Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Espiritualidad

Cómo no desilusionarse

David Langness | Ene 15, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
David Langness | Ene 15, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

El hombre nace como un idealista predestinado, porque nace para actuar. Actuar es afirmar el valor de un fin, y persistir en afirmar el valor de un fin es hacer un ideal. – Oliver Wendell Holmes

El mal continúa existiendo en el mundo debido a que las personas tan sólo hablan de sus ideales, pero no hacen lo necesario por llevarlos a la práctica. Si las acciones tomaran el lugar de las palabras, muy pronto la miseria del mundo desaparecería para transformarse en prosperidad. – Abdu’l-Bahá, La sabiduría de Abdu’l-Bahá.

Los idealistas, aquellas personas que tienen ideales que les gustaría hacer realidad tanto en sí mismos como en el mundo, experimentarán sin duda algunas desilusiones. De hecho, todos pasamos por ese proceso en la vida. Idealizamos a nuestros padres o a nuestros amigos, o a un partido político o a una institución social, y luego descubrimos que esa persona o ese grupo de personas no están exactamente a la altura de sus ideales. En cambio, descubrimos la hipocresía, el engaño y el desánimo. Las personas que nos importan no están a la altura de sus ideales, y perdemos nuestra fe en ellas. Y lo que es peor, no estamos a la altura de nuestros propios ideales y nos decepcionamos a nosotros mismos.

Este proceso de desilusión y pérdida de idealismo le ocurre a casi todo el mundo. Nadie es inmune. Cuando ocurre, la pregunta es: «¿Cómo puedo mantener mis propios ideales, ante tanto engaño, pretensión y mojigatería?».

Tuve muchas de esas experiencias desilusionantes cuando era joven, pero una destaca en mi memoria. Activo en el movimiento por los derechos civiles cuando era adolescente, me uní a organizaciones, participé en marchas y manifestaciones, distribuí volantes y organicé reuniones. Me preocupaban mucho la justicia y la igualdad, y quería hacer lo que pudiera para intentar conseguirlas. Como ingenuo e idealista colaborador del movimiento, conocí a muchas personas a las que admiraba e intentaba emular. Uno en particular, un conocido activista de los derechos civiles en la ciudad donde vivía, parecía valiente y comprometido con la causa, pero más tarde me enteré de que en realidad era un agente encubierto de una agencia federal de inteligencia que realizaba tareas de vigilancia y presentaba informes sobre las personas a las que había engañado.

Ese conocimiento me provocó una crisis de conciencia personal, haciéndome cuestionar la sinceridad y los motivos de todas las personas que había conocido en el movimiento. Durante un tiempo, me pregunté si mi idealismo podría sobrevivir.

Finalmente, para recuperar ese idealismo, tuve que cambiar mi enfoque y preguntarme qué estaba aportando. Me di cuenta de que no podía basar mis propios ideales en los de otros. Mis ideales tenían que ser autosuficientes, no basarse en el compromiso, el fervor o el carisma de otra persona. Tenía que poseerlos yo mismo. Tenía que tener una motivación intrínseca, interna, no condicionada por otros y sus motivaciones. También tuve que darme cuenta de que el idealismo, básicamente una ferviente esperanza de un futuro mejor, solo podía mantenerse vivo en mi alma si lo alimentaba con acciones.

Descubrí que no podía sentarme a quejarme si quería conservar mis ideales. No podía convertirme en un cínico, aunque ese enfoque cáustico me pareciera tan tentador. No podía quejarme de la falta de compromiso de los demás, ni de los pies de barro de muchos, ni de las débiles creencias de algunos de mis compañeros, ni del descontento que sentían algunos amigos. En cambio, tuve que apartar la amargura, el sarcasmo y la idea de que el mundo podría ser perfecto mañana. Aprendí que todo cambio social exterior y todo reto espiritual interior requerían una combinación de dos cosas: trabajo y fe. Tenía que trabajar para lograr algún progreso y tener un impacto; y tenía que tener fe en que mi trabajo, y el de muchos otros, se traduciría en un futuro más ideal. Las enseñanzas bahá’ís me enseñaron esas dos importantes lecciones:

Por lo tanto, debemos esforzarnos con vida y corazón para que el mundo físico y material sea reformado, para que se agudice la percepción humana, se haga manifiesto el misericordioso esplendor y brille el resplandor de la realidad. Entonces la estrella del amor aparecerá y el mundo de la humanidad se iluminará. El objeto es que el mundo de la existencia depende de la reforma para su progreso; de otro modo, estaría como muerto. Reflexionad: si no apareciera una nueva primavera, ¿cuál sería el efecto sobre este globo, la tierra? Indudablemente se volvería desolada y la vida se extinguiría. La tierra tiene necesidad de un regreso anual de la primavera. Es necesario que una nueva generosidad se aproxime. Si no llegara, la vida sería destruida. De la misma forma, el mundo del espíritu necesita una nueva vida, el mundo de la mente necesita un nuevo ánimo y desarrollo, el mundo de las almas una nueva munificencia, el mundo de la moral una reforma y el mundo del esplendor divino siempre necesita nuevas dádivas. Si no fuera por este reaprovisionamiento, la vida del mundo sería destruida, extinguida. Si este cuarto no estuviese ventilado y el aire no fuese renovado, después de un período de tiempo sería irrespirable. Si no cayera la lluvia, todos los organismos de la vida perecerían. Si no llegara una nueva luz, la oscuridad de la muerte envolvería la tierra. Si no llegase una nueva primavera, la vida sobre este globo sería borrada.

Por lo tanto, los pensamientos deben ser elevados y los ideales ennoblecidos para que el mundo de la humanidad pueda ser asistido en la nuevas condiciones de reforma. Cuando esta reforma afecte todos los grados, entonces, llegará el mismísimo Día del Señor del cual han hablado todos los profetas. El Día en que todo el mundo será regenerado. – Abdu’l-Bahá, La promulgación de la paz universal.

La fe bahá’í ofrece a la humanidad un nuevo torrente de esperanza e idealismo, un mensaje de optimismo, progreso y cambio: el «Día en que el mundo entero será regenerado». Los bahá’ís creen que Bahá’u’lláh ha traído el remedio para nuestros males, si solo trabajamos para aplicarlo:

El Médico Omnisciente tiene puesto su dedo en el pulso de la humanidad. Percibe la enfermedad y en su infalible sabiduría prescribe el remedio. Cada época tiene su propio problema y cada alma su aspiración particular. El remedio que el mundo necesita para sus aflicciones actuales no puede ser nunca el mismo que el que pueda requerir una edad siguiente. Preocupaos fervientemente con las necesidades de la edad en que vivís y centrad vuestras deliberaciones en sus exigencias y requerimientos – Bahá’u’lláh, Pasajes de los escritos de Bahá’u’lláh.

También podría interesarte

Espiritualidad

Las dos barreras que impiden la unidad

Espiritualidad

El alma humana nunca perece

Espiritualidad

Crear unidad familiar: Antes de la boda


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.