Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Religión

Cómo superar 9 obstáculos a la oración

Radiance Talley | Ene 14, 2023

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Radiance Talley | Ene 14, 2023

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

La oración es una de las experiencias más bellas y místicas que podemos tener en este mundo. A través de la oración, conversamos y estamos en comunión con el creador de nuestro universo.

Y, sin embargo, según el Estudio del Panorama Religioso 2014 del Pew Research Center, el 23% de los adultos raramente o nunca oran. Incluso muchas personas que creen en Dios pasan por períodos en los que les resulta difícil orar.

Ruth Moffett, una autora bahá’í que estudió las religiones del mundo y escribió extensamente sobre la dinámica de la oración después de conocer a Shoghi Effendi, el Guardián de la Fe Bahá’í, enumeró nueve obstáculos para la oración. Explicó que si podemos superar estos obstáculos, podemos entrar en la «Presencia de Dios» y experimentar el estado que Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la Fe bahá’í, describió cuando reveló las siguientes palabras de Dios:

Vuelve tu vista hacia ti mismo para que Me encuentres dentro de ti, fuerte, poderoso e independiente de todo.

1. La indiferencia

En su libro «Do’a: La llamada a la oración», Ruth escribió: «El primer obstáculo [para la oración] es la indiferencia hacia las cosas de valor eterno». Esto sería el Reino de Dios y todos los hábitos que conducen a nuestro crecimiento espiritual. Cuando perdemos el interés por la comunión con Dios y nos preocupamos más por las efímeras indulgencias materiales, obstaculizamos nuestra felicidad espiritual en este mundo y en el venidero.

Como escribió Bahá’u’lláh:

Te llamo a lo eterno, mas tú buscas lo que perece. ¿Qué te ha hecho apartarte de Nuestro deseo y seguir el tuyo?

Él nos pidió:

No abandonéis la belleza sempiterna por una belleza que ha de morir, ni pongáis vuestro afecto en este mortal mundo de polvo.

Esta indiferencia debe transformarse en amor: amor a Dios, a todas Sus criaturas y a todo lo que conduce a nuestro progreso espiritual.

Bahá’u’lláh escribió:

Feliz el amante que ha percibido la divina fragancia de su Bienamado en estas palabras, impregnadas del perfume de una gracia que ninguna lengua puede describir.

2. La duda

El segundo obstáculo para la oración es la duda. Ruth explicó: «Es ese estado mental en el que vacilamos y rechazamos voluntariamente la Verdad, o permanecemos en un estado de incredulidad, vacilación o falta de convicción».

Es difícil llegar a una decisión y alcanzar cualquier objetivo en la vida cuando vacilamos y tenemos dudas rondando en nuestra mente. ¿Cuánto más difícil es leer versículos de Dios si no estás seguro de creer en Él y en el poder de la oración? Así pues, este obstáculo para la oración debe superarse mediante la fe.

Los escritos bahá’ís dicen:

Y ahora os doy un mandamiento que será una alianza entre vosotros y yo: que tengáis fe; que vuestra fe sea firme como una roca que ninguna tormenta pueda mover, que nada pueda perturbar, y que perdure a través de todas las cosas hasta el fin… … En la medida en que tengáis fe así serán vuestros poderes y bendiciones. [Traducción provisional de Oriana Vento].

Cuanta más fe tengamos, más resultados presenciaremos de nuestras oraciones.

3. La rebeldía

Merriam-Webster define «rebeldía» como «seguir las propias inclinaciones caprichosas, insensatas o depravadas».

Ruth elaboró, «Es [rebeldía] el alejarse voluntariamente de un curso correcto de conducta. Es una conciencia desobediente, vacilante o vacilante que no llega a ninguna parte. …Con firmeza de propósito y objetivo, uno tiene una base fuerte y estable sobre la que puede construir hasta grandes alturas».

La firmeza nos hace firmes en nuestras creencias y refuerza nuestra determinación de vivir una vida con sentido espiritual. En una oración bahá’í sobre la firmeza que fue revelada por Abdu’l-Bahá, hijo de Bahá’u’lláh e intérprete autorizado de los escritos bahá’ís, dice:

¡Oh Señor, mi Dios! Ayuda a Tus amados a ser firmes en Tu Fe, a caminar por Tus senderos y a ser constantes en Tu Causa. Concédeles Tu gracia para resistir los asaltos del egoísmo y la pasión, y seguir la luz de la guía divina. Tú eres el Poderoso, el Bondadoso, Quien subsiste por Sí mismo, el Donador, el Compasivo, el Todopoderoso, el Todogeneroso.

4. La intranquilidad

Cuando estás inquieto, tu cuerpo, mente o alma están intranquilos. Este sentimiento de agitación hace difícil aquietar tu mente para orar y concentrarte en la palabra de Dios.

Ruth escribió: «Esta Inquietud interior debe cambiarse por la tranquilidad del alma, que nos da aplomo, paz y libertad de todas las influencias perturbadoras hasta que alcanzamos esa ‘Paz que sobrepasa todo entendimiento’, incluso en medio de las calamidades.»

En una charla en París en 1911, Abdu’l-Bahá dijo:

El individuo que vive con sus pensamientos puestos en ese Reino conoce la felicidad perpetua. Los males que toda carne hereda también pasan por él, pero sólo tocan la superficie de su vida; en lo más profundo de su ser está en calma y sereno.

¡Cuando nuestros pensamientos estén ocupados con las amarguras de este mundo, dirijamos nuestra mirada hacia la dulzura de la compasión de Dios, y Él nos concederá calma celestial! ¡Si estamos encarcelados en el mundo material, nuestro espíritu podrá ascender a los Cielos, y seremos verdaderamente libres!

5. La impaciencia

A menudo las personas se impacientan cuando no han recibido lo que desean, olvidando que solo Dios sabe lo que es mejor para ellas. Ruth aconsejó a todos que tuvieran cuidado de que su impaciencia temporal no se convirtiera en irritación y «malhumor por cosas insignificantes».

La paciencia es necesaria para elevar nuestra percepción y comprensión espirituales. Bahá’u’lláh escribió:

Esperad hasta que Dios haya cambiado Su favor hacia vosotros. A Él nada Le pasa inadvertido. Él conoce los secretos tanto de los cielos como de la tierra. Su conocimiento abarca todas las cosas.

… Él, en verdad, aumentará la recompensa de aquellos que soportan con paciencia.

6. El descontento

El descontento es otro obstáculo en el camino de una persona hacia la conciencia superior. Al igual que la impaciencia, el descontento se caracteriza por la insatisfacción con las circunstancias actuales. Para combatir el descontento, necesitamos volvernos más aquiescentes. Bahá’u’lláh escribió:

Todos estos inmaculados corazones y almas sacrificadas, con absoluta resignación han obedecido a la llamada de Su decreto. En lugar de quejarse, dieron gracias a Dios y, en medio de las tinieblas, su aflicción no reveló sino radiante aquiescencia a Su voluntad.

7. La irresolución

Otra cualidad negativa que nos impide orar es la irresolución. Merriam-Webster define «irresoluto» como «inseguro de cómo actuar o proceder».

Ruth añade: «La indecisión denota una falta de convicción intelectual. La irresolución indica debilidad de voluntad». Para superarlo, necesitamos reforzar nuestra decisión. Como le dijo Shoghi Effendi, después de orar y meditar sobre un problema, necesitamos «llegar a una decisión» y «tener determinación para llevar a cabo la decisión”.

8. El egoísmo

«El egoísta es egoísta y está lleno de sí mismo», escribió Ruth. «Es solo volviéndonos gradualmente más y más desprendidos de nosotros mismos que obtenemos esa cualidad que todos los Mensajeros de Dios se han esforzado en enseñarnos: el desprendimiento».

Abdu’l-Bahá escribió:

Que todos se libren de las múltiples identidades que nacen de la pasión y el deseo, y hallen un nuevo modo de vida en la unidad de su amor a Dios.

… Hasta que un ser no ponga los pies en el plano del sacrificio estará privado de todo favor y gracia; y este plano del sacrificio es el dominio de la muerte del yo, para que entonces fulgure el resplandor del Dios viviente.

9. La ignorancia

La ignorancia es uno de los mayores obstáculos para la oración y nuestro progreso espiritual.

«Somos ignorantes de muchas verdades y hechos necesarios, pero permanecer en la ignorancia es el mayor pecado», escribió Ruth. «La ignorancia es la causa de la mayor parte de los demás obstáculos en nuestro camino hacia el progreso espiritual…».

Por eso debemos adquirir conocimiento de Dios. Bahá’u’lláh escribió:

La causa suprema de la creación del mundo y todo lo que en él existe es que el hombre conozca a Dios. En este día, quienquiera que sea guiado por la fragancia de la vestidura de su misericordia a lograr ser admitido en la prístina Morada, la cual es la posición del reconocimiento de la Fuente de los mandamientos divinos y la Aurora de su Revelación, habrá logrado todo bien para siempre.

… Pues el conocimiento humano de Dios no puede desarrollarse total y adecuadamente si no es mediante el cumplimiento de todo lo que Él ha ordenado y está expuesto en Su Libro.

Todos estos nueve obstáculos para orar detienen nuestro desarrollo espiritual y nos impiden recibir la guía, las bendiciones y la inspiración divinas. Afortunadamente, todos sabemos qué virtudes son necesarias para superar estos obstáculos y entrar en el estado más dulce que existe en nuestro mundo.

También podría interesarte

Religión

Espiritualidad de los pueblos indígenas: Papúa Nueva Guinea

Religión

La urgente necesidad de la armonía interreligiosa

Religión

La visión bahá'í del futuro


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.