Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá‘í. El sitio web oficial de la Fe Bahá‘í es Bahai.org. El sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.
¿Quiero ser bahá'í?
Espiritualidad

¿Quieres ayunar con los bahá’ís? He aquí cómo hacerlo

David Langness | Mar 2, 2022

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
David Langness | Mar 2, 2022

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

Hoy comienza el ayuno bahá’í. Cuando llega esta época del año los amigos suelen preguntarme «Si quisiera probar el ayuno bahá’í, ¿podría hacerlo?». «Por supuesto», les digo siempre. «De hecho, podría gustarte mucho».

El ayuno bahá’í es sencillo, pero no necesariamente fácil. Una vez al año, durante 19 días, los bahá’ís de todo el mundo se abstienen de comer y beber durante las horas de luz.

RELACIONADO: Los beneficios físicos del ayuno intermitente

Pero más que enfrentarse al obstáculo físico de soportar el hambre y la sed durante días sucesivos, el Ayuno pide a todos los que participan que se enfrenten a algo más profundo y mucho más desafiante espiritualmente: nuestro apego al mundo material.

Abdu’l-Bahá escribió:

… porque este ayuno físico es símbolo del ayuno espiritual. Este ayuno conduce a limpiar el alma de todos los deseos egoístas, a adquirir atributos espirituales, a ser atraído por las brisas del Todomisericordioso y a encenderse con el fuego del amor divino.

Las enseñanzas bahá’ís dicen que el ayuno bahá’í simboliza el desapego del mundo físico, desarrolla la empatía por los pobres y hambrientos y fomenta el crecimiento del alma.

Todas las crecientes pruebas científicas sobre los beneficios para la salud del ayuno intermitente ayudan a explicar por qué los grupos de personas que ayunan regularmente -budistas, mormones, bahá’ís- tienden a vivir más tiempo y con mejor salud. Pero las enseñanzas bahá’ís enfatizan los beneficios espirituales del ayuno, por lo que los bahá’ís no ayunan solo por razones dietéticas o de salud.

De hecho, el ayuno bahá’í existe principalmente por los beneficios que el ayuno confiere al espíritu humano. El ayuno, entonces, se convierte en un período de recuperación espiritual, para refrescar y revigorizar el alma. Bahá’u’lláh dijo:

…al igual que el sol y la luna constituyen las lumbreras más brillantes y prominentes de los cielos, de modo semejante, en el cielo de la religión de Dios han sido decretados dos astros radiantes: el ayuno y la oración.

Así que si quieres ayunar junto con los bahá’ís este año, simplemente abstente de comer y beber durante las horas de luz del 2 al 20 de marzo.

Aproveche el tiempo extra que normalmente utiliza para preparar y comer sus comidas diurnas para nutrir y refrescar su espíritu, con meditación y oración. Deja que tu hambre te obligue a considerar la situación de los que no tienen comida. Reflexiona sobre las realidades espirituales y mira dentro de tu propia alma. Despréndete temporalmente de las necesidades de este mundo temporal y considera lo que necesitarás en el mundo eterno que todos heredaremos y habitaremos algún día.

Utiliza tu tiempo de ayuno para pensar en todo el año y pregúntate: ¿qué puedo hacer en este año que viene para mejorar mi vida y la de los demás? ¿Cómo puedo servir a la humanidad? Como sugirió Abdu’l-Bahá en esta oración, deja que tu espíritu «se asocie con las Fragancias de la Santidad».

¡Gloria sea a Ti, oh Señor mi Dios! Estos son los días en que Tú has ordenado a todos los hombres observar el ayuno, para que por él purifiquen sus almas y se libren de todo apego a otro que no seas Tú y ascienda de sus corazones lo que es digno de la corte de tu majestad y propio de la sede de la revelación de tu unicidad.

El ayuno, además, conduce inevitablemente a la meditación. Sin la atención que normalmente prestamos al mantenimiento de nuestro cuerpo, nuestros pensamientos se dirigen naturalmente a nuestra realidad espiritual interior. Abdu’l-Bahá, en una charla pública que dio en París en 1911, animó a meditar a todos los que buscan una comprensión de la dimensión mística de la vida:


La meditación es la llave que abre las puertas de los misterios. En ese estado, el ser humano se abstrae; en esa actitud se aísla de todos los objetos que le rodean; en este estado subjetivo se sumerge en el océano de la vida espiritual, y puede descubrir los secretos de las cosas en sí mismas. Para ilustrar esto, pensad en un individuo dotado con dos clases de vista: cuando usa el poder de la visión interior, el poder de la visión exterior no ve. Esta facultad de la meditación libera al ser humano de la naturaleza animal, le hace discernir la realidad de las cosas y le pone en contacto con Dios.

RELACIONADO: Cómo estoy encontrando maneras de ayunar conscientemente

Para los bahá’ís, el mero hecho de no comer ni beber durante las horas de luz, el mero acto físico de abnegación, no constituye realmente un verdadero ayuno. En cambio, como sugieren las enseñanzas bahá’ís, la meditación y la oración son parte integrante del ayuno y le confieren un carácter completo. Estos aspectos contemplativos del ayuno tienen un objetivo singular: alcanzar los momentos trascendentes que nuestras almas anhelan, y encontrar el alimento espiritual que necesitamos.

Este tipo de meditación durante el ayuno te permite hablar con tu propio espíritu. Cuando se reza y medita durante las primeras horas después del amanecer, o durante el tiempo normal reservado para el almuerzo, se tiene la oportunidad de alcanzar un estado espiritual libre de las constantes exigencias físicas de la vida. El autor bohemio Franz Kafka escribió una hermosa descripción de este estado espiritual:

No necesitas salir de tu habitación.  Quédate sentado en tu mesa y escucha. Ni siquiera escuches, simplemente espera. Ni siquiera esperes, quédate quieto y solitario. El mundo se ofrecerá libremente a ti para ser desenmascarado, no tiene elección, se revolcará en éxtasis a tus pies.

Puede que descubras, mientras ayunas y meditas, que alcanzas una felicidad pacífica y serena, una calma espiritual lúcida.

También podría interesarte

¿Los humanos tienen poderes?
Espiritualidad

¿Los humanos tienen poderes?

Cómo limpiar el espejo de tu corazón
Espiritualidad

Cómo limpiar el espejo de tu corazón

El principio universal de crecimiento gradual
Espiritualidad

El principio universal de crecimiento gradual


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá'ís de tu área
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.