Available in: English

Shoghi Effendi (Sho-gui-Ef-en-di) n., nació en 1897, nieto de ‘Abdu’l-Bahá, y el Guardián de la Fe Bahá’í desde 1921 hasta su fallecimiento en 1957.

La hija mayor de ‘Abdu’l-Bahá, Díyá’íyyih Khánum, dio a luz a Shoghi Effendi el 1ro de marzo de 1897, en ‘Akká, Palestina. Su padre, Mírzá Hádí Shírází, era pariente de El Báb.

Educado en la Universidad Americana de Beirut y en el Colegio Balliol, en Oxford, Inglaterra, Shoghi Effendi se enteró de su nombramiento como Guardián de la Fe Bahá’í a la edad de 24 años, poco después del fallecimiento de su abuelo ‘Abdu’l-Bahá.

Como una institución bahá’í, la Guardianía fue prevista por Bahá’u’lláh en El Libro Más Sagrado (El Kitáb-i-Aqdas), y creada por ‘Abdu’l-Bahá en Su Voluntad y Testamento. Nombrado por ‘Abdu’l-Bahá, el Guardián actuó como el único intérprete autorizado de las enseñanzas bahá’ís —pero sin poder legislar sobre ninguna de las preguntas que los escritos bahá’ís no cubriesen. La función legislativa, de acuerdo a ‘Abdu’l-Bahá en Su Voluntad y Testamento, recae enteramente en la Casa Universal de Justicia, elegida democráticamente por primera vez en 1963, seis años después del fallecimiento de Shoghi Effendi.

Shoghi Effendi guio y dirigió la naciente comunidad bahá’í por treinta y seis años, estratégicamente trazó y dirigió su crecimiento y progreso organizado desde una pequeña y perseguida minoría religiosa en un puñado de países hacia su presencia mundial actual.

Escribió voluminosamente, con poderosa erudición. Autor de Dios Pasa, El Orden Mundial de Bahá’u’lláh, El Advenimiento de la Justicia Divina y muchos otros libros y tratados, Shoghi Effendi expuso y explicó los principios bahá’ís y vinculó su implementación al desarrollo continuo del mundo moderno:

Los jefes religiosos, los partidarios de teorías políticas, los directores de instituciones humanas, que en la actualidad presencian con perplejidad y consternación el fracaso de sus ideas y la desintegración de su obra, harían bien en volver la mirada a la Revelación de Bahá’u’lláh y meditar sobre el Orden Mundial que, guardado en Sus enseñanzas, surge lenta e imperceptiblemente en medio del caos y la confusión de la civilización actual.– Shoghi Effendi, El Orden Mundial de Bahá’u’lláh, página 13.

Hoy en día, los bahá’ís en todos lados forman parte del legado más brillante de Shoghi Effendi— el democráticamente elegido orden administrativo mundial de la Fe Bahá’í.