Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Ciencia

¿Está el universo conscientemente «ajustado» para que la vida exista?

David Langness | Nov 10, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
David Langness | Nov 10, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Desde el punto de vista científico, las condiciones que hacen posible la vida solo representan una franja muy estrecha en todo el espectro de posibilidades. De hecho, la vida misma parece bastante improbable, dadas las opciones disponibles.

Se trata de un hecho absolutamente asombroso, que resulta aún más sorprendente cuanto más comprendemos la vida desde el punto de vista científico.

¿Por qué? Porque los prerrequisitos de nuestro universo que permiten que la vida, tal y como la conocemos, florezca, solo pueden darse cuando ciertas constantes físicas limitadas (las condiciones precisas que gobiernan las proporciones de los componentes de los átomos, la relación entre el agua y el aire, la relación entre la gravedad y el electromagnetismo, etc., etc.) existen dentro de una ventana muy pequeña y limitada.

Por ejemplo:

  • El parámetro de densidad, también conocido como Omega (Ω), determina la densidad global del universo, equilibrando la importancia relativa de las fuerzas de gravedad y de energía de expansión.
  • A nivel macro, si la fuerza gravitatoria fuera solo una pequeña cantidad más fuerte, nuestro universo habría colapsado antes de que la vida evolucionara, y si fuera solo una fracción más débil, no se habrían podido formar estrellas.
  • A nivel micro, si la relación precisa entre la fuerza electromagnética y la fuerza gravitatoria (conocida como N por los físicos) entre un par de protones fuera significativamente menor, solo podría haber existido un universo pequeño y de corta duración.
  • Nuestro universo tiene tres dimensiones: ninguna vida, al menos como la conocemos, podría haber evolucionado en un universo de dos o cuatro dimensiones.
  • Toda forma de vida se basa en el carbono, incluida la vida humana. Pero a menos que los átomos de carbono, producidos originalmente en las estrellas, alcancen un nivel de energía muy específico (llamado resonancia de Hoyle en honor a su descubridor, el astrónomo británico Sir Frederick Hoyle), la mayoría de los átomos de carbono se convertirían en oxígeno, privando al universo del principal y abundante componente de la vida. Muchos científicos han argumentado que es muy poco probable que este número tan específico, conocido como el estado Hoyle de 7,656 MeV, se produzca por casualidad. El propio Sir Hoyle escribió que esta resonancia del carbono proporciona pruebas de lo que él denominó una «superinteligencia»:

«¿No te dirías a ti mismo: algún intelecto super-calculador debe haber diseñado las propiedades del átomo de carbono, ya que, de lo contrario, la posibilidad de que yo encontrara un átomo así a través de las fuerzas ciegas de la naturaleza sería absolutamente minúscula? Una interpretación de los hechos basada en el sentido común sugeriría que una super-inteligencia ha manipulado la física, así como la química y la biología, y que en la naturaleza no hay fuerzas ciegas de las que merezca la pena hablar. Las cifras que uno calcula a partir de los hechos me parecen tan abrumadoras que ponen esta conclusión casi fuera de toda duda».

Esta gama extremadamente limitada de constantes y proporciones físicas ha llevado a muchos científicos a creer que el universo está formulado conscientemente y está «ajustado» para generar seres vivos, es decir, que la creación debe tener un Creador.

Hace varios años, The New York Times entrevistó al destacado filósofo y teólogo Alvin Plantinga, profesor emérito de filosofía en la Universidad de Notre Dame, ex presidente de la Asociación Filosófica Americana y autor del libro Dónde yace realmente el conflicto: Ciencia, religión y naturalismo. El entrevistador pidió al Dr. Plantinga que diera un ejemplo de un excelente argumento a favor del teísmo: la existencia de Dios. Esto es lo que dijo el Dr. Plantinga:

Un argumento bastante popular en la actualidad: El ajuste fino. Los científicos nos dicen que hay muchas propiedades que nuestro universo muestra de tal manera que, si fueran incluso ligeramente diferentes de lo que son en realidad, la vida, o al menos nuestro tipo de vida, no sería posible. El universo parece estar ajustado a la vida. Por ejemplo, si la fuerza del Big Bang hubiera sido diferente en una parte entre 10 y 60, la vida de nuestro tipo no habría sido posible. Lo mismo ocurre con la relación entre la fuerza gravitacional y la fuerza que impulsa la expansión del universo: Si hubiera sido incluso ligeramente diferente, nuestro tipo de vida no habría sido posible. De hecho, el universo parece estar ajustado, no solo para la vida, sino para la vida inteligente. Este ajuste es mucho más probable en el teísmo que en el ateísmo.

Esta línea de razonamiento en particular, «el universo parece estar ajustado para la vida», le parece a mucha gente una de las mejores y más concluyentes pruebas de la existencia de un Creador.

Incluso el renombrado físico (y ateo declarado) Stephen Hawking, en su libro Una breve historia del tiempo, ofreció una perspectiva similar sobre la teoría del «universo finamente ajustado»:

“Las leyes de la ciencia, tal como las conocemos actualmente, contienen muchos números fundamentales, como el tamaño de la carga eléctrica del electrón y la relación de las masas del protón y del electrón. […] El hecho notable es que los valores de estos números parecen haber sido ajustados muy finamente para hacer posible el desarrollo de la vida”.

Por supuesto, la ciencia, que estudia, mide y cuantifica el mundo físico, por su propia definición y sus límites inherentes, nunca podrá demostrar o refutar de forma concluyente que existe un Creador. Pero muchos científicos y teólogos han empezado a concluir que las condiciones que permiten la presencia de la vida en el universo no pueden ser una coincidencia, como explica Alvin Plantinga:

Es como si hubiera un gran número de diales que tienen que estar ajustados dentro de unos límites extremadamente estrechos para que la vida sea posible en nuestro Universo. Es extremadamente improbable que esto ocurra por casualidad, pero mucho más probable que ocurra, si es que existe alguien como Dios.

Este particular argumento del «universo finamente ajustado» para la existencia de un Creador, planteado inicialmente en Occidente por el químico Lawrence Joseph Henderson en 1913, fue en realidad precedido por el muy congruente punto de vista bahá’í, explicado aquí por Abdu’l-Bahá en su libro de 1906 Contestación a unas preguntas:

Esta composición y ordenamiento se convirtió en un orden natural merced a la sabiduría de Dios y a su poder preexistente. Puesto que dicho orden natural se compuso y combinó con una unidad perfecta a tenor de una sabiduría y ley universales, resulta evidente que ese orden es obra de Dios, y no una composición y ordenamiento fortuitos.

En este sentido, las enseñanzas bahá’ís ofrecen a la humanidad un principio fundamental: la armonía esencial de la ciencia y la religión. En consecuencia, esta notable coherencia entre la visión bahá’í y la ciencia actual no debería sorprender. Pero, ¿significa esto que los bahá’ís descartan otras formas de vida no basadas en el carbono? No, no es así; de hecho, las enseñanzas bahá’ís se anticiparon, ya en el siglo 19, a los argumentos más frecuentes contra la teoría del «universo finamente ajustado». En el próximo artículo de esta serie, examinaremos lo que las enseñanzas bahá’ís tienen que decir sobre la posibilidad de vida en otros planetas.

También podría interesarte

Ciencia

¿Por qué estamos aquí? Pregúntele a una vaca

Ciencia

Cómo un gobierno global puede abordar el cambio climático

Ciencia

La espiritualidad y el método científico


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.