Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Vida

13 consejos de matrimonios exitosos para los nuevos esposos

Radiance Talley | Sep 19, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Radiance Talley | Sep 19, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

El otoño no solo es conocido por su follaje, su comida y sus festivales. También es la estación más popular para casarse: el 40% de las bodas se celebraron en otoño el año pasado.

Mis padres se casaron en esta época hace 42 años. He tenido la suerte de ser testigo de sus mejores prácticas para lograr un matrimonio largo y exitoso a lo largo de los años. Su ejemplo, y el de amigos bahá’ís de la familia que también llevan casados más de 40 años, son de mucha inspiración. Todos ellos, casualmente, se casaron durante esta hermosa temporada de otoño.

Así que, mientras los novios recitan sus votos y comienzan nuevos capítulos en sus vidas, he pensado en compartir la sabiduría de las parejas que les precedieron. Aquí están sus consejos para el éxito del matrimonio para todos los nuevos esposos y esposas.

13 consejos matrimoniales para los nuevos esposos

Mis padres el día de su boda

1. Jura a Dios que se tratarán con bondad el uno al otro

En un matrimonio bahá’í, la unión debe ser “la unión debe ser una relación verdadera, una comunión espiritual así como física, para que a través de todas las etapas de la vida, y en todos los mundos de Dios, esa unión perdure, pues esta unidad real es un destello del amor de Dios”.

Las enseñanzas bahá’ís dicen:

Este vínculo eterno debe ser asegurado por un pacto firme, y la intención debe ser fomentar la armonía, el compañerismo y la unidad y alcanzar la vida eterna.

Este «pacto firme», o voto, es pronunciado por los novios en una boda bahá’í:

Todos, en verdad, acataremos la Voluntad de Dios.

Mi madre, Barbara Talley, explicó lo poderoso que fue este voto para sostener su largo matrimonio con mi padre, Gile Talley. Ella escribió: «Hice mi promesa de hacer las cosas bien con Gile ante Dios, y no ante Gile. Verás, a medida que una pareja crece individualmente, lo hace a ritmos diferentes, y eso significa que habrá momentos en los que las piezas del puzzle no encajen tan bien, o que los retos del trabajo, la vida familiar y las facturas puedan poner en tensión la relación. Es en esos momentos cuando el voto nos recuerda que debemos cumplir la voluntad de Dios, que nos pide que seamos pacientes, que perdonemos, que seamos amables, que nos cuidemos y que nos animemos mutuamente. Si el voto se hace a una persona que no está a la altura de las expectativas, muchos en la sociedad actual lo dan por terminado.

Pero, en la Fe bahá’í, el matrimonio es más que un simple contrato legal, es una institución divina que debe protegerse a toda costa. Es una «fortaleza para el bienestar y la salvación», como dicen los escritos bahá’ís, en la que dos personas fomentan el progreso de la otra. Es una unión eterna, una promesa de proporciones épicas, un compromiso por encima de todos los demás compromisos con otro humano, una decisión conjunta de recorrer juntos todos los mundos de Dios».

2. Encuentra a alguien que te complemente

«Entra al matrimonio como un igual, completo e igual», escribió mi madre. A pesar de lo que dicen las películas románticas, no necesitas encontrar a alguien que te complete, porque tú ya estás completa. Necesitar que alguien te cure y te complete supone una carga innecesaria para tu pareja. En su lugar, «encuentra a alguien que te complemente».

Ella escribió: «Mi marido y yo no podríamos ser más diferentes. Yo quiero aprenderlo todo, ir a todas partes y cambiar todo lo malo del mundo. Él está contento, es habitual y está en paz con lo que hay. Pero, de alguna manera, funcionamos. Yo le doy vuelo y él me aterriza».

3. Mantente fuerte en los momentos difíciles

Excepto en los casos de maltrato emocional o físico, resiste cuando los tiempos se pongan difíciles. «Seguramente habrá momentos difíciles», escribió mi madre. «Recuerda que tu promesa es a Dios y no a la otra persona».

4. Si no puedes decir nada bueno, no digas nada

Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la Fe Bahá’í, escribió:

En verdad digo: la lengua es para mencionar lo que es bueno; no la mancilléis con la conversación indecorosa. Lo ya pasado ha sido perdonado por Dios. En lo sucesivo todos deben pronunciar lo que es digno y decoroso, y abstenerse de la difamación, de los insultos y de todo cuanto cause tristeza a los hombres.

«Nunca digas nada que hiera a la otra persona. El silencio es oro. No digas groserías, ni insultes, ni menosprecies a la persona, ni te pongas celoso si su éxito supera al tuyo. Son un equipo», escribió mi madre. «Si estás muy enfadado, pregúntate: ‘si esta fuera la última conversación que tuviera con esta persona, ¿haría o diría lo que estoy pensando en hacer o decir, y podría vivir con ello?

Los accidentes ocurren todo el tiempo. No se nos promete ni siquiera el mañana. No puedes retirar las palabras poco amables, así que trágate el orgullo y guarda silencio. Como solían decirnos los mayores: «Si no puedes decir nada bueno, no digas nada».

5. Tengan cuentas bancarias separadas

Según un estudio de 2017 realizado por Ramsey Solutions, una empresa de educación financiera, «las peleas por dinero son la segunda causa de divorcio». Las tensiones suelen surgir cuando las parejas casadas tienen diferentes puntos de vista sobre cómo deben gastar su dinero.

Por eso, mi madre cree que los cónyuges deben mantener sus cuentas bancarias por separado. «Tengan su propio dinero y tarjetas de crédito a su nombre, para que puedan comprar lo que quieran sin necesidad de permiso», escribió.

6. Acudan a un consejero matrimonial si surgen problemas

Si usted y su cónyuge tienen problemas, está bien buscar ayuda profesional. Mi madre me explicó que los consejeros matrimoniales pueden ayudar a una pareja a entenderse mejor cuando tienen dificultades para ver el punto de vista del otro.

Y añadió: «Aparte de un terapeuta, no cotillees ni metas a otras personas en tu matrimonio. Tu relación es con esa persona y sus errores deben ser confidenciales».

7. Recuerden que nadie es perfecto

«Sepan que el matrimonio son dos personas imperfectas que se unen, no dos personas perfectas. Solo dos mejores amigos que se aman lo suficiente como para elegir al otro como compañero para recorrer juntos el camino espiritual hacia Dios», escribió mi madre.

En una charla de 1912, Abdu’l-Bahá, una de las figuras centrales de la Fe bahá’í, dijo:

Amad a las criaturas por amor a Dios y no por sí mismas. Jamás estaréis enojados o impacientes si los amáis por amor a Dios. La humanidad no es perfecta. Existen imperfecciones en cada ser humano; seréis siempre desdichados si miráis a la gente. Pero si miráis a Dios, los amareis y seréis amables con ellos, porque el mundo de Dios es el mundo de la perfección y de la completa merced. Por lo tanto, no miréis los defectos de nadie; mirad con la vista del perdón.

Mi madre escribió: «Puedes estar seguro de que se cometerán errores. Pero, los escritos bahá’ís dicen”:

‘si una persona comete errores cien mil veces, aún debe poder volver su rostro hacia ti, con la esperanza de que perdones sus pecados; pues no ella debe desesperarse, ni entristecerse, ni abatirse’. [Traducción provisional de Oriana Vento].

8. Consulten a menudo

Los escritos bahá’ís dicen:

Ahora, debéis consultar entre vosotros, conferir con el mayor amor, acordar una decisión sensata y estar totalmente unidos, pues marido y mujer deben ser incluso como una sola persona, para que puedan tener éxito en todos los asuntos. [Traducción provisional de Oriana Vento].

Una consulta bahá’í es una discusión orientada a la acción y a la colaboración para lograr claridad y consenso. Como bahá’í, mi padre cree que es importante «consultar constantemente» con tu cónyuge. Explicó que una parte importante de esta conversación es «escuchar antes de hablar».

9. Oren y lean juntos los versos de Dios

Nuestros queridos amigos de la familia, Rick y Susan Troxel, son un verdadero testimonio del dicho «las parejas que oran juntas permanecen juntas». Han estado casados por casi 44 años y siempre han orado juntos cuando las cosas se pusieron difíciles. 

Rick y Susan Troxel el día de su boda

Susan escribió: «Hemos sido bendecidos con un matrimonio muy armonioso, por lo que los desafíos generalmente vienen de fuera del matrimonio. He comprobado que la oración «Eliminación de las dificultades» y la «Tabla de Ahmad» nos han ayudado a superar las situaciones más difíciles.»

Se convirtieron en padres adoptivos, por lo que esta cita de Bahá’u’lláh siempre ha significado mucho para ellos:

Aquel que educa a su hijo o al hijo de otro, es como si hubiera educado a un hijo mío; sobre él sean mi Gloria, mi Amorosa Bondad y mi Munificencia, que han abarcado al mundo.

«Orar juntos regularmente es una base maravillosa para poner a Dios en primer lugar y crear un profundo sentido de unidad en el matrimonio», escribió.

10. Decidan cuánto tiempo les gustaría pasar juntos

Susan compartió que «hay muchos tipos diferentes de matrimonios» por lo que «cada pareja necesita averiguar qué tipo de patrón funciona para ellos, para ambos, no solo para uno. Por ejemplo, algunas parejas pasan mucho tiempo juntas y otras hacen muchas cosas por separado. Tiene que ser un acuerdo armonioso que esté bien para ambos».

Rick sugiere que los recién casados se pregunten: «¿Cuáles son nuestras capacidades individuales, intereses, horarios, tolerancias, etc.? Y ¿hasta qué punto estamos dispuestos a trabajar en contra de las expectativas sociales, si es necesario, para lograr nuestro propio equilibrio matrimonial óptimo, al tiempo que honramos el principio de igualdad [de género]?».

11. Expresen amablemente sus sentimientos y necesidades

El consejo matrimonial específico de Susan para los nuevos esposos es que no tengan miedo de expresar verbalmente sus sentimientos. Susan compartió que los hombres suelen pensar que ser vulnerables y expresar verbalmente sus sentimientos es «un signo de debilidad, cuando en realidad es un signo de fortaleza».

Su consejo matrimonial para las nuevas esposas es que no sientan que la felicidad de todos es su responsabilidad. «No pases por alto la expresión de tus propias necesidades», escribió. «A menudo las mujeres tienden a sentirse de alguna manera sin derecho a expresar sus propias preocupaciones y necesidades, y esto puede ser muy perjudicial para el matrimonio.»

12. Crezcan juntos espiritualmente

Por último, pero no por ello menos importante, nuestros amigos de la familia desde hace mucho tiempo, Karen y el Dr. Lameh Fananapazir, llevan 47 años casados.

Karen y el Dr. Lameh Fananapazir

Lameh aconsejó a los recién casados que fueran pacientes, compasivos, amables, cariñosos y respetuosos el uno con el otro. Compartió que es importante dedicar su tiempo a ayudarse mutuamente a servir a la humanidad. Dado que un matrimonio bahá’í es el «vínculo mutuo de la mente y el corazón», Lameh aconsejó a los recién casados que no descuiden los aspectos espirituales e intelectuales de su relación.

13. Nunca se den por sentados

Karen dijo que es importante que las parejas nunca se den por sentadas. Lameh también pidió a las mujeres que apoyaran a sus maridos y a los hombres que apreciaran a sus esposas. Escribió: «No traten de dominar, sino de sacar lo mejor de su cónyuge y ayudarla a alcanzar todo su potencial».

Como escribió mi madre, tanto el marido como la mujer deben tratarse como reyes y reinas y ser dignos de confianza para que ambos puedan sentirse seguros y amados.

Los consejos matrimoniales para los nuevos esposos que estos matrimonios compartieron se basan en un total de 133 años de experiencia. Ojalá todos sigamos sus pasos y cumplamos la visión bahá’í del matrimonio:

En esta gloriosa Causa, la vida de un matrimonio ha de parecerse a la vida de los ángeles en el Cielo, plena de gozo y dicha espiritual. Una vida de unidad y concordia, una amistad tanto mental como física… Deben estar siempre alborozados de gozo y alegría y ser una fuente de felicidad para el corazón de los demás.

También podría interesarte

Vida

Cómo compartir nuestra verdad con los demás

Vida

La muerte de mi amigo George: el verdadero examen final

Vida

Perdóname, Leonard: una elegía para un sobrino perdido


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.