Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Servicio

Mentores: la clave para construir un mundo mejor

Ron Lapitan | Mar 8, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Ron Lapitan | Mar 8, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Aparte del trabajo, me dedico a brindar tutorías a grupos de jóvenes en el programa bahá’í de empoderamiento prejuvenil.

El programa de empoderamiento de prejóvenes, una de las actividades centrales del proceso de construcción de comunidad bahá’í, se centra en empoderar a los «prejóvenes», de entre 12 y 14 años, haciéndoles preguntas como cuál es tipo de mundo en el que desearían vivir, y ayudándoles a crear proyectos de servicio para traducir sus respuestas en realidad.

Los materiales de la conferencia de jóvenes, redactados por el centro mundial bahá’í para los jóvenes, describen el potencial de este grupo de edad para participar en el cambio social:

Una visión adecuada de esta edad es que son jóvenes desinteresados, con «un alto sentido de justicia, un entusiasmo por aprender acerca del universo y un deseo de contribuir a la construcción de un mundo mejor»

Los mentores de los grupos prejuveniles, generalmente jóvenes también, se les llama «animadores», que viene de la palabra «animar»: dar vida.

En este caso, los animadores dan vida a los prejóvenes ayudándoles a descubrir su propia voz y capacidad. Esto es muy diferente al tipo de «enseñanza» que puede tratar a los alumnos como receptáculos vacíos que debemos llenar de conocimientos. Más bien, vemos a los jóvenes como minas ya llenas de tesoros, y nuestro trabajo consiste en escuchar, no en hablar, para descubrir dónde están y sacarlos a la luz. Como escribió Bahá’u’lláh: «Considerad al hombre como una mina, rica en gemas de valor inestimable. Solamente la educación puede hacerle revelar sus tesoros y permitir a la humanidad beneficiarse de éstos».

Los animadores no son profesores, ya que nosotros no tenemos todas las respuestas para las preguntas que formulamos, como por ejemplo: «¿Qué aspecto debería tener el mundo que deseamos construir?». Los aprendizajes no se pueden planificar, sino que hay que descubrirlos conjuntamente, por lo que nosotros nos posicionamos como estudiantes y nuestros prejóvenes como profesores.

El primero de mis grupos de prejóvenes, los Jóvenes Artistas Pensadores, rebosa de creatividad. Cuando empezamos, una de nuestras chicas nos pregunta si puede enseñarnos un cuadro que ha pintado durante la semana. Mientras realizamos una actividad, los prejóvenes escriben algunas frases utilizando palabras de un banco de palabras, otra de nuestras chicas escribe voluntariamente todo un ensayo para contarnos las formas en que la natación, su pasión extraescolar, puede funcionar como una forma de arte. Su sueño: ser médico para ayudar a otras personas que sufren la misma enfermedad de piel que ella.

Al finalizar, otra de nuestras chicas nos hace descargar «Among Us» en nuestros teléfonos para enseñarnos a jugar. Nos reímos y bromeamos mientras nos acusamos mutuamente de ser los impostores.

Lo que aprendo de mis prejóvenes, lo plasmo en cómics, como un webcomic que acabo de empezar, «Ron’s Baha’i Comics».

Los bahá’ís que publican libros u otros medios de comunicación sobre la fe someten primero su trabajo a revisión, que comprueba que todo lo que se transmite sobre la fe es exacto, y que se presenta de forma digna. La oficina de revisión responde a mi presentación con un correo electrónico en el que se señala que es el primer webcomic que llega a sus manos, y se pide que se aclare si va a aparecer principalmente en una publicación en las redes sociales (en cuyo caso requiere una revisión menos formal) o si debe tratarse como un libro electrónico (en cuyo caso requiere el mismo nivel de revisión que un libro impreso).

Explico que las plataformas de webcómics son como YouTube; la forma en que la mayoría de los artistas jóvenes publicamos nuestro trabajo hoy en día para las audiencias incorporadas, y la forma en que la mayoría de nosotros leemos cómics ahora en lugar de comprar revistas o volúmenes impresos.

Lo bueno del mundo bahá’í, una cultura tan joven que estamos construyendo al mismo tiempo que vivimos en ella: hay muchos espacios donde todavía puedes ser el primero en algo.

Entonces, como en ese proceso en el que cada participante es también un maestro, acabas enseñando a las instituciones algo sobre cómo está cambiando el mundo; y co-creando juntos los procesos de nuestra nueva realidad emergente.

Volviendo al tema de los grupos prejuveniles, otro día hicimos un recorrido por el barrio de mi segundo grupo juvenil, las Estrellas Juveniles, para entregar en sus casas el siguiente libro de nuestro plan de estudios que estamos leyendo; para decirles a las familias que nuestro equipo de barrio tiene ahora un tutor para cualquier joven que quiera ayuda con las tareas; y que también hemos organizado lecturas de cuentos fuera de la biblioteca local para ayudar a los niños a hacer frente al aislamiento inducido por la pandemia. La fuerte lluvia añade algo de ambiente a esa búsqueda principal. Los niños me gritan desde las ventanas de los apartamentos mientras corro a través de los charcos hasta su puerta.

Una de las madres me describe cómo le pidió a la profesora que ayudara a su hija con una asignatura en la que estaba sacando C, y la profesora le dijo: «Yo solo doy la clase, pero no le ayudaré fuera de ella. Que se busque a otra persona para que le ayude». Ellos interpretan esto como un racismo no examinado por parte del profesor blanco. Es un barrio de inmigrantes morenos en su mayoría indocumentados, y tengo que darles la razón. Así que se alegra de que nuestro equipo tenga un tutor, con el que la pondré en contacto.

Otra de nuestras chicas nos dice que su cumpleaños fue ayer y nos lo perdimos. Ahora tiene 14 años. Esto es lo que más me preocupó cuando nuestro grupo pasó a la interacción virtual: perder el contacto con nuestros prejóvenes. Cuando se acabe el distanciamiento social, lo que más me apetece es volver a estar presente físicamente. Su prima pequeña pregunta si alguien puede recogerla para nuestro día de lectura de cuentos, que también organizo con el equipo. Para los bahá’ís, el cambio social no se produce a distancia, sino de cerca. Nuestras actividades nos llevan a los barrios fuera de nuestra propia experiencia. En lugar de llevar a cabo un proyecto a corto plazo para «ayudar» a la comunidad, nuestras actividades nos convierten en una parte a largo plazo del tejido de la comunidad; y nos hacemos conscientes tanto de las injusticias ocultas que experimentan como de nuestros propios privilegios ocultos. Para convertirnos en aliados eficaces, para co-descubrir lo que significa la justicia para las comunidades, debemos volver a posicionarnos como alumnos de nuestros participantes. Como Paulo Freire, en su libro «Pedagogía del Oprimido», describe un proceso educativo diseñado para la liberación «… debe forjarse con, y no para, los oprimidos (sean individuos o pueblos) en la incesante lucha por recuperar su humanidad».

También podría interesarte

Servicio

Cómo el servicio comunitario ha creado amistades duraderas

Servicio

¿Cómo veo mi papel en el cambio del mundo?

Servicio

La gran abundancia espiritual del servicio a la humanidad


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.