Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Justicia

5 maneras de empezar a defender los derechos de las mujeres

Radiance Talley | Sep 1, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Radiance Talley | Sep 1, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

«El mundo de la humanidad consta de dos alas: el hombre y la mujer», escribió Abdu’l-Bahá, una de las figuras centrales de la fe bahá’í. «En la medida en que las dos alas no posean igual fortaleza, el ave no podrá volar».

Ahora mismo, el vuelo de la humanidad (es decir, el progreso, el éxito y la prosperidad) sigue siendo imposible, porque todavía no hemos conseguido la igualdad de mujeres y hombres. En todo el mundo, a las mujeres se les niegan derechos humanos básicos como la igualdad de salarios, la igualdad de acceso a la educación, la protección contra el acoso y las agresiones sexuales.

RELACIONADO: Igualdad de género: cómo educar a las mujeres beneficia a la humanidad

El sexismo es deprimente, doloroso y debilitante. Y si eres una mujer de color, el trauma añadido de experimentar el racismo además del sexismo es aún más grave. Así que necesitamos que todo el mundo se levante y defienda la justicia, los derechos y la igualdad para las mujeres de todo el mundo.

Un grupo de hombres en la Marcha de las Mujeres de 2017 en Los Ángeles.

Ser un defensor de los derechos de la mujer es algo más que participar en una marcha o presionar al Congreso. Implica ser un aliado incondicional de las mujeres en tu vida y trabajar por un cambio real y positivo en tus esferas de influencia. Aquí tienes cinco formas sencillas de empezar a defender a las mujeres hoy mismo.

1. Toma conciencia de los estereotipos sexistas

Conviértete en un observador consciente de los medios de comunicación y fíjate en los estereotipos sexistas que se muestran en los anuncios, películas, programas de televisión o vídeos musicales que ves. Observa con qué frecuencia se objetualiza a las mujeres y se las representa en papeles sexualmente sumisos. Y, si las mujeres son vistas como bellas e inteligentes y ocupan puestos de liderazgo, fíjate en cómo estas mujeres son a menudo retratadas como mandonas, crueles o despiadadas.

En una charla en 1912, Abdu’l-Bahá explicó cómo muchas de estas actitudes sexistas surgen de esta idea de que las mujeres fueron «creadas para criar hijos y atender los deberes del hogar. Si seguía cursos educacionales, ello se juzgaba contario a la castidad…». Así, la gente creía que lo mejor para las mujeres era ser ignorantes. Desgraciadamente, las mujeres son más propensas a ser tratadas con un sexismo hostil cuando desafían estos roles y estereotipos de género. Además, obsérvese cómo las mujeres de color son retratadas de forma diferente a las mujeres blancas. Por ejemplo, si las mujeres negras no son representadas como el estereotipo de las mamás, a menudo son representadas como enfadadas, descaradas, sin modales o promiscuas.

Los estereotipos son peligrosos. Apoyan la creencia de que las mujeres son inferiores y deben ser tratadas como tales, especialmente cuando pasan desapercibidas. Así que, si tienes compañía y notas estos estereotipos, habla y dialoga sobre ello. Tal vez quieras dejar de apoyar ciertos programas o ayudar a crear otros nuevos que retraten a las mujeres de forma positiva.

2. Piensa en las opiniones sexistas que puedas tener

Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la fe bahá’í, escribió que debemos pedirnos «cuentas cada día». Antes de poder combatir el sexismo en la sociedad, hay que abordarlo primero dentro de uno mismo. Esto requiere reflexionar sobre qué tipo de pensamientos o puntos de vista sexistas subconscientes puedes tener.

¿Tienes opiniones sexistas más benévolas de que las mujeres son frágiles, incompetentes e indefensas? ¿O tienes opiniones sexistas más hostiles, según las cuales las mujeres están hambrientas de poder, se ofenden fácilmente y son sexualmente manipuladoras? ¿Son tus interacciones con las mujeres blancas diferentes de tus interacciones con las mujeres de color? No podemos mejorar el mundo sin mejorar primero nosotros mismos y nuestras interacciones con los demás. Recuerda que no tienes que ser un hombre para tener opiniones sexistas sobre las mujeres. Las mujeres también pueden tener el sexismo interiorizado.

3. Defiende a las mujeres que te rodean

Los escritos bahá’ís dicen que todos debemos ser «los auxiliadores de toda víctima de la opresión». Abdu’l-Bahá también escribió: «Que mejore el carácter de todos y reoriente las mentes de los hombres». Siempre que seas testigo de actitudes, comentarios o comportamientos sexistas, es importante hablar y defender a las mujeres que te rodean.

Por ejemplo, a menudo se ignoran los puntos de vista de las mujeres en el lugar de trabajo. Me contaron la historia de una mujer que se sentía frustrada porque a menudo compartía ideas en las reuniones de personal, pero su equipo las ignoraba. Pero si un compañero de trabajo compartía exactamente la misma idea, era elogiado y escuchado. Abogar por las mujeres implica llamar la atención sobre lo que tienen que decir y asegurarse de que son escuchadas y valoradas.

4. Inicia conversaciones honestas con las mujeres

Los escritos bahá’ís dicen que debemos «hacer el bien a cada persona» que se cruce en nuestro camino y «ser de algún beneficio» para ellos. Si tu no eres víctima del sexismo, es fácil que tu propio comportamiento sexista pase desapercibido.

Así que, si quieres ser un defensor de las mujeres en tu vida, es útil iniciar conversaciones honestas con las personas cercanas a ti y preguntar cómo puedes ser su defensor. Asegura a las mujeres de tu red que quieres que te digan cuando perciban cualquier comportamiento sexista de tu parte. Si te enteras de que has tratado a una mujer con sexismo en el pasado, puedes pedirle disculpas y preguntarle cómo puedes enmendarlo.

5. Apoya las causas de las mujeres

Los escritos bahá’ís dicen que debemos ser «protectores de los desfavorecidos». Hay muchas organizaciones maravillosas que luchan activamente contra la supresión y la discriminación de género.

El Centro de Justicia Tahirih, de inspiración bahá’í, por ejemplo, es una excelente organización nacional que se dedica a acabar con la violencia contra las mujeres y las niñas a través de la educación, los servicios y la promoción de políticas. Estas organizaciones suelen buscar ayuda para ampliar su alcance e impacto. Podemos apoyarlas mediante donaciones, voluntariado y concienciación sobre sus causas.

También podría interesarte

Justicia

¿Cómo sería un mundo sin injusticia económica?

Justicia

Cómo practican los bahá'ís el no-partidismo

Justicia

Cómo estos padres se enfrentan al sexismo


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.