Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Espiritualidad

Cómo la generosidad ilumina el alma humana

V. M. Gopaul | Nov 3, 2020

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
V. M. Gopaul | Nov 3, 2020

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la fe bahá’í, describió el carácter, el discurso y las acciones como «los frutos del árbol humano»:

Los frutos del árbol humano son exquisitos, altamente deseados y muy apreciados. Entre ellos se encuentran el carácter recto, las acciones virtuosas y las palabras agradables.

Oseola McCarty dio vida a la esencia de esta cita, aunque casi no tenía estudios y vivía modestamente en el Mississippi rural. Oseola, una fiel cristiana que iba a la iglesia, casi nunca abandonó el área en la que nació, pero Bill Clinton, entonces presidente de los Estados Unidos de América, la invitó a cenar en la Casa Blanca. Tenía muy pocos años de educación, pero la Universidad de Harvard le dio un doctorado honorario. Casi no veía la televisión, pero los principales presentadores y conductores de programas de entrevistas de las cadenas de televisión nacionales la querían en sus programas. No entendía ni le importaban los deportes, pero cuando la presentaron en el partido de fútbol de la Universidad del Sur de Misisipí, treinta mil aficionados la aclamaron locamente.

¿Qué hizo que se volviera tan buscada y tan especial en los últimos años de su vida? Llevaba una existencia sencilla, no afectada por el materialismo, pero era rica en sabiduría poco común, que la inspiraba a dar pequeños pasos de valor monumental.

Oseola McCarty nació en el condado de Wayne, Mississippi, el 7 de marzo de 1908. Cuando Oseola era joven, su madre, Lucy, se mudó a la ciudad cercana de Hattiesburg buscando una vida mejor. Su madre trabajó duro para mantener a su hija. Oseola recuerda: » Ella cocinaba para el Sr. J.S. Garraway, que era el secretario de circuito del condado de Forrest, e iba a la escuela a vender caramelos para ganar dinero».

Pronto, la joven Oseola asistió a la escuela primaria Eureka. Después de clases, lavaba y planchaba la ropa para ganar dinero. Ahorró el dinero, y cuando tuvo suficiente, fue al Primer Banco Nacional de Mississippi para depositarlo. El cajero le aconsejó que lo pusiera en una cuenta de ahorros. Desde los seis años, ahorrar se convirtió para ella en algo tan natural como comer y dormir. Continuó ahorrando regularmente.

Cuando Oseola estaba en sexto grado, su tía fue al hospital para ser operada. Después de regresar del hospital, no podía caminar. Como su tía no tenía hijos propios, Oseola se ofreció a cuidarla sacrificando sus estudios. Incluso cuando la tía se recuperó completamente, Oseola nunca volvió a la escuela, sino que continuó lavando y planchando. En aquellos primeros días, cobrando alrededor de 1,50 dólares por bulto, visitaba regularmente el banco local y guardaba sus ahorros. Con el paso de los años, el dinero de su cuenta creció, aunque los bancos cambiaron de nombre y se fusionaron.

Poco a poco, su familia inmediata se hizo más pequeña. Su abuela murió en 1944, su madre en 1964 y su tía en 1967. Su madre y su tía le dejaron cada una algo de dinero, que añadió a sus ahorros. Rara vez compraba algo para ella misma, considerando incluso una suscripción al periódico como una extravagancia. En 1947, su tío le dio la casa donde vivió el resto de su larga vida.

Ella no dejó el condado donde creció, nunca tuvo un coche, y caminó a todos los lugares a los que fue. Una vez por semana, Oseola empujaba un carrito de compras hasta el mercado Big Star, a más de una milla de distancia, para comprar comida. Continuó lavando, planchando y ahorrando. Oseola amaba su trabajo, diciendo:

«Salía y encendía un fuego bajo mi lavadero. Luego remojaba, lavaba y hervía un montón de ropa. Luego las restregaba, las escurría, las volvía a restregar, las amontonaba y las colgaba en la cuerda. Después de tener toda la ropa limpia en el tendedero, empezaría con la siguiente tanda. Lavaba todo el día, y por la noche planchaba hasta las 11:00. Me encantaba el trabajo. El fuego brillante. El escurrir la ropa limpia y húmeda. Las camisas blancas brillando en los cordeles». – Philanthropy Magazine Almanac.

Esta extraordinaria ética de trabajo, perseguida durante siete décadas consecutivas, ilustra maravillosamente el principio bahá’í de «El trabajo realizado con espíritu de servicio es la forma más elevada de adoración». – ‘Abdu’l-Bahá, Filosofía Divina, p. 83. Oseola dijo: «El trabajo duro da sentido a tu vida. Todo el mundo necesita trabajar duro en algo para sentirse bien consigo mismo. Cada trabajo se puede hacer bien y cada día tiene sus satisfacciones».

El personal del banco, al darse cuenta de que la Sra. McCarty había acumulado importantes ahorros, le aconsejó que pusiera su dinero en certificados de depósito, fondos mutuos conservadores y otras cuentas en las que acumularía intereses para ella. Oseola, quien nunca se casó, dijo:

«Después de la muerte de mi tía, empecé a pensar que no tenía a nadie. Empecé a pensar qué hacer con lo poco que tenía. Quería dejarle algo a algunos primos y a mi iglesia. Pero había estado pensando durante mucho tiempo… desde que estaba en la escuela… quería dárselo a la universidad (la Universidad del Sur de Mississippi). Antes no dejaban ingresar a la gente de color, pero ahora sí, y creo que deberían tenerlo». – Ibid.

En julio de 1995, Oseola donó 150.000 dólares a la Universidad del Sur de Mississippi. La donación de McCarty estableció la Beca Oseola McCarty para ayudar a un estudiante necesitado a recibir la educación que Oseola nunca tuvo. Muchas otras instituciones e individuos se enteraron de su donación desinteresada y la igualaron, por lo que varios estudiantes ahora asisten a la USM gracias a su regalo.

Cuando un periodista de la revista People le preguntó a Oseola por qué no se gastaba su dinero en sí misma, respondió «Lo estoy gastando en mí misma».

La generosidad y el sacrificio, como se ejemplifica en el carácter de Oseola, representan dos de los principales cimientos para construir la unidad de la humanidad. El regalo de Oseola inspiró tanto a Ted Turner, fundador de CNN, filántropo y hombre de negocios, que dio mil millones de dólares propios a las Naciones Unidas. Este tipo de filántropos desinteresados, ya sea de medios humildes o de gran riqueza, ejemplifican el noble rasgo de carácter humano de la generosidad que las enseñanzas bahá’ís ensalzan:

Sé generoso en la prosperidad y agradecido en la adversidad. Sé digno de la confianza de tu prójimo, y mírale con rostro resplandeciente y amistoso. Sé para el pobre un tesoro, para el rico, un amonestador; sé uno que responde al llamado del menesteroso, y guarda la santidad de tu promesa.

La noticia del acto de bondad de Oseola se extendió por todo el país y se convirtió en una celebridad, buscada por políticos, periodistas, clérigos, medios de comunicación, personalidades del deporte y académicos. Su legado vive en programas de desarrollo juvenil, becas y parques.

Las enseñanzas bahá’ís nos aconsejan a todos que nos volvamos:

…un rocío para la tierra del corazón humano, un arca en el océano del conocimiento, un sol en el cielo de la munificencia, una gema en la diadema de la sabiduría, una luz refulgente en el firmamento de tu generación, un fruto del árbol de la humildad.

También podría interesarte

Espiritualidad

9 grandes preguntas que la ciencia no puede responder

Espiritualidad

Las lecciones que aprendemos del sufrimiento de los Profetas

Espiritualidad

El invierno: momento para desarrollar nuestra visión espiritual


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.