filtran lo que vemos cuando nos miramos. Yo pertenezco a varias tribus, pero son tribus que entienden que no tienen que definirse por quiénes son sus adversarios. Cuanto más se extienda este entendimiento, más cerca estaremos de superar el tipo de sesgo que prejuzga a alguien basándose en algo tan superficial como el color de su piel.

Por ahora, Jack, tendremos que seguir evolucionando.

También podría interesarte

¿Cuál es nuestro papel individual en la creación de la paz?
Justicia

¿Cuál es nuestro papel individual en la creación de la paz?

Cómo abordar el racismo: Conversaciones entre policías y ciudadanos en Eliot, Maine
Justicia

Cómo abordar el racismo: Conversaciones entre policías y ciudadanos en Eliot, Maine

Injusticia y tiranía: ¿por qué es tan difícil lograr la unidad?
Justicia

Injusticia y tiranía: ¿por qué es tan difícil lograr la unidad?


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá'ís de tu área
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.