Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Espiritualidad

Cómo definir los 4 tipos de amor

Radiance Talley | Sep 17, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Radiance Talley | Sep 17, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Todos los tipos de amor son iguales? ¿Puede el amor que Dios tiene por nosotros ser el mismo que el amor que tenemos por los demás?

Los bahá’ís creen que todo el amor que existe en el mundo procede de Dios. Dicho esto, hay cuatro tipos diferentes de amor divino, cada uno con poderes y cualidades especiales.

  1. El amor de Dios por la humanidad

El primer tipo de amor es el que Dios tiene por la humanidad. Este amor omnipresente se manifiesta a menudo a través de las gracias ilimitadas y la inspiración divina que recibimos. Pero lo más importante es que el amor de Dios por nosotros es la razón por la que fuimos traídos a este mundo. Antes de que cada uno de nosotros existiera, Dios nos amó y nos dio el don de la vida.

«A través de este amor», explicó Abdu’l-Bahá, una de las figuras centrales de la fe bahá’í, el ser humano «es dotado de existencia física, hasta que, por medio del hálito del Espíritu Santo -este mismo amor- recibe la vida eterna y se convierte en la imagen del Dios Viviente». El amor de Dios por nosotros es la razón por la que nuestras almas son inmortales y pueden seguir progresando mucho después de que pasemos de este reino terrenal.

  • El amor de la humanidad por Dios

El segundo tipo de amor es el amor que la humanidad tiene por Dios. Es la fe, el progreso espiritual y la atracción por lo divino. Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la fe bahá’í, escribió:

¡OH HIJO DEL SER! A mame, para que Yo te ame. Si tú no Me amas, Mi amor no puede de ningún modo alcanzarte. Sábelo, oh siervo.

Cuando nos permitimos formar una conexión mística con nuestro Creador y nos enamoramos de esta esencia incognoscible, somos capaces de recibir las «Bondades de Dios» mientras nuestros corazones se iluminan «con las luces del Reino [celestial]».  Abdu’l-Bahá dijo: «Este amor es el origen de toda filantropía». A medida que este fuego del amor de Dios arde brillantemente dentro de nuestros corazones, nos inspiramos y energizamos para servir a la humanidad y contribuir al mejoramiento de nuestro mundo.

3. El amor de Dios por la identidad de Dios

El tercer tipo de amor es “el amor de Dios hacia Sí mismo, o la Identidad de Dios”. Abdu’l-Bahá dijo:

Éste es la transfiguración de su Belleza, el reflejo de Sí mismo en el espejo de Su Creación.

Los profetas, o Manifestaciones de Dios, son estos espejos puros, porque reflejan perfectamente el resplandor de Dios y revelan su mensaje de una forma que la humanidad puede comprender. Estos Mensajeros incluyen a Abraham, Zoroastro, Krishna, Buda, Moisés, Jesucristo, Mahoma, el Bab y Bahá’u’lláh. Estas Manifestaciones de Dios son manifestaciones físicas y espirituales de este tipo de amor. Son canales claros del Ser y la Voz de Dios.

Por supuesto, no es necesario ser un profeta para reflejar la belleza refulgente de Dios. Todos fuimos creados a la imagen de Dios y tenemos la esencia de la luz divina dentro de nosotros. Cuando limpiamos nuestros corazones siguiendo la guía divina y viviendo nuestras vidas como una oración, podemos reflejar los muchos atributos de Dios. Este amor que Dios tiene por nuestra naturaleza superior es antiguo y eterno. Abdu’l-Bahá dijo:

Por medio de un rayo de este Amor existen todos los demás tipos de amor.

4. El amor de los humanos por los demás

El cuarto tipo de amor es el que tenemos por nuestra familia, amigos y pareja. Experimentamos este amor que tenemos por otras personas cuando conocemos a Dios y «vemos el Amor Divino reflejado» en los corazones de los demás.

Abdu’l-Baha explicó:

Cada uno ve en los demás la belleza de Dios reflejada en el alma y, al encontrar este punto de similitud, se sienten atraídos por amor uno hacia otro.

Cuando reconocemos los atributos buenos y loables en alguien y nos enamoramos del Dios que lleva dentro, nuestros espíritus se unen. Este amor puede hacer que las personas sean tan inseparables como el «las olas de un solo mar… las estrellas de un solo cielo, y los frutos de un único árbol«. Los bahá’ís creen que este «amor promoverá el establecimiento de la verdadera armonía, fundamento de la auténtica unidad«.

RELACIONADO: Amor y servicio: una combinación celestial

Sin embargo, Abdu’l-Bahá aclaró que «el amor que a veces existe entre amigos no es (verdadero) amor» si es condicional y está sujeto a cambios. Eso es simplemente fascinación. Afirmó que un día se puede ver a dos amigos íntimos que dicen estar dispuestos a morir el uno por el otro y al día siguiente, ni siquiera quieren ser vistos en compañía del otro.

Esto no es amor; es la condescendencia de los corazones hacia los acontecimientos de la vida. Cuando aquello que ha originado este «amor» muere, el amor también muere…

El amor es más sincero que la amistad y mucho más profundo que la atracción superficial. Nunca puede limitarse a un conjunto de reglas, requisitos o condiciones. Es puro, perdurable y duradero; es Dios. Como dijo Abdu’l-Bahá:

[Estas cuatro clases de amor] Son los rayos del Sol de la Realidad; los Hálitos del Espíritu Santo; los Signos de la Realidad.

Ahora bien, nuestro amor no puede limitarse solo a las personas que parecen, piensan y actúan como nosotros. Los escritos bahá’ís nos llaman a todos a estar «llenos de amor universal» y a dejar que nuestros corazones «ardan de amorosa bondad» por todos los que se crucen en nuestro camino.

Esto solo se puede hacer cuando nuestros corazones están encendidos con el amor de Dios en primer lugar. Por lo tanto, esfuérzate por no ver a nadie como un extraño, sino como un amigo potencial. Cuanto más nos enamoremos del Dios que hay en cada alma viviente, más uniremos nuestros corazones y construiremos la paz y la unidad en la Tierra.

También podría interesarte

Espiritualidad

Amor auténtico versus normas sociales

Espiritualidad

¿Es sabio temerle al creador?

Espiritualidad

Una guía espiritual para el mundo de los sueños


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.