Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Espiritualidad

Una guía espiritual para el mundo de los sueños

Radiance Talley | Sep 13, 2020

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Radiance Talley | Sep 13, 2020

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Pasamos casi un tercio de nuestras vidas durmiendo; físicamente, no podemos funcionar sin él. Pero a menudo me he preguntado si también hay una razón espiritual por la que necesitamos dormir… y soñar.

¿Coincide nuestra necesidad de dormir con el deseo de entrar en un mundo donde el espíritu pueda moverse libremente sin las limitaciones del cuerpo físico? Los sueños son uno de los fenómenos más fascinantes que experimentamos en nuestras vidas,y los escritos bahá’ís tienen una respuesta para cada pregunta que he tenido sobre este tema.

¿Qué son los sueños y por qué los tenemos?

Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la fe bahá’í, escribió que «Dios abarca otros mundos además de éste, y  otras criaturas aparte de éstas«. Explicó que el mundo en el que vivimos mientras estamos despiertos es completamente diferente y separado del mundo de los sueños, que está dentro de nosotros y no tiene «ni principio ni fin«.

Bahá’u’lláh escribió que cuando nuestros espíritus trascienden «las limitaciones del sueño» y se separan de «todo apego terrenal«, Dios nos permite viajar a través de «un reino que yace oculto en la realidad más profunda de este mundo». En este reino de los sueños, es posible que haya mensajes para meditar y secretos para descubrir.

¿Qué le sucede a nuestras almas cuando soñamos?

Es fascinante pensar cómo sería viajar sin medios físicos. Cuando estamos despiertos, hay un límite a la velocidad a la que podemos viajar en el transporte público, pero, según los escritos bahá’ís, podemos viajar por todo el planeta «en el sueño, en un abrir y cerrar de ojos«. A principios de 1900, Abdu’l-Bahá, el hijo de Bahá’u’lláh y su designado sucesor e intérprete de los escritos bahá’ís, llamó a esto «viaje espiritual«.

Abdu’l-Bahá explicó, «Al   dormir   el   cuerpo   permanece   como   si   estuviera   muerto;  no  ve,  no  oye,  no  siente,  no  tiene  conciencia  ni  percepción.  Las  facultades  del  hombre  se  vuelven  inactivas;  pero  el  espíritu  vive  y  subsiste.  Es  más,  sus  capacidades  se  vuelven  más  penetrantes,  vuela  más  alto,  su  inteligencia es mayor».

Parece que nuestros poderes y habilidades espirituales son ilimitados cuando soñamos.  Para ayudarnos a entender esta libertad que tenemos cuando nuestros cuerpos físicos no están a cargo, Abdu’l-Bahá usó la analogía de un pájaro en una jaula: «Nuestro  cuerpo  es  como  la  jaula,  y  el  espíritu  es  como  el  pájaro. Vemos que sin la jaula, el pájaro vuela en el mundo del  sueño;  por  tanto,  si  la  jaula  se  destruye,  el  pájaro  permanecerá  y  subsistirá;  su  sensibilidad  se  hará  aún  más  intensa,  su  percepción  será  mayor  y  su  felicidad  aumentará«.

¿Los sueños predicen el futuro?

Abdu’l-Bahá explicó además los poderes y libertades que tienen nuestros espíritus en el mundo de los sueños. Él dijo, «en el estado de sueño, se consigue ver sin necesidad de ojos, oír sin oídos, hablar sin lengua, y correr  sin  pies«.

Así que, ¿cuánta importancia debemos dar a los acontecimientos que tienen lugar en nuestros sueños? Si nuestras percepciones e inteligencia son mayores en este estado, ¿pueden nuestros sueños proporcionarnos una visión digna del futuro?

Cuando se le preguntó sobre la inmortalidad del espíritu, Abdul-Bahá se refirió a los sueños. Él dijo:

“Cuán  a  menudo  sucede  que  una  persona  estando  dormida  tiene  un  sueño  cuyo  significado  se  hace  evidente  dos  años  más  tarde  en  circunstancias  idénticas.  De  igual  modo,  cuántas  veces  sucede  que  un  problema  irresoluble  en  el  estado  de  vigilia, se ve resuelto en el mundo de los sueños. En el estado  de  vigilia  el  ojo  alcanza  a  ver  a  escasa  distancia;  pero  en  sueños  quien  se  halla  en  el  Oriente  ve  el  Occidente.  Cuando se está despierto, tan sólo se ve el presente; cuan-do se está dormido, se ve el futuro”.

Sé que he tenido sueños que predecían el temor por la salud de mi padre, y otros sueños que predecían el nacimiento de algunos de mis sobrinos. Los sueños pueden servir como advertencias, recordatorios o visiones emocionantes del futuro. ¿Pero cómo podemos saber qué sueños se harán realidad y cuáles no? Sé que a veces parece que muchos de mis sueños pueden tener mucho mérito, y otras veces, parece que todo lo que sueño son puras tonterías. Entonces, ¿es algo que estamos haciendo mal? ¿Tenemos control sobre la exactitud de nuestros sueños?

¿Todos los sueños se hacen realidad?

Los escritos bahá’ís nos dicen que no hay duda de que «la verdad se imparte a menudo a través de los sueños» pero al mismo tiempo, los sueños y las visiones siempre están «influenciados, en menor o mayor medida, por la mente del que sueña, y debemos cuidarnos de no dar les demasiada importancia«.

En una carta escrita en 1925 en nombre de Shoghi Effendi, el Guardián de la fe Bahá’í, él escribió, «Cuanto más puros y libres de prejuicios y deseos se vuelvan nuestro corazón y nuestra mente, más probable es que nuestros sueños comuniquen verdades confiables; pero si  tenemos prejuicios arraigados, simpatías y aversiones personales, rencores o malas intenciones, estos deformarán y falsearán cualquier impresión inspirada que nos llegue«.

Así que nos aconsejó que nos esforcemos por «ser puros de corazón» y desprendernos de todo lo que no es bueno y piadoso. Entonces, escribió, «Entonces nuestros sueños, así como nuestros pensamientos conscientes, llegarán a  ser puros y verdaderos«.

¿Qué causa los malos sueños?

Solo porque algunos sueños no se hagan realidad, no significa que no puedan ser coherentes, relajantes o excitantes. Sin embargo, a veces tenemos delirios o pesadillas – pesadillas que son incómodas, aterradoras o estresantes. Después de hablar con Abdu’l-Bahá sobre los sueños, la Sra. May Maxwell, una de las primeras bahá’ís americanas, dijo que su conversación con él la llevó a entender que estos sueños son el resultado de «varias influencias como la fatiga, el miedo, etc.«. Estos confusos sueños se crean cuando nuestros cuerpos influyen en nuestras almas en vez de que nuestras almas influyan en nuestros cuerpos.

Abdu’l-Bahá dijo que tenemos tres tipos de sueños, y el sueño confuso es el único tipo de sueño que no tiene verdad o significado. Por ejemplo, Abdu’l-Bahá dijo, «durante el día un hombre se ve envuelto en una disputa y un altercado. Más tarde, en el mundo del sueño, estas mismas circunstancias se le presentan. Este es un sueño confuso. No tiene interpretación y no contiene descubrimientos. Antes de que la persona soñara, se veía abrumada por los delirios. Está claro que este tipo de sueño no tiene interpretación y es confuso«. [Traducción provisional]

¿Qué significa cuando sueñas con alguien que ha fallecido?

Como bahá’í, me da tanto consuelo y tranquilidad saber que, como explicó Abdu’l-Bahá, aunque «Quienes han ascendido poseen diferentes atributos de los que poseen quienes se hallan en la tierra; sin embargo, no hay separación real«. Ya que el tiempo es una ilusión mientras estamos en este reino terrenal, lo que conocemos como tiempo no existe en el más allá. Además, la oración ayuda a nuestros espíritus a trascender las limitaciones físicas que tenemos y a conectar con nuestros ángeles y antepasados mientras aún estamos aquí.

Abdu’l-Bahá dijo, «En la oración hay una estación entremezclada, una fusión de condiciones. Rezad por ellos ¡tal y como ellos rezan por vosotros! Si atravesáis apuros y estáis en actitud receptiva, ellos son capaces, sin que os percatéis, de haceros sugerencias. Algunas veces esto es lo que ocurre en sueños«. Así que si oramos antes de ir a la cama y somos receptivos a la sabiduría de los que nos han precedido, podemos encontrarnos con ellos y recibir orientación en el mundo de los sueños.

De hecho, Abdu’l-Bahá escribió: «Cuando desees y anheles encontrarte en el mundo de las visiones; en el momento en que estés en perfecta fragancia y espiritualidad, lávate las manos y la cara, vístete con ropas limpias, vuélvete hacia la corte del Incomparable, ofrécele una oración y pon tu cabeza sobre la almohada. Cuando llegue el sueño, las puertas de la revelación se abrirán y todos tus deseos se revelarán”. [Traducción provisional]

También podría interesarte

Espiritualidad

¿Qué es la maldad extrema?

Espiritualidad

Llevando una vida de oración

Espiritualidad

Cuando una estrella brillante aparece en los cielos


Comentarios

characters remaining
x
x
¿Quiero ser bahá'í?
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
¿Quiero ser bahá'í?
Learn more about the Baha’i Faith
Cuéntanos un poco sobre ti para poder contactarte con un bahá'í en tu localidad.