Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Justicia

Cómo practican los bahá’ís el no-partidismo

David Langness | Nov 18, 2020

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
David Langness | Nov 18, 2020

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

En esta temporada de debates, campañas y elecciones, los bahá'ís del mundo se mantienen totalmente al margen de la política partidista. Hace un tiempo, un amigo confundido me pidió que le explicara lo que eso significaba y cómo funcionaba.

Mi amigo inició nuestra conversación enviándome un correo electrónico pidiéndome que me uniera a él en la campaña de un candidato político que él apoya. Le dije que no lo haría, porque los bahá'ís son completamente apolíticos y no partidistas. "Vaya", dijo, "entonces, ¿cómo hacen los bahá'ís para cambiar el mundo?"

Su pregunta contenía una interesante y tácita suposición - que sólo entrando en la lucha política partidista alguien podría fomentar un cambio social significativo. Muchas personas se sienten de esta manera, pero los bahá'ís miran la ecuación de manera diferente. En lugar de confiar en el partidismo para hacer el cambio, las enseñanzas bahá'ís se centran en el poderoso aparato de cambio del espíritu humano.

Todo cambio social duradero, según las enseñanzas bahá'ís, comienza dentro de nosotros. Somos testigos de los problemas del mundo y nos enfrentan a una elección existencial: ¿los ignoramos o intentamos hacer algo al respecto? Si nos preocupamos profundamente por los demás, obviamente querremos hacer lo que podamos para ayudarles. Esa elección fundamental, esencialmente espiritual, puede entonces definir el curso de nuestras vidas. Con suficiente simpatía y empatía por los demás, nuestros espíritus nos incitan a tratar de mejorar sus condiciones y aliviar su sufrimiento. Por el contrario, si no respondemos a las injusticias e injusticias del mundo, corremos el riesgo de privar a nuestras vidas de la nutrición espiritual esencial que necesitamos.

Las enseñanzas de la revelación bahá'í nos animan a todos a prestar atención a las cualidades internas del espíritu humano que preceden y que en última instancia se convierten en la verdadera base de todo cambio exterior:

…si un alma está dotada de los atributos de la verdadera fe y caracterizada por cualidades espirituales, ante la humanidad entera se convertirá ella en un emblema de las vastas mercedes de Dios. Pues los atributos del pueblo de fe son la justicia y equidad; la paciencia, la compasión y la generosidad; la consideración hacia los demás; el candor, la honradez y la lealtad; el amor y la amabilidad; la devoción y el tesón y la humanidad.

Así que respondí a la pregunta de mi amigo con esta cita de una charla que Abdu'l-Bahá dio en 1912, registrada en La Promulgación de la Paz Universal:

Cuando repasamos la historia desde el comienzo de la existencia humana hasta la época presente en la cual vivimos, es evidente que todas las guerras y conflictos, derramamiento de sangre y batallas y toda forma de sedición, se debieron a alguna forma de prejuicio religioso, racial o nacional o desviación partidaria y prejuicio egoísta de algún tipo.

Muchas personas consideran que la política partidista es la única vía para el cambio social, pero los bahá'ís ven el partidismo de manera diferente, como un sesgo, un pasaje desunificador de puntos de vista polarizados, como otra forma de separar a las personas entre sí, y como un impedimento para el cambio real:

Aun siendo leales a sus gobiernos respectivos, y aun estando imbuidos del amor a su propio país y ansiosos de promover, en todo tiempo, sus mejores intereses, no obstante, los seguidores de la Fe Bahá'í, que ven a la humanidad como una sola entidad y están profundamente ligados a sus intereses vitales, no vacilarán en subordinar todo interés particular, sea personal, regional o nacional, a los intereses predominantes de la raza humana en general, sabiendo muy bien que en un mundo de pueblos y naciones interdependientes se favorece mejor a la parte favoreciendo al todo, y que ninguna de las partes componentes conseguirá resultado durable si los intereses generales de la entidad misma son desatendidos. Shoghi Effendi, El día prometido ha llegado.

"Se favorece mejor a la parte", escribió Shoghi Effendi, " favoreciendo al todo".

Claramente, la guerra política partidista intenta revertir ese principio. La filosofía básica de la política partidista mantiene que "nuestro" lado tiene que ganar - entonces tendremos poder sobre el otro lado, y conseguiremos lo que queremos.

Las enseñanzas bahá'ís dicen exactamente lo contrario - que nadie puede ganar a menos que todos lo hagan: "La Fe Bahá'í mantiene la unidad de Dios, reconoce la unidad de Sus Profetas e inculca el principio de la unicidad e integridad de toda la raza humana". - Ibid. Este principio fundacional bahá'í reconoce e incorpora la verdad científica de la interdependencia e interrelación humanas en una visión del mundo coherente que construye la unidad en lugar de la división.

Los bahá'ís no se involucran en la política partidista, no porque quieran mantenerse alejados de ellos, sino porque el partidismo crea enemigos. El hiper-partidismo que presenciamos en el mundo de hoy, la ira, la hostilidad e incluso la violencia que causa, demuestra que las disputas políticas impiden la unidad.

¿Votan los bahá'ís?

Después de que mi amigo me preguntó cómo los bahá'ís cambian el mundo sin involucrarse en la política partidista, él tuvo una siguiente pregunta: " ¿Y qué hay de las votaciones?"

Sí, le dije, los bahá'ís se toman en serio sus obligaciones cívicas, y definitivamente votan en las elecciones locales y nacionales. Pero en lugar de votar según las líneas del partido o participar en las elecciones de la misma manera que los partidistas, el voto de los bahá'ís se basa en el carácter y los méritos del individuo que se presenta a las elecciones.

Esto requiere trabajo, que a veces exige una mayor participación en el ámbito de la sociedad civil que la de los mismos partidistas, quienes pueden identificarse únicamente con los candidatos de una afiliación partidista determinada y votar por ellos sin hacer el trabajo de investigar su carácter y méritos como individuos. Cuando los bahá'ís votan, lo hacen desde un punto de vista apolítico, votando por la persona que se presenta al cargo en lugar de su afiliación partidista.

¿Qué hay de la justicia social?

"Así que, sin política partidista, ¿cómo es que los bahá'ís logran justicia social?" mi amigo quería saber.

Las enseñanzas bahá'ís llaman claramente a todos los bahá'ís a trabajar por la justicia social, y hacerlo con humildad y en silencio, sin presumir o buscar ventajas políticas como resultado. En un discurso que pronunció en París en 1911, Abdu'l-Bahá instó a todos, en términos inflexibles, a actuar para establecer la justicia:

El mal continúa existiendo en el mundo debido a que las personas tan sólo hablan de sus ideales, pero no hacen lo necesario por llevarlos a la práctica. Si las acciones tomaran el lugar de las palabras, muy pronto la miseria del mundo desaparecería para transformarse en prosperidad. Una persona que hace mucho bien y no habla de ello, está en el camino de la perfección. El individuo que ha realizado un bien insignificante, pero lo magnifica con palabras, vale muy poco…

Las personas hacen mucha profesión de bondad, con infinidad de hermosas palabras, porque quieren que les consideren mejores que sus congéneres, buscando, de este modo, la fama ante los ojos del mundo. Aquellos que verdaderamente hacen el bien son los que emplean menos palabras con referencia a sus actos…

Es mi esperanza que vosotros siempre tratéis de abolir la tiranía y la opresión; que trabajéis sin cesar hasta que la justicia reine en cada región, que conservéis vuestros corazones puros y vuestras manos limpias de injusticia.

Cuando se le preguntó en 1948 si los bahá'ís podían participar en causas de justicia social que algunos podrían considerar "políticas", Shoghi Effendi, el Guardián de la fe bahá'í, aconsejó a un individuo bahá'í:

Así como los [bahá'ís] deben cuidarse de no parecer nunca identificarse a sí mismos o a la Causa con ningún tipo de postura política, también deben cuidarse del otro extremo de no participar nunca con otros grupos progresistas, en conferencias o comités diseñados para promover alguna actividad en total acuerdo con nuestras enseñanzas - como, por ejemplo, mejores relaciones raciales. [Traducción provisional]

Esta postura explica la larga historia de la comunidad bahá'í de trabajar con diversos grupos y movimientos para la erradicación del racismo, la promoción de la igualdad de género, el desarme y el cese de la guerra, y muchas otras causas progresistas, todo ello sin partidismos.

Mi amigo y yo terminamos hablando hasta altas horas de la noche, y todas estas ideas nos llevaron a una discusión mucho más larga. Curioso e intrigado, hizo muchas más preguntas sobre el singular enfoque bahá'í del cambio social, y dijo que se sentía como si hubiera entrado en "una realidad alternativa". Al final de nuestra conversación, en realidad parecía un poco aturdido. Aparentemente nunca había considerado un enfoque diferente al partidismo antes. Dijo que quería pensar seriamente en nuestra discusión, y espero que lo haga.

Si queremos curar a nuestras sociedades de los efectos tóxicos, perturbadores y esencialmente divisores del conflicto político partidista, todos debemos emular a mi amigo y pensar seriamente en lo que podría reemplazar ese sistema obsoleto y anticuado.

También podría interesarte

Justicia

El verdadero feminismo eleva el umbral espiritual

Justicia

La causa principal de la indigencia

Justicia

El impacto social y espiritual de una mujer empoderada


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.