Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Espiritualidad

Cómo sentirse feliz: 9 hábitos para una vida feliz

Radiance Talley | Jul 5, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Radiance Talley | Jul 5, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

“Deseo que seáis felices … que riais, sonriáis y os regocijéis para que otros puedan ser felices a través vuestro”, dijo Abdu’l-Bahá, una de las figuras centrales de la Fe bahá’í, en una charla en Nueva York en 1912.

Por desgracia, según la encuesta Harris Poll de 2017 sobre la felicidad en Estados Unidos, solo el 33% de los estadounidenses son felices.

La felicidad es crucial para nuestro bienestar mental, emocional, físico y espiritual. Abdu’l-Bahá explicó:

Cuando estamos contentos nuestra fuerza es más vital, nuestra inteligencia más aguda y nuestro entendimiento menos nublado. Nos sentimos más capacitados para enfrentarnos con el mundo y para encontrar nuestra esfera de utilidad. Pero cuando la tristeza nos visita nos debilitamos, nuestro vigor nos abandona, nuestro entendimiento se nubla y nuestra inteligencia se vela. Las realidades de la vida parecen eludir nuestra comprensión, los ojos de nuestro espíritu no aciertan a descubrir los misterios sagrados, y nos convertimos en seres casi muertos.

Por eso, aquí tienes nueve consejos y hábitos que te ayudarán a vivir una vida más feliz.

1. Sonríe para ser feliz

A veces, cuando me siento emocional y alterada, mi madre me dice que fuerce una gran sonrisa, porque el simple acto de sonreír puede hacerte sentir más feliz.

El Dr. Fernando Marmolejo-Ramos, experto en cognición humana y artificial, explicó: «En nuestra investigación, descubrimos que cuando se practica la sonrisa a la fuerza, se estimula la amígdala -el centro emocional del cerebro-, que libera neurotransmisores para fomentar un estado emocional positivo».

Un estudio publicado en «Psychological Science» también descubrió que los participantes que mantenían sonrisas de Duchenne -sonrisas genuinas que hacían que las esquinas de los ojos se arrugasen- presentaban una disminución de la frecuencia cardíaca después de acontecimientos estresantes. Así que, si quieres sentirte más relajado y feliz, finge una gran sonrisa hasta que se convierta en real.

2. Reduce su estrés con la risa

Abdu’l-Bahá dijo:

Ríe y habla, no te lamentes y hables. Ríe y conversa. La risa es producida por el aflojamiento o relajación de los nervios. Es una condición ideal y no física.

La risa es el efecto visible de una causa invisible. Por ejemplo, la felicidad y la miseria son fenómenos supersensibles. Uno no puede oírlos con los oídos ni tocarlos con las manos. La felicidad es un estado espiritual. [Traducción provisional]

Tanto si decides ver vídeos graciosos como si pasas más tiempo con gente con sentido del humor, crear hábitos que te hagan reír más a menudo hará que tu vida sea definitivamente más feliz. Las investigaciones han demostrado que la risa aumenta el estado de ánimo, relaja los músculos y alivia el dolor y el estrés.

3. Duerme bien para mejorar tu estado de ánimo

Si te sientes cansado al levantarte y con sueño a lo largo del día, no estás durmiendo lo suficiente. Abdu’l-Bahá escribió que deberíamos «descansa el cuerpo para obrar mejor, para hablar mejor, para explicar más hermosamente, para servir a los siervos de Dios y para demostrar verdades», [Traducción provisional].

La pérdida de sueño no solo afecta a la memoria, la concentración y el juicio, sino que también puede volverte más agresivo y aumentar el riesgo de depresión. Conseguir un sueño de calidad cada noche es crucial para sentirse mejor, mental y emocionalmente.

4. Haz ejercicio para ser feliz

El psicólogo Dr. Tal Ben-Shahar dijo: «No hacer ejercicio es como tomar depresivos».

Cuando se hace ejercicio, el cuerpo libera endorfinas, sustancias neuroquímicas que enmascaran el dolor y producen una sensación de euforia. Además, al igual que los antidepresivos, el ejercicio aumenta la síntesis de nuevas células nerviosas en el cerebro y se ha demostrado que alivia los síntomas del trastorno depresivo mayor.

5. Come alimentos que eleven tu estado de ánimo

Si experimentas cambios de humor o síntomas depresivos, es posible que tengas una deficiencia de cierta vitamina o mineral. Por ejemplo, las vitaminas B3, B9 y B12 mejoran el estado de ánimo al producir serotonina y dopamina, sustancias neuroquímicas que generan sentimientos positivos en el cuerpo.

Las investigaciones han demostrado que una dieta rica en frutas y verduras está relacionada con un menor índice de depresión. Las bayas, por ejemplo, tienen un alto contenido en antocianinas, pigmentos que hacen que algunas frutas tengan un aspecto rojo, morado o azul. Un estudio descubrió que una dieta rica en antocianinas estaba relacionada con un 39% menos de riesgo de depresión.

6. Haz lo que te hace feliz

La persona promedio pasa un tercio de su vida en el trabajo y, sin embargo, según el informe de Gallup sobre el estado del lugar de trabajo global, el 85% de los empleados no están motivados o están activamente desconectados en el trabajo.

Nuestro tiempo en este mundo es demasiado efímero para desperdiciarlo en un trabajo que no nos hace felices. Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la Fe bahá’í, escribió: “Los mejores de los hombres son aquellos que se ganan el sustento con su profesión y lo gastan en sí mismos y en sus familias por amor a Dios, el Señor de todos los mundos”.

Piensa en qué trabajo te entusiasma y qué habilidades te resultan naturales. No todo el mundo puede hacer lo que tú estás llamado a hacer.

7. Consigue alegría del servicio a la comunidad

¿Has oído hablar alguna vez del «efecto de ayuda «? Son las emociones positivas que surgen tras el servicio desinteresado a los demás.

Los bahá’ís creen que nuestras vidas deben girar en torno a trabajar por la paz universal y servir a la humanidad. Eso es lo que da sentido y propósito a nuestras vidas.

Abdu’l-Bahá escribió que “el honor y distinción de la persona consisten en que, de entre toda la muchedumbre del mundo, se convierta ella en una fuente de bien social. ¿Hay merced concebible mayor que ésta, que el hecho de que una persona, mirando dentro de sí, encuentre que por medio de la gracia confirmadora de Dios se ha convertido ella en la causa de la paz y bienestar, de la felicidad y adelanto de sus congéneres? No, por el verdadero Dios, no hay mayor bendición, ni delicia más completa”.

8. Practica la gratitud y encuentra la felicidad

A menudo, cuando nos sentimos tristes, pensamos en lo que hemos perdido o en lo que no tenemos. Cuando creamos el hábito de agradecer a Dios cada día por todo lo que tenemos y por todos los que amamos, nos sentiremos más felices y tendremos una perspectiva más optimista de la vida.

Y, Abdu’l-Bahá dijo que «la mejor manera de agradecer a Dios es amarse unos a otros». Así que, recuerda mostrar tu agradecimiento y amor a todos los que te rodean.

9. Recurre a Dios para sentirte feliz

Ora por crecimiento espiritual, medita acerca de los versos de Dios, y lee sobre las almas espirituales que fueron felices a pesar de todos los desafíos y sufrimientos que soportaron.

Recuerda el ejemplo que dio Abdu’l-Bahá. Fue encarcelado durante cuarenta años, porque su padre, Bahá’u’lláh, anunció que era el último mensajero enviado por Dios. Sin embargo, nunca dejó que su entorno y sus condiciones físicas empañaran su espíritu. Él decía:

Yo mismo estuve encarcelado durante cuarenta años; un solo año hubiese sido imposible de soportar. ¡Nadie sobrevivía a ese encarcelamiento más de un año! Pero, gracias a Dios, durante todos esos cuarenta años fui sumamente feliz. Cada día, al despertarme, era como si escuchase buenas nuevas, y cada noche sentía una infinita felicidad. La espiritualidad era mi consuelo y dirigirme a Dios, mi mayor dicha. Si no hubiera sido así, ¿pensáis que hubiera podido sobrevivir a esos cuarenta años en prisión?

Por ello, la espiritualidad es el más grande de los dones que recibimos de Dios, y «Vida Eterna» significa «Volverse hacia Dios.» Ojalá que cada uno de vosotros pueda crecer diariamente en espiritualidad, que os fortalezcáis en toda bondad y que seáis ayudados cada vez más por el consuelo divino, liberados por el Espíritu Santo de Dios, y que el poder del Reino Celestial viva y actúe entre vosotros.

También podría interesarte

Espiritualidad

Contemplando las estrellas para entender nuestras almas

Espiritualidad

La expresión de la realidad divina

Espiritualidad

También tú dejarás este mundo. ¿Estás listo?


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.