Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Justicia

Aumenta la violación de los derechos de la mujer en todo el mundo

Kathy Roman | Mar 8, 2023

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Kathy Roman | Mar 8, 2023

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

En este Día Internacional de la Mujer, al reflexionar sobre el brutal maltrato infligido a las mujeres en todo el mundo recientemente, no puedo evitar pensar en la valentía que se necesita para hacer frente a una injusticia tan prolífica.

Recuerdo a una joven de gran coraje que señaló inequívocamente la línea de su igualdad hace casi 200 años. En la Persia del siglo XIX, Tahirih, una bella y joven poetisa y seguidora del Báb –el precursor de Bahá’u’lláh– se quitó el velo en público.

Este acto revolucionario proclamó una nueva era de emancipación de la mujer.

Antes de su asesinato, Tahirih proclamó: «Podéis matarme cuanto queráis», afirmó enérgicamente a sus verdugos, «pero nunca detendréis la emancipación de la mujer». En 1852, a la edad de 38 años, Tahirih fue brutalmente ejecutada por sus creencias.

Desde entonces, las mujeres han luchado por obtener su igualdad y libertad en prácticamente todos los países del planeta.

RELACIONADO: Si queremos que las guerras terminen, necesitamos que las mujeres lideren

Las mujeres de Afganistán

El Comité Internacional de Rescate (IRC), organismo mundial de ayuda humanitaria, está muy alarmado por la situación de las mujeres y las niñas en Afganistán. Según el IRC, en diciembre de 2022, las universidades de Afganistán se cerraron para mujeres y niñas, dando un escalofriante paso hacia atrás en el país. A causa de 40 años de guerra, los desastres naturales provocados por el cambio climático, la pobreza crónica y el COVID-19, el 75% de las personas que necesitan ayuda humanitaria son mujeres y niños.

En la actualidad, la intensidad de los abusos, la violencia doméstica y la explotación está aumentando para las mujeres afganas.

«Sabemos que en tiempos de crisis aumenta la violencia contra las mujeres y las niñas«, declaró Elinor Raikes, vicepresidenta del IRC. «Con el aumento de la incertidumbre en todo Afganistán, al IRC le preocupa que podamos ver un aumento de la violencia contra las mujeres, así como un aumento del matrimonio infantil».

Estos lugares del mundo donde las mujeres tienen pocos derechos y sufren discriminación y abusos deben cambiar, dicen las enseñanzas bahá’ís. Abdu’l-Bahá, en un discurso que pronunció en Estados Unidos hace más de un siglo, lo afirmó:

La igualdad de los sexos será establecida en la medida de las crecientes oportunidades proporcionadas a la mujer en esta época, porque hombre y mujer igualmente recibieron los poderes y dones de Dios, el Creador. Dios, es Su consumado propósito, no ha ordenado distinción entre ellos.

Las mujeres de África, Oriente Medio y Asia

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 30 países de África, Oriente Medio y Asia practican habitualmente la mutilación genital femenina (MGF). Según la OMS, más de 200 millones de niñas y mujeres de estos países han sufrido mutilaciones inhumanas contra su voluntad:

La MGF está reconocida internacionalmente como una violación de los derechos humanos de niñas y mujeres. Refleja una desigualdad profundamente arraigada entre los sexos y constituye una forma extrema de discriminación contra la mujer. Casi siempre se practica a menores y constituye una violación de los derechos infantiles. La práctica también viola los derechos de la persona a la salud, la seguridad y la integridad física, el derecho a no sufrir tortura ni tratos crueles, inhumanos o degradantes, y el derecho a la vida cuando el procedimiento provoca la muerte.

Esta mutilación barbárica no sólo es extremadamente dolorosa, sino que conlleva un riesgo constante de infección grave, problemas de vejiga y consecuencias reproductivas mortales para las mujeres. Las enseñanzas bahá’ís exigen desde hace mucho tiempo que se ponga fin a este flagrante maltrato de la mujer, como explicó Abdu’l-Bahá en Montreal en 1912:

…debe haber igualdad de derechos entre hombres y mujeres. Las mujeres deben recibir un privilegio igual en la educación… Pues el mundo de la humanidad posee dos alas: hombre y mujer. Si un ala permanece incapacitada y defectuosa, restringirá el poder de la otra y el vuelo pleno será imposible. Por tanto, la integridad y perfección del mundo humano dependen del desarrollo equilibrado de estas dos alas.

RELACIONADO: 6 formas únicas en que la fe bahá’í empodera a las mujeres

Las mujeres de Irán

En Irán se está produciendo una espantosa avalancha de violencia contra las mujeres. El año pasado se produjo un claro aumento de las ejecuciones de mujeres: siete mujeres fueron ejecutadas violentamente en sólo un mes, lo que supuso un récord incluso para Irán.

Una joven iraní de 22 años, Masha Amini, murió tras ser detenida y golpeada por violar supuestamente las estrictas normas sobre el hiyab. Esto desencadenó manifestaciones y protestas contra la policía de la moralidad de la República Islámica, según la BBC. Testigos acusaron a la policía de golpear a Amini en el interior de una furgoneta mientras era conducida a un centro de detención. La joven murió posteriormente en un hospital tras permanecer tres días en coma.

El 3 de marzo de 2023, varias organizaciones de noticias informaron sobre presuntos ataques con gas venenoso que afectaron a cientos de alumnas en Irán. El motivo obvio: cerrar todas las escuelas a las niñas en todo el país. Los envenenamientos comenzaron en noviembre de 2022, enfermando gravemente más de 1000 niñas desde entonces. La Comisión de Libertad Religiosa Internacional de Estados Unidos declaró que «los grupos religiosos extremistas que operan en el país apoyan la prohibición de la educación de niñas y mujeres».

Como protesta, las valientes mujeres de Irán han salido a la calle y ahora sufren la brutalidad de las fuerzas de seguridad. Un método de asesinato popular del gobierno para estas heroicas mujeres son los golpes repetidos directamente en la cabeza, así como cegar a las mujeres y a las niñas con perdigones metálicos.

El horror de este tipo de opresión violenta contra las mujeres incluye la reciente decapitación de Mona Heydari, una niña casada. Su horrible muerte ha conmocionado al mundo. La joven madre de 17 años fue violentamente asesinada por su marido, Sajjad Heydari, en la culminación de una incesante oleada de crímenes de honor y feminicidios en Irán durante los últimos años. Sajjad y su hermano ataron a Mona de pies y manos y la decapitaron sin piedad. Sajjad cogió la cabeza de Mona y se fue por la calle con un cuchillo en la mano. Según el comandante de las Fuerzas de Seguridad del Estado (SSF) en Ahvaz, el motivo del asesinato fue «diferencias familiares».

Armita Abbasi es una joven de 20 años a la que le gustaba grabar vídeos de sus gatos en TikTok. Aunque todavía no está claro si llegó a participar en alguna protesta, era muy activa en las redes sociales. Abbasi fue detenida en Karaj, su ciudad natal, aproximadamente un mes después de que comenzaran las protestas. El 17 de octubre de 2022, Abbasi fue trasladada de urgencia al hospital Iman Ali de Karaj. Según un informe de CNN:

Estaba acompañada por agentes vestidos de civil, según filtraciones de ese hospital. Le habían afeitado la cabeza y temblaba violentamente. En los relatos, el personal médico que la atendió habló del horror que sintieron al ver las pruebas de la brutal violación. Una persona con información privilegiada del hospital Iman confirmó a la CNN la veracidad de esas filtraciones. La fuente pidió permanecer en el anonimato por motivos de seguridad. «Cuando llegó por primera vez, (los agentes) dijeron que tenía una hemorragia rectal (…) debido a las repetidas violaciones. Los hombres vestidos de civil insistieron en que el médico lo escribiera como violación antes de detención», escribió un miembro del personal médico en uno de los mensajes. Después de que la verdad se hiciera evidente para todos, cambiaron todo el guion», escribió el médico. CNN puede confirmar que entre cuatro y cinco médicos filtraron los mensajes a las redes sociales. Todos ellos dijeron que creen que la joven fue agredida sexualmente bajo custodia.

Las mujeres de los países desarrollados también son víctimas

Sorprendentemente, de los 77 países que presentaron informes a las Naciones Unidas, Suecia, el Reino Unido, Botsuana y Australia registraron las tasas más elevadas de violencia sexual. Concretamente, EE.UU. tiene tasas especialmente elevadas de violaciones. En una encuesta financiada por las Naciones Unidas en la que participaron más de 10.000 hombres, las razones más comunes para violar incluían el derecho sexual, el entretenimiento y como forma de castigar a las mujeres.

Un reciente informe de las Naciones Unidas expone claramente 17 formas en las que los avances en materia de igualdad de género y derechos de la mujer parecen sombríos. Las mujeres se ven desproporcionadamente afectadas en cuanto a oportunidades educativas, pobreza, salud, bienestar, seguridad, oportunidades laborales y representación en el gobierno. En la investigación sobre COVID (como en muchas otras áreas), sólo el 4% de los estudios clínicos se tomaron la molestia de considerar siquiera el sexo femenino. El resultado es que cada vez mueren más mujeres a causa del COVID. Además, los datos de un reciente informe de la ONU sobre el feminicidio muestran que las mujeres representan el 82% de las víctimas asesinadas por su pareja o ex pareja.

El informe de este año de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de las Naciones Unidas, elaborado por la Comunidad Internacional Bahá’í (CIB), afirma:

La Comisión afirma que la violencia contra las mujeres y las niñas tiene sus raíces en la desigualdad histórica y estructural de las relaciones de poder entre mujeres y hombres, y persiste en todos los países del mundo como una violación generalizada del goce de los derechos humanos.

Han pasado 171 años desde que la joven Tahirih se quitó valientemente el velo en público y, sorprendentemente, para muchas mujeres no ha cambiado mucho desde entonces. Esta situación no afecta únicamente a un país o gobierno: la desigualdad de género es patente en todo el mundo.

Como en cualquier forma de discriminación, la humanidad necesita ser educada sobre estas atrocidades, por muy incómodos que nos sintamos. Necesitamos leyes que protejan a estas mujeres y consecuencias reales para quienes las infrinjan. Las enseñanzas bahá’ís nos dicen que hasta que las mujeres no alcancen su libertad, su igualdad y un lugar igualitario en la mesa mundial, el progreso en la Tierra para mujeres y hombres no avanzará:

Porque el mundo de la humanidad consiste de dos partes o miembros: uno es la mujer; el otro es el hombre. Hasta que estos dos miembros no sean igualmente fuertes, no podrá establecerse la unidad de la humanidad y la felicidad y dicha de la raza humana no será una realidad. Dios mediante, así será.

También podría interesarte

Por qué todos necesitamos riqueza
Justicia

Por qué todos necesitamos riqueza

Cómo eliminar las armas nucleares, no más tarde, sino ahora
Justicia

Cómo eliminar las armas nucleares, no más tarde, sino ahora

¿Es la paz mundial solo una utopía?
Justicia

¿Es la paz mundial solo una utopía?


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá’is de tu localidad
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Conecta con los Bahá’is de tu localidad
Conecta con los Bahá’is de tu localidad
Ponte en contacto con los Bahá’ís de tu comunidad