Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Espiritualidad

Trasladándome a la «sala de espera de Dios»

Mahin Pouryaghma | Jul 21, 2023

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Mahin Pouryaghma | Jul 21, 2023

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Salí de Irán, mi país natal, con una maleta medio llena. Cuando vendí mi casa, 60 años después, tuve que deshacerme de muchas cosas para mudarme a un apartamento. Ahora, en una residencia asistida, ha llegado el momento de deshacerme de todas mis pertenencias.

Consciente y feliz, dejo atrás toda mi acumulación de bienes mundanos de toda la vida, porque esta residencia asistida será mi última morada. Será el último lugar en el que apoyaré la cabeza. Y como dijo una vez un gran amigo con buen sentido del humor, la última morada solo mide dos metros.

RELACIONADO: Cómo morir sin miedo: el Movimiento de Muerte Positiva

Lo que explica por qué tanta gente llama a las residencias asistidas «la sala de espera de Dios».

Así que ahora que estoy en esa sala de espera, la que la mayoría de la gente teme, ¿cómo me siento emocionalmente y qué he aprendido? Me parece que ninguno de nosotros desea realmente morir, sea cual sea la edad o el estado en que nos encontremos.

Pero los bahá’ís saben, como Bahá’u’lláh escribió en Las Palabras Ocultas, que: «He hecho de la muerte una mensajera de alegría para ti. ¿Por qué te afliges? He hecho que la luz resplandezca sobre ti. ¿Por qué te ocultas de ella?”.

Creo en ello y, de hecho, estoy deseando ir donde ese mensajero de alegría pueda darme el mensaje de primera mano.

Por otra parte, estoy descubriendo que una parte de mí –mi ego, tal vez– sí quiere conservar mis pertenencias. Sí, la expectativa de no tener que ocuparme de ellas me hace feliz. Me encanta no tener que hacer más tareas domésticas que causan malestar físico, como fregar los platos, hacer la cama, limpiar el suelo, etc. Pero siento una pequeña pena por no tener mis cosas, no hacer mis cosas y quizás no hacerlas a mi manera y en mi horario.

¿Te has fijado en todos los «mis» de esa frase? En otras palabras, siento un tira y afloja entre mi yo egoico y mi yo espiritual. Me resulta interesante, sobre todo después de mi trayectoria profesional como terapeuta, observar esta lucha en mí como ser humano.

Me parece que cuanto más triunfa mi yo espiritual, más feliz me siento y, lo que es más importante, más veo la mano de nuestro Creador en mi vida. Siento que esta época de la vida, a diario, me obliga a renunciar a mi yo egoico e inclinarme ante la voluntad de Dios. Permítanme ser sincera: es maravilloso no tener la responsabilidad de tomar todas las decisiones por mí misma. ¿Por qué luchar para salirme con la mía, cuando nuestro Creador puede hacerlo por nosotros en menos de un abrir y cerrar de ojos, y el resultado será un millón de veces mejor?

Cuando me trasladé a una residencia asistida, dejé atrás mi última ilusión de poder e independencia. Me mudé a mi casa de una sola habitación para sobrevivir físicamente, por falta de energía para cuidar plenamente de mí misma. Tengo casi 87 años y muchos problemas graves de salud. Pero en este lugar muchos residentes parecen tener algún tipo de demencia, y es difícil relacionarse con ellos, ya que no entiendo lo que dicen, y ellos tampoco. Admito que tengo un cierto resentimiento sobre por qué estoy aquí y por qué estoy acabando así, algo que me ayuda a saber que mi verdadera lucha y desafío son los impulsos de mi propio ego.

RELACIONADO: No temo a la muerte, así que ¡viva! Me mudaré a una residencia asistida

Anoche, por primera vez, caminé por las instalaciones para hacer mi ejercicio diario, o debería decir nocturno. Vi a un montón de residentes en un gran lugar de reunión, medio dormidos con la boca abierta. Los que estaban despiertos tenían la mirada perdida y no respondían a mi saludo. Aquella observación me asustó, porque aunque soy terapeuta desde hace más de 40 años, no dejo de pensar: ¿acabaré como esas personas?

Me doy cuenta de que esas personas con almas hermosas, pero a las que les queda poca capacidad mental han tenido, tal vez, vidas muy brillantes y asombrosas, con notables historias de logros. Aman a sus familias, y fueron amados a su vez por sus amigos y seres queridos, y ahora se ven reducidos a ser «esas» personas para mí. La conciencia de este sentimiento me dejó un sentimiento de vergüenza y la conciencia de mi arrogancia, otra palabra para el gran ego –el sentimiento de que debo ser mejor que esas personas, ya que todavía puedo pensar, hablar, tomar decisiones, e incluso trabajar. Oh, Bahá’u’lláh, te pedí, por favor, perdóname y elimina mi ego. Por favor, ayúdame a no tener tanto miedo de que esas personas sean de algún modo contagiosas. No quiero ser como ellos, así que tengo que recordar que todos son alguien, almas preciosas creadas a imagen y semejanza de Dios. Esta es mi primera gran prueba espiritual aquí, en la sala de espera de Dios, y siento que la estoy fallando miserablemente.

Además, a medida que me acostumbraba a mi nueva morada y a mis nuevos vecinos, me di cuenta de que tenía cierto miedo a la muerte, pero con esto no quiero decir que no quiera morir. Doy la bienvenida a la muerte en cualquier momento, cuando Dios decida que debo abandonar este plano físico. Como bahá’í, sé que la muerte es mensajera de alegría. Mi temor era que, cuando estuviera en el otro mundo, me separara de mis seres queridos que aún están en este mundo físico, del mismo modo que muchas de las personas que están aquí, en la sala de espera de Dios, parecen estar separadas de todos los que les rodean.

RELACIONADO: Cuando llama la muerte, incluso los reyes y las reinas deben obedecer

Pocos días después, decidí que tenía que salir de mi habitación a diario y esforzarme al máximo por entrar en contacto con las personas que me rodean, que ya no son «esas» personas. Son sólo personas, he aprendido, creadas a imagen y semejanza de Dios. A medida que continúo mis paseos, empiezan a resultarme familiares. Hago todo lo posible por conectar con ellos, aunque a veces parece imposible hacerlo con la mayoría de mis nuevos vecinos, debido a la gravedad o al nivel de su demencia. Intento tocarles los brazos, con suavidad y cariño, mirarlos a los ojos, saludarles cordialmente y sentirme bien por ello.

Mi mejor y más querido amigo me dijo una vez que cuanto más amemos, más grande será nuestro corazón. ¡Vaya! Tenía tanta razón, y su acierto constante sigue desinflando mi gran ego. Siguiendo su consejo, me estoy adaptando bien a mi nuevo lugar y situación. Todo el personal de aquí se ha convertido en mis ángeles, haciendo mi estancia en este lugar mucho más fácil con su amor. Estoy tan agradecida a nuestro Creador por esta oportunidad de agrandar mi corazón. A esta edad y en este estado de deterioro de mi ser físico, he llegado a creer que Él me Ama y me ha perdonado, lo que gradualmente me quita cualquier temor a la muerte.

También podría interesarte

Relatos de humildad: 7 lecciones para aprender
Espiritualidad

Relatos de humildad: 7 lecciones para aprender

Crear unidad familiar: Antes de la boda
Espiritualidad

Crear unidad familiar: Antes de la boda

De lo humano a lo celestial
Espiritualidad

De lo humano a lo celestial


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá’is de tu localidad
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Conecta con los Bahá’is de tu localidad
Conecta con los Bahá’is de tu localidad
Ponte en contacto con los Bahá’ís de tu comunidad