Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Espiritualidad

En busca del mayor regalo del Creador

Patricia O'Connor | Dic 4, 2023

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Patricia O'Connor | Dic 4, 2023

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Alguna vez has recibido un regalo y no te has dado cuenta hasta mucho después, o no lo has entendido realmente en ese momento? ¿Se puede tener un tesoro en la mano aunque permanezca oculto a simple vista?

Estos regalos ocultos que nos da la vida pueden ser los más grandes de todos.

Permíteme compartir un sencillo relato para aclarar lo que quiero decir. Érase una vez un pastor en la ladera de una colina que deseaba cambiar el mundo. Sus tierras eran rocosas y estériles. Se pasaba el día pastoreando ovejas. Aunque estaba contento con su vida, su corazón seguía albergando su gran sueño.

RELACIONADO: Cómo encontrar los misterios ocultos en nosotros mismos y en el universo

Un día, mientras paseaba junto a un arroyo, cogió una roca cubierta de tierra. Era muy pesada. Se dijo a sí mismo: «Veo que es una piedra poco común. No sé lo que es, pero la guardaré», y la escondió en una cueva de la ladera.

Un año después, su vecino se acercó y le dijo al pastor que se había descubierto oro en la región. Le mostró una pequeña pepita y le dijo que era valiosa. El pastor se acordó de su piedra. Cuando fue a su cueva y la lavó, vio que relucía amarilla como la pepita. Dijo: «¡Ah, ja! ¡Sabía que era una piedra rara! Me aseguraré de guardarla». Y la devolvió a la cueva.

Pasaron dos años más hasta que llegó su vecino en un descapotable rojo chillón. El pastor exclamó: «¿De dónde has sacado eso?».

Su vecino respondió: «Te lo dije hace dos años, ¡he encontrado oro!».

El pastor se quedó perplejo. «¿Te refieres a esas piedras? ¿Cómo se convirtieron en un coche?» preguntó.

«Vendí el oro», respondió su vecino. «Te dije que la roca tiene valor, un valor increíble».

«Oh», dijo el pastor, «yo también encontré oro. Tengo un poco escondido en la cueva».

«Pero, ¿por qué lo has tenido escondido todo este tiempo?», preguntó el vecino.

«Me di cuenta de que tenía oro como tú, pero no aprecié su importancia, ni cómo podría cambiar mi vida», respondió el pastor. 

Muchos años después, cuando la labor filantrópica del pastor se había hecho mundialmente conocida, dio públicamente las gracias a su vecino, de quien dijo que había sido el mensajero del deseo de su corazón. Sin él, dijo, seguiría en la ladera con todo su precioso oro escondido a simple vista.

La revelación bahá’í es como el oro del pastor, y yo soy como el pastor. Del mismo modo, me doy cuenta de que he recibido un don, e intento comprenderlo. Llevo mis libros de oraciones bahá’ís a todas partes. Pero con toda honestidad, debo preguntarme, ¿aprecio realmente esta revelación en toda su significación, aplicaciones y efectos? De ninguna manera. Me esfuerzo por conseguirlo, pero aún no estoy ni cerca.

Los bahá’ís consideran la revelación como el mayor don que Dios concede a la humanidad. Una nueva revelación religiosa significa que ha amanecido una primavera espiritual, con un nuevo ímpetu de resplandor y alegría. Esas sucesivas primaveras han tenido lugar muchas veces a lo largo de la historia de la humanidad, cuando hemos recibido los grandes regalos de nuevas revelaciones de Krishna, Abraham, Moisés, Cristo, Buda, Muhammad y, más recientemente, de Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la fe bahá’í. Su hijo y sucesor Abdu’l-Bahá, en un discurso que pronunció en Nueva York en 1912, explicó este gran regalo:

¿Apreciáis el día en el que vivís? ¡Este es el siglo de la Bendita Perfección! ¡Este es el ciclo de la luz de su estrella! ¡Este es el día consumado de todos los profetas!

¡Despierta y olerás las rosas! Parece estar diciendo. En otro pasaje Abdu’l-Bahá dijo:

Ha llegado la primavera espiritual. Han aparecido infinitos dones y bendiciones. ¿Qué dádiva es mayor que ésta? Debemos apreciar la generosidad divina y actuar de acuerdo con las enseñanzas de Bahá’u’lláh para que todo bien pueda ser atesorado para nosotros y en ambos mundos lleguemos a ser preciosos y aceptables a Dios, alcancemos las bendiciones eternas, saboreemos la delicadeza del amor de Dios, encontremos la dulzura del conocimiento de Dios, percibamos el don celestial y presenciemos el poder del Espíritu Santo.

Este es mi consejo y esta es mi admonición. [Traducción provisional de Oriana Vento, tomado de Star of the West]

Vaya, parece como si todos hubiéramos encontrado oro, ¿verdad? Tenemos en nuestras manos «todo bien» en «ambos mundos» y «bendiciones eternas». Eso es mucho mejor que un nuevo y reluciente descapotable rojo.

Pero, ¿por qué los objetos relucientes causan una impresión tan poderosa, mientras que las verdades profundas de la revelación bahá’í a menudo permanecen oscuras? Shoghi Effendi, el Guardián de la fe bahá’í, tenía algunas ideas sobre esta cuestión que expresó en una carta escrita en 1931. Escribió:

¡Cuán inmensa es la Revelación de Bahá’u’lláh! ¡Cuán enorme es la magnitud de las bendiciones que Él derrama sobre la humanidad en este día! ¡Y, con todo, qué insatisfactoria y deficiente es nuestra noción de su significación y gloria! Esta generación se halla demasiado cerca de una Revelación tan colosal como para apreciar en toda su medida las infinitas posibilidades de Su Fe, el carácter sin precedente de su Causa y los misteriosos designios de Su Providencia.

Así que nos encontramos demasiado cerca para verlo, como una persona que no puede ver el bosque por los árboles, o como nuestro pastor que no podía ver la enorme veta de oro que corría por debajo de su tierra a pesar de que tenía una pepita de oro en la mano. Nuestra comprensión es limitada porque la revelación es «colosal», demasiado grande para que podamos comprenderla y apreciarla plenamente. Esta revelación tampoco tiene precedentes: no se parece a nada que haya existido antes. No podemos prever sus «infinitas posibilidades» porque están más allá de los límites de nuestra imaginación.

Shoghi Effendi también dijo que la revelación bahá’í es «misteriosa». El diccionario define misterioso como «difícil o imposible de entender, explicar o identificar». Como esa roca de la fábula que se sentía más pesada que las otras rocas, hay algo especial en ella, ¿pero qué exactamente?

RELACIONADO: La sagrada meta del alma

Abdu’l-Bahá habló de los que ven y los que no ven la revelación en el siguiente pasaje. Pero note que él dice en el tercer párrafo que eventualmente el poder de esta revelación será sentido por todos, incluso por aquellos que tratan de esconderse de ella. Dijo:

¡Oh amados luminosos y siervas del Misericordioso! Cuando se había extendido sobre la tierra la sombría noche de la ignorancia, la negligencia hacia el mundo divino y el estar apartado de Dios como por un velo, despuntó una mañana luminosa y una luz naciente encendió el cielo del levante. Entonces apareció el Sol de la Verdad y sobre el Oriente y el Occidente fueron derramados los esplendores del Reino. Aquellos que tenían ojos para ver se regocijaron con las buenas nuevas y exclamaron: «¡Bienaventurados somos, bienaventurados somos!»…

Pero aquellos cuyos ojos no ven, asombrados ante este tumulto, gritaban: «¿Dónde está la luz?», y además: «¡No vemos ninguna luz! ¡No vemos ningún sol naciente! Aquí no hay verdad. Esto es sólo fantasía y nada más». Como murciélagos huyeron hacia la oscuridad subterránea y allí, para su modo de pensar, encontraron cierto grado de seguridad y de paz.

Sin embargo, esto es sólo el comienzo del amanecer, y el calor del ascendente Astro de la Verdad no está aún en la plenitud de su fuerza. Una vez que el sol se haya elevado a su apogeo, sus fuegos arderán de tal modo que conmoverán hasta lo que repta bajo la tierra; y aunque no les es posible contemplar la luz, serán puestos en frenético movimiento por efecto del calor.

Bahá’u’lláh concluyó una oración bahá’í con la paradoja Dios está oculto a la vez que manifiesto:

Haz que Tus eternas melodías me inspiren tranquilidad, oh mi Compañero, y que las riquezas de Tu antiguo semblante me libren de todo salvo de Ti, oh mi Maestro, y que las nuevas de la revelación de Tu incorruptible Esencia me traigan alegría, oh Tú que eres el más manifiesto de lo manifiesto y el más oculto de lo oculto.

En la segunda parte de esta breve serie de artículos exploraremos esta profunda paradoja.

También podría interesarte

Déjà Vu: ¿los sueños predicen el futuro?
Espiritualidad

Déjà Vu: ¿los sueños predicen el futuro?

Entendiendo el Plan de Paz Bahá’í
Espiritualidad

Entendiendo el Plan de Paz Bahá’í

Las lecciones metafóricas de las experiencias negativas
Espiritualidad

Las lecciones metafóricas de las experiencias negativas


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá'ís de tu área
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.