Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Justicia

Abandonando la máscara de macho: Cómo educar niños para la paz

David Langness | Dic 23, 2023

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
David Langness | Dic 23, 2023

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

La naturaleza ha dotado a los adolescentes varones de la fuerza, la agilidad y la resistencia física que han necesitado desde la época en que la vida tribal dependía de las habilidades tradicionalmente varoniles de la caza diaria.

Dadas esas capacidades físicas, ¿cómo criar hijos pacíficos? ¿Acaso los adolescentes varones no se inclinan naturalmente hacia lo físico e incluso hacia la violencia? ¿No es por eso por lo que los ejércitos de todo el mundo los reclutan? ¿No es el aumento de la testosterona en los adolescentes lo que les hace ser así?

Muchas sociedades de todo el mundo se hacen estas preguntas.

RELACIONADO: Soy un hombre, ¿significa que debo tener sentimientos de verdad?

Muchos padres idealistas miran con consternación cuando su dulce hijo pequeño, criado pacíficamente y sin prejuicios sexistas, vuela entre los muebles vestido de superhéroe o juega en el patio utilizando palos como armas imaginarias. Los expertos en crianza entienden que educar a niños amables y pacíficos no significa negar el poder de sus instintos naturales, sino ayudar a los jóvenes a aprovechar y controlar esos sentimientos y utilizarlos sabiamente, y en el proceso descubrir más sobre los aspectos espirituales del carácter masculino.

Por supuesto, cada hijo modela el comportamiento de sus padres. Por esa razón, y por muchas más, las enseñanzas bahá’ís piden a los padres que nunca utilicen la fuerza física o la violencia con sus hijos:

… pues cuando el tallo es verde y tierno crece en cualquier forma que se le enseñe. Por tanto, incumbe a las madres criar a sus pequeños como un jardinero cuida sus plantitas. Que procuren día y noche establecer en sus hijos la fe y la certeza, el temor de Dios, el amor hacia el Bienamado de los mundos y todas las buenas cualidades y características. Cuando una madre vea que su hijo se ha portado bien, que le alabe y aliente y le alegre el corazón; y si se manifestare el más mínimo rasgo indeseable, que ella aconseje al niño y le castigue utilizando medios basados en la razón, incluso un leve castigo verbal si fuere necesario. Sin embargo, no está permitido golpear al niño o vilipendiarle, pues su carácter se pervertirá totalmente si es sometido a golpes o a maltrato verbal.

Cuando los padres hacen daño a sus hijos, éstos tienden a aprender que la violencia es una herramienta aceptable. Muchos estudios han demostrado que los hombres maltratadores que ejercen la violencia doméstica también fueron maltratados físicamente cuando eran niños. El experto en educación infantil Dr. William Pollack ha escrito:

Mucha gente basa su pensamiento sobre los chicos en el mito de que «testosterona = agresividad = chicos», pero nada en la investigación, incluida la mía, demuestra que esa ecuación sea cierta… Entonces, ¿por qué los hombres se comportan de forma mucho más violenta que las mujeres, si no existe un «cromosoma masculino de la violencia»? Cuando los chicos se sienten desconectados del amor y el apoyo adecuados y temen ser avergonzados, cuando se endurecen y se ponen la máscara de macho, la única emoción que creen que es aceptable mostrar, y por tanto la única emoción que mostrarán, es la ira.

Los chicos se ponen esa «máscara de macho» cuando aprenden a reprimir y sofocar sus emociones. Para algunos niños pequeños, el primer paso de este proceso puede consistir en sustituir la violencia por su instinto natural de rescate amable: en lugar de fingir que mata a un enemigo, puede rescatar y cuidar a un animal pequeño o salvar a una especie en peligro de extinción en su imaginación.

En las peleas en casa, los chicos y las chicas suelen responder de forma diferente. Algunos pueden reaccionar de inmediato, sin pensar. Enseñar pacientemente a los chicos un proceso para la resolución de conflictos que fomente la empatía y el pensamiento a través de sus posibles reacciones en realidad les empodera al darles opciones. Durante este proceso, los padres pueden indicarle que la madurez espiritual significa elegir el camino pacífico.

Los padres que exponen a sus hijos a diversos tipos de personas, y que modelan la apreciación de las diferencias en sus perspectivas, culturas y dificultades en la vida, notarán los beneficios en sus hijos. Modelar la empatía marca la pauta para generar una serie de habilidades emocionales que los chicos necesitarán cuando sean adultos.

A medida que el niño madura y la vida le plantea problemas que desencadenan la agresividad, el momento de la cena o un paseo por el vecindario puede convertirse en una sesión hipotética de resolución de problemas con una serie de soluciones pacíficas y centradas en un propósito. Por ejemplo, el niño puede quejarse de que quiere defender a su amigo, víctima de los bravucones. El padre puede entonces ayudar al niño a tejer pasos reflexivos que fomenten la empatía y creen soluciones pacíficas. El niño no solo desarrolla principios más elevados, sino una gama más amplia de opciones para responder, en el momento, a la ira, el malestar emocional o el conflicto. Como parte de ese proceso, los padres también pueden enseñarle a utilizar la metacognición para reconocer cuándo siente la necesidad inmediata de reaccionar con violencia o agresión verbal, y a tener preparadas dos o tres respuestas alternativas.

Las prácticas meditativas, tan útiles para los adultos, tienen profundos resultados en niños y adolescentes que aprenden a controlar su impulsividad, esperar a que les suba la adrenalina en los momentos de ira y reflexionar sobre una situación antes de actuar. En lugar de limitarse a contar hasta diez antes de elegir una acción, los niños que han aprendido a aplicar imágenes guiadas de forma regular aumentan su concentración y alteran su comportamiento.

Los niños que se inician en la oración a una edad temprana también disponen de muchas más herramientas internas para afrontar la ira y los conflictos. Los aspectos meditativos de la oración ofrecen un punto focal tranquilizador más allá de uno mismo, y la persona que reza puede pedir orientación. ¿Te imaginas el impacto positivo de los niños de todo el mundo que aprenden a utilizar eficazmente la oración y la meditación como medio para aumentar su amor por los demás?

RELACIONADO: Los niños –y los hombres– necesitan un verdadero modelo a seguir

Un joven influenciado por todos estos procesos puede aprender a ver su mundo bajo una nueva luz a medida que alcanza la mayoría de edad. Los padres pueden seguir abriendo oportunidades para que este chico aborde la injusticia y el sufrimiento utilizando métodos no violentos, presentándole a quienes han descubierto una variedad de formas de trabajar por la paz como medio para aumentar el bienestar en el mundo.

Un niño que empieza el día siendo testigo de las oraciones sinceras de sus familiares, especialmente de su padre, sentirá el impacto de sus propias meditaciones, tendrá la oportunidad de experimentar las dificultades y de empatizar con los demás, y tendrá la gran ventaja de convertirse en un verdadero pacificador.

Cuando tenga la oportunidad de mostrar compasión por encima de la agresividad, su oración y meditación diarias reforzarán las oportunidades prácticas ofrecidas por los padres. En ese momento, todas estas ventajas pueden unirse para ayudar al niño a considerar normales sus propios instintos masculinos, y a trascender los que le impulsan hacia una reacción airada o violenta. Como pacificador, aprende a aprovechar la oportunidad de pulir las cualidades espirituales que le ayudan a ampliar su capacidad de amar profundamente a la humanidad.

En última instancia, este camino hacia la hombría, mucho más desafiante que el mero desarrollo de la fuerza bruta y su uso para arremeter, reforzará sin duda su definición de lo que significa la madurez y se convertirá en su instinto por defecto. Su capacidad de amar puede entonces convertirle en un adulto maduro pacificador, tal como recomendó Abdu’l-Bahá:

“Amor” es mayor que “paz”, pues la paz está basada en amor. El amor es objetivo de la paz y la paz es producto del amor. Hasta que no se logre el amor, la paz no podrá ser… El amor que proviene de Dios es lo fundamental. Este amor es el objeto de todo logro humano, el esplendor del cielo, la luz del hombre.

También podría interesarte

Mi barrio se pregunta: ¿por qué no podemos enseñar simplemente a hacer el bien?
Justicia

Mi barrio se pregunta: ¿por qué no podemos enseñar simplemente a hacer el bien?

Sí podemos superar el consumismo
Justicia

Sí podemos superar el consumismo

¿Son los bahá’ís capitalistas o socialistas?
Justicia

¿Son los bahá’ís capitalistas o socialistas?


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá'ís de tu área
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.