Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Historia

Un día en Akka con Abdu’l-Bahá

Kenneth E. Bowers | Dic 5, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Kenneth E. Bowers | Dic 5, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Un año después del regreso de Abdu’l-Bahá a Tierra Santa, el mundo se vio envuelto en una crisis sin precedentes.

Al no prestar atención a sus repetidas advertencias acerca de los graves peligros que se cernían sobre el horizonte internacional, y al negarse a elevarse a los principios que él había exhortado incesantemente a practicar en sus relaciones mutuas, las naciones de la tierra, encabezadas por las potencias de Europa y América, cayeron unas sobre otras en una lucha como no se había presenciado ni soñado hasta entonces.

La carpa de Abdu’l-Bahá en Akka

La Primera Guerra Mundial y sus consecuencias inmediatas, un período de horrible tragedia, afectaron a naciones y territorios de todo el mundo. Oriente Medio no fue una excepción: Abdu’l-Bahá quedó prácticamente aislado del mundo exterior.

La carnicería creada por la guerra causó una intensa angustia en Abdu’l-Bahá. Los observadores recuerdan que estaba agonizando ante la matanza que se extendía por toda la Tierra, diezmando poblaciones enteras mediante la combinación de la guerra, la enfermedad y el hambre, todo ello debido a que la humanidad no apreciaba los mismos principios por los que él había sufrido durante toda una vida.

Hacia el final de la guerra, los bahá’ís de Europa se dieron cuenta de que Abdu’l-Bahá estaba en gran peligro. Las autoridades turcas habían sido incitadas contra Abdu’l-Bahá por algunos de sus antiguos adversarios. La situación era tan grave que se le había amenazado abiertamente con la crucifixión. Esta noticia se transmitió al Ministerio de Asuntos Exteriores británico, que a su vez dio instrucciones al General Allenby, que en ese momento estaba en Jerusalén al mando de las fuerzas británicas, para que ofreciera a Abdu’l-Bahá toda la protección y consideraciones necesarias.

Pronto las fuerzas británicas tomaron Haifa, e inmediatamente Allenby envió un cablegrama a Londres que decía: «‘Han tomado hoy Palestina. Notifique al mundo que Abdu’l-Bahá está a salvo'». – General Edmund Allenby, citado en The Chosen Highway de Lady Blomfield.

La vida volvió a la normalidad poco después. Las comunicaciones se restablecieron, y un flujo de visitantes se dirigió a Haifa una vez más.

La vida de Abdu’l-Bahá estuvo llena de grandes eventos, pero en esta coyuntura vale la pena mirar los eventos más pequeños de su rutina diaria, que también demuestran su profunda actitud de servicio amoroso a todos. Myron Phelps, un prominente abogado de Nueva York que no era miembro de la fe bahá’í, visitó Haifa durante un mes y registró una escena típica en su libro, El Maestro en Akka:

Imagina que estamos en la antigua casa de la aún más antigua ciudad de Akka, que fue durante un mes mi hogar. La habitación en la que nos encontramos da a la pared opuesta de una estrecha calle pavimentada, que un hombre activo podría pasar con un solo salto. Por encima está el brillante sol de Palestina; a la derecha se vislumbra el viejo muro del mar y el azul del Mediterráneo. Mientras estamos sentados, oímos un sonido singular que se eleva desde el pavimento, treinta pies más abajo, débil al principio, pero que va en aumento. Es como un murmullo de voces humanas. Abrimos la ventana y miramos hacia abajo. Vemos una multitud de seres humanos con ropas remendadas y andrajosas. Bajamos a la calle y vemos quiénes son.

Es una reunión digna de mención. Muchos de estos hombres son ciegos; muchos más están pálidos, demacrados o envejecidos… La mayoría de las mujeres están firmemente veladas, pero hay suficientes descubiertas para hacernos creer que, si se levantaran los velos, se vería más dolor y miseria. Algunas de ellas llevan bebés con rostros pálidos y cetrinos. Hay quizás un centenar en esta reunión, y además, muchos niños. Son de todas las razas quienes se encuentran en estas calles: sirios, árabes, etíopes y muchos otros.

Esta gente se encuentra arrinconada contra las paredes o sentada en el suelo, aparentemente en actitud de espera; ¿qué esperan? Esperemos con ellos.

No tenemos que aguardar mucho tiempo. Se abre una puerta y sale un hombre. Es de mediana estatura, de complexión fuerte. Lleva una túnica de color claro. Lleva en la cabeza un fez claro con un paño blanco enrollado. Tiene unos sesenta años. Su larga cabellera gris descansa sobre sus hombros. Su frente es ancha, llena y alta, su nariz ligeramente aguileña, sus bigotes y su barba, esta última abundante aunque no pesada, casi blancos. Sus ojos son grises y azules, grandes, suaves y penetrantes. Su porte es sencillo, pero hay gracia, dignidad e incluso majestuosidad en sus movimientos. Atraviesa la multitud y, a medida que avanza, pronuncia palabras de saludo. No las entendemos, pero vemos la benignidad y la amabilidad de su rostro. Se coloca en un ángulo estrecho de la calle y hace un gesto a la gente para que se acerque a él. Se agolpan con demasiada insistencia. Los empuja suavemente hacia atrás y los deja pasar uno a uno. A medida que se acercan, les tiende la mano. En cada palma abierta coloca unas pequeñas monedas. Los conoce a todos. Los acaricia con sus manos en la cara, en los hombros, en la cabeza. A algunos los detiene y los interroga. A un negro anciano que se acerca cojeando, lo saluda con alguna pregunta amable; la cara ancha del anciano se convierte en una sonrisa soleada, sus dientes blancos brillan contra su piel de ébano mientras responde. Detiene a una mujer con un bebé y le acaricia con cariño. Al pasar, algunos le besan la mano. A todos les dice: «Marhaba, marhaba», «¡Bien hecho, bien hecho!»

Y todos pasan junto a él. Los niños se han agolpado a su alrededor con las manos extendidas, pero a ellos no les ha dado. Sin embargo, al final, cuando se da la vuelta para irse, lanza un puñado de monedas de cobre por encima de su hombro, por las que se pelean. . .

Esta escena se puede ver casi cualquier día del año en las calles de Akka. Hay otras escenas como esta, que se producen solo al principio de la temporada de invierno. Con el frío que se avecina, los pobres sufrirán, ya que, como en todas las ciudades, van escasamente vestidos. Algún día en esta estación, si se os avisa del lugar y la hora, podréis ver a los pobres de Akka reunidos en una de las tiendas donde se vende ropa, recibiendo capas del Maestro. A muchos, especialmente a los más enfermos o lisiados, él mismo les coloca la prenda, la ajusta con sus propias manos y la acaricia con aprobación, como si dijera: «¡Ahí! Ahora te irá bien». En Akka hay quinientos o seiscientos pobres, a todos los cuales les da una prenda de abrigo cada año. – Myron H. Phelps, The Master in Akka.

También podría interesarte

Historia

El nacimiento del Báb y de una nueva realidad espiritual

Historia

Sir Isaac Newton y Bahá'u'lláh: armonía de la ciencia y la religión

Historia

La historia de Reinee Pasarow: ¿Dónde puedo hacer realidad mi sueño de justicia?


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.