Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Espiritualidad

Sueños con océanos: ¿qué significan espiritualmente?

Radiance Talley | Ago 13, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Radiance Talley | Ago 13, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Es fascinante cómo algo tan poderoso y potente como el océano puede ser tan relajante para nuestro espíritu. Llevo deseando volver a la playa desde que pasé un par de horas en Daytona la primavera pasada.

Recuerdo claramente aquel viaje. El sol brillaba y la brisa era fresca, mientras metía los dedos de los pies en la cálida arena. Empecé a acercarme al agua hasta que mis tobillos se mojaron con el mar. Después me recosté en mi manta y cerré los ojos, mientras el latido de mi corazón se sincronizaba con el ritmo de las olas.

Esos momentos fueron muy relajantes y refrescantes para mi corazón y mi alma. Así que no me sorprende que los océanos tengan un significado espiritual importante en la fe bahá’í.

El significado espiritual de los océanos

Los océanos son masas de agua increíblemente vastas que parecen no tener límites. Los escritos bahá’ís utilizan a menudo los océanos como metáfora para describir cómo los versos de Dios contienen conocimiento, sabiduría y perspicacia infinitos.

Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la fe bahá’í, escribió:

Sumergíos en el océano de Mis palabras para que descifréis sus secretos y descubráis todas las perlas de sabiduría que yacen ocultas en sus profundidades.

No podemos aprender mucho de una lectura superficial de las escrituras religiosas. Pero cuando nos sumergimos y buceamos en este océano de palabras, descubrimos todo un mundo nuevo de significados y conocimientos espirituales.

Además de significar la sabiduría y los descubrimientos infinitos, los océanos también representan la unidad y la unicidad. Siempre que contemplo las olas del océano, no puedo evitar pensar en una cita de los escritos bahá’ís. En todo el mundo, los bahá’ís trabajan por un futuro en el que «todas las naciones y pueblos del mundo lleguen a ser como una sola alma y un solo espíritu, para que desaparezcan por completo las luchas y las guerras y desaparezcan el rencor y la hostilidad, de modo que todos lleguen a ser como las olas de un solo océano, [y] las gotas de un solo mar…». – [Traducción provisional por Oriana Vento].

Cada uno de nosotros no puede sobrevivir solo como una gota, pero cuando la humanidad se una y se vincule colectivamente, seremos tan fuertes y eternos como el mar.

Un sueño nadando en el océano y su significado

La belleza y la majestuosidad de los océanos pueden aparecer incluso en nuestros sueños. Por ejemplo, a principios del siglo XIX, cuando Bahá’u’lláh era sólo un niño, su padre -el Visir de Irán- tuvo un profundo sueño con su hijo.

En su sueño, Bahá’u’lláh:

…apareció nadando en un océano vasto y sin límites. Su cuerpo refulgía sobre las aguas con brillo que iluminaba el mar. Alrededor de Su cabeza, que se podía ver claramente encima del agua, radiaban, en todas direcciones, Sus largos bucles, negros como el azabache, flotando con gran profusión sobre las olas.

En el sueño, se reunieron a Su alrededor una multitud de peces, cada uno de los cuales se adhirió firmemente a la punta de un pelo. Fascinados por la refulgencia de Su rostro, Le seguían en cualquier dirección que nadaba. A pesar de lo numerosos que eran y lo firmemente que se adherían a Sus cabellos, parecía que ni un solo pelo se había desprendido de Su cabeza ni sufrió daño alguno en Su cuerpo. Libre y sin trabas se movía sobre las aguas y ellos Le seguían.

El Visir se sintió muy conmovido por este sueño de su hijo nadando en las aguas del océano y supo que debía tener un significado y un sentido espiritual. Así que pidió a un famoso vidente -una persona que predice el futuro- que le interpretara el sueño. Este vidente le explicó que este sueño profetizaba la «futura gloria de Bahá’u’lláh».

Declaró:

El océano sin límites que habéis visto en vuestro sueño ¡oh Vazír!, no es sino el mundo del ser. Sólo y sin ayuda, vuestro hijo alcanzará sobre él suprema ascendencia. Dondequiera que Él desee, irá sin que nadie Se lo impida. Nadie resistirá Su progreso. Nadie impedirá Su marcha.

La multitud de peces significa el tumulto que provocará entre los pueblos y razas de la tierra. Se reunirán alrededor Suyo y a Él se aferrarán. Seguro de la constante protección del Todopoderoso, este tumulto nunca causará daño a Su persona, ni tampoco Su soledad en el mar de la vida hará peligrar Su seguridad.

Aquel vidente miró entonces atentamente el rostro de Bahá’u’lláh, ensalzó todos sus rasgos y lo alabó profusamente. Su extrema admiración y temor por Bahá’u’lláh no hizo sino reforzar la esperanza, la confianza y la devoción del Visir por su hijo. Los escritos bahá’ís dicen: «Como Jacob, sólo deseaba asegurar el bienestar de su amado José y rodearlo de amorosa protección».

Los bahá’ís creen que Bahá’u’lláh es el profeta, o Manifestación de Dios, más reciente en fundar una religión mundial y revelar los mensajes de Dios a la humanidad. En 1863, Bahá’u’lláh comenzó a compartir abiertamente los principios revolucionarios de la fe bahá’í, como la unicidad de la religión, la abolición de todas las formas de prejuicio, la igualdad de mujeres y hombres, la investigación independiente de la verdad y el acuerdo de la ciencia y la religión.

Aunque no es frecuente que nuestros sueños sobre océanos tengan significados proféticos, quizá quieras prestar atención la próxima vez que sueñes con nadar en el mar. Recuerda bucear en las profundidades, porque en el océano hay más de lo que parece.

También podría interesarte

Espiritualidad

Cómo dar el primer paso hacia un camino espiritual

Espiritualidad

Los hermosos beneficios del ayuno

Espiritualidad

¿Sueño o realidad? La más grande pregunta metafísica de siempre


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.