Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Espiritualidad

Comienza y termina tu día de forma intencional

Makeena Rivers | Ene 24, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Makeena Rivers | Ene 24, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Unas palabras de consejo e inspiración: eso es lo que nos pidieron a mis compañeros y a mí que compartiéramos con los jóvenes con los que trabajamos en la ciudad de Nueva York. Tienen entre 18 y 24 años y sirven a la comunidad manteniendo granjas urbanas y dando alimentos y productos frescos a sus comunidades. Supervisamos su trabajo y nos consideramos sus mentores. 

Por ello, en sus comentarios, mis colegas hicieron eco de los sentimientos de cada uno: hablamos de mantener altas expectativas, les ofrecimos ánimos para completar su servicio y les expresamos gratitud por el trabajo que ya habían terminado. Uno de los comentarios más recurrentes se centró en la disminución de la motivación de los jóvenes en los últimos meses de su servicio.

Para profundizar en este tema, un miembro del personal habló de la disciplina, señalando que la motivación y la disciplina no tienen por qué estar relacionadas. Les dijo a los jóvenes que aunque nuestra motivación suba y baje, si practicamos la disciplina, podemos lograr lo que nos propongamos.

RELACIONADO: Por qué la meditación es la clave de la evolución espiritual

No había pensado mucho en la diferencia entre ambas. La motivación es el deseo de hacer algo, mientras que la disciplina es la persistencia real y el componente activo de hacerlo.

Por la naturaleza de cómo muchos de nosotros fuimos criados, a menudo podemos cumplir con las expectativas y practicar la consistencia cuando recibimos supervisión o apoyo externo. Por desgracia, muchas de las estructuras de nuestras vidas que hacen hincapié en la creación de objetivos disciplinados no se centran en nuestro bienestar más interno o espiritual.

Al hacer un seguimiento de mi propio desarrollo interno, me he dado cuenta de que tengo una gran motivación para muchas cosas diferentes y grandes, pero mi disciplina podría necesitar algo de trabajo. Mi capacidad para dar pasos consistentes hacia la consecución de un objetivo o el desarrollo de un hábito saludable a menudo flaquea.

Dado que uno de los principios centrales de la Fe bahá’í es la unidad en la diversidad, no existe un estilo de vida específico que todos los bahá’ís deban llevar, pero sí existen directrices claramente establecidas sobre la forma en que debemos llevar nuestras vidas, mencionadas en las escrituras bahá’ís. Por ejemplo, se hace hincapié en orar y leer las escrituras divinas cada mañana y cada tarde. Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la Fe bahá’í, escribió “Recitad los versículos de Dios cada mañana y atardecer”.

La oración diaria es una norma para todos los bahá’ís, tanto si estamos ocupados como si no, y tanto si trabajamos en una oficina estándar de 9 a 5 o si tenemos un horario no tradicional. Mientras reflexionaba sobre cómo crear disciplina y abordar diferentes objetivos con coherencia, este pasaje me hizo darme cuenta de que, independientemente de lo mucho que tenga que hacer, es útil crear algún tipo de estructura regular para lo que sea que esté abordando cuando se trata de mi bienestar espiritual. Esto puede ser prestar atención a mi ritual matutino e incorporar la meditación o la oración, o puede ser tomar nota cada vez que siento que estoy torciendo la verdad. Sea cual sea mi objetivo de crecimiento interno, tener una estructura es algo que puede ayudar a aumentar nuestra capacidad de ser coherentes y disciplinados. 

Aunque es sencillo, ser coherente con la oración y reflexionar sobre escritos fundamentados en la espiritualidad puede hacer que empiece y termine mi día de forma intencional. Esta intencionalidad también puede marcar la pauta para abordar los muchos objetivos dispersos que tengo con una mentalidad de coherencia deliberada. De hecho, Abdu’l-Bahá, el hijo de Bahá’u’lláh y su sucesor designado, escribió que “La perseverancia es una condición esencial. En todo proyecto la firmeza y la constancia conducirán sin duda a buenos resultados; de otro modo esta actividad existirá durante algunos días y luego será abandonada”.

En lugar de ver la motivación como precursora de la disciplina, he empezado a considerar su relación como algo que se retroalimenta. A medida que trabaje para ser más disciplinada en mi vida diaria, es probable que también sienta un aumento en mi motivación.

RELACIONADO: Cómo encontré la disciplina y la motivación para orar

Cuando algo parece más factible, es mucho más probable que intentemos hacerlo. Cuando algo parece imposible, es más difícil pasar a la acción. Ser disciplinado, incluso con una o dos cosas, puede proporcionar la evidencia que necesitamos para recuperar nuestra confianza. Es entonces cuando podemos empezar a planificar la realización de cosas que parecen difíciles de llevar a cabo. Por ejemplo, si soy capaz de controlar mis hábitos de gasto durante unos meses, probablemente me sentiré más capaz de conectarme constantemente con mis amigos para discutir cómo podemos contribuir más eficazmente al bienestar de nuestra comunidad. 

Los escritos bahá’ís también sugieren que estemos siempre atentos a encontrar formas de llevar alegría a los demás. Podemos acceder a fuentes de motivación más profundas dentro de nosotros mismos siendo disciplinados a la hora de ver el mundo a través de esta lente. Así como nos animó Abdu’l-Bahá:

Sed siempre la fuente de felicidad para los corazones, pues el mejor de los hombres es el que alegra los corazones y se abstiene de perturbar a cualquier alma, y el peor de los hombres es el que aflige los corazones y hace que la gente se entristezca. Procurad siempre alegrar a la gente y alegrar sus corazones para que podáis guiarlos. [Traducción provisional por Oriana Vento]

Para que podamos dedicarnos a actividades creativas, fortalecer nuestra salud mental y formar parte de los esfuerzos orgánicos de construcción de la comunidad mediante el desarrollo de relaciones y amistades sanas, tenemos que autorregularnos y actuar como nuestros propios supervisores Me estoy dando cuenta de que asumir la responsabilidad, practicar la paciencia y la perseverancia, y resistir la tendencia a rendirse permitirá que mi disciplina y mi motivación florezcan juntas. Me entusiasma pasar de la fijación de objetivos a la acción.

También podría interesarte

Espiritualidad

¿Se puede aprender a mantener un matrimonio feliz?

Espiritualidad

Investigación independiente de la verdad

Espiritualidad

Agua, agua por todos lados, pero ni una gota para beber


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.