Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Cultura

Redefiniendo lo que significa ser productivo

Makeena Rivers | Jul 14, 2020

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Makeena Rivers | Jul 14, 2020

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Cómo defines la productividad? ¿Como un día ocupado en el trabajo lleno de llamadas telefónicas, videollamadas y reuniones, o quizás un largo y duro día de trabajo físico?

Todos hemos heredado alguna definición de lo que significa ser productivo. En un país como los Estados Unidos, a menudo aprendemos que la productividad se relaciona con lo que hacemos para ganar dinero. Si eres un artista de oficio, la definición popular de productividad norteamericana exige que pintes cuadros lo suficientemente rápido para poder obtener beneficios. Si eres un hombre de negocios, la productividad depende de tu habilidad para cerrar nuevos tratos, presentar documentos y hacer dinero.

Pero si trabajas en un negocio y también disfrutas del arte los fines de semana, tus dibujos, cerámica,o lo que sea que decidas hacer, no se cuentan tradicionalmente como «productividad». En cambio, la gente considera esas actividades como hobbies, y los hobbies valen menos que el trabajo.

Esta definición estrecha de productividad hace que sea un reto llevar una vida equilibrada y saludable. Podemos caer en la trampa poco saludable de juzgarnos a nosotros mismos por dedicar tiempo a la meditación, la limpieza, el descanso o las artes y la música que no están relacionadas con nuestra profesión. Incluso podemos sentirnos culpables por pasar «demasiado» tiempo construyendo lazos con nuestros vecinos y amigos.

Los escritos bahá’ís nos animan a llevar vidas que nos eleven y traigan alegría a los que nos rodean – vidas equilibradas entre nuestras necesidades prácticas y espirituales. Abdu’l-Bahá, el hijo de Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la fe bahá’í, escribió que debemos día a día aumentar la pureza de nuestro corazón, la alegría de nuestra alma, la luz de nuestra perspicacia y nuestra búsqueda de por la verdad.

En otro pasaje, él nos aconseja a compartir nuestro tiempo con Dios, nos anima a pasar la mitad del día en busca de sustento, garantizando nuestra vida material y nuestra apariencia digna y a que dediquemos la otra mitad a la adquisición de virtudes morales y al servicio en el umbral de Dios.

Para hacer esto correctamente, tenemos que romper con la idea de que no estamos siendo productivos cuando, por ejemplo, pasamos tiempo construyendo una amistad con un vecino. En lugar de considerar el tiempo que pasamos con las personas como una pérdida de tiempo, los escritos bahá’ís defienden el papel de construir y mantener verdaderas amistades para cambiar los corazones y unir a los diversos pueblos. Abdu’l-Bahá escribió que «Ahora es el tiempo para que los amantes de Dios enarbolen los estandartes de la unidad, entonen en las asambleas del mundo los versículos de amistad y amor, y demuestren a todos que la gracia de Dios es una sola«.

Debemos, añadió Abdu’l-Bahá, «expresar confraternidad y amor, consideración, generosidad y bondad a todas las comunidades de la tierra«. Hacer eso lleva tiempo, y no debe ser visto como algo secundario a nuestras otras responsabilidades. Tenemos que reconocer que nutrir nuestros cuerpos, almas y amistades es importante para nuestro desarrollo personal y el bienestar del mundo que nos rodea.

Podemos experimentar culpa cuando trabajamos de una forma que no necesariamente nos lleva a un beneficio financiero inmediato. Pero considere esto: los escritos bahá’ís también describen el trabajo como adoración – algo que tendemos a asociar con la creación de la paz y la elevación. Bahá’u’lláh dijo que «los mejores de los hombres son aquellos que se ganan el sustento con su profesión y lo gastan en sí mismos y en sus familias por amor a Dios«.

Para encontrar coherencia en nuestro trabajo, es necesario tomarnos un tiempo fuera de él para reflexionar. Eso significa que tenemos que participar en actividades que a menudo son descartadas como «improductivas». Al lograr una perspectiva saludable y un equilibrio holístico entre trabajo y vida, podemos ser más conscientes de cómo nuestro trabajo sirve a los demás y qué virtudes espirituales podemos desarrollar.

También podría interesarte

Cultura

El alma y arte de la artesanía

Cultura

Aprendiendo a través de las preguntas

Cultura

Vías hacia el reconocimiento de nuestra unidad


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.