Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Espiritualidad

Cómo superar la ansiedad con oración y terapia

Radiance Talley | Mar 23, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Radiance Talley | Mar 23, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Te has sentido alguna vez paralizado por tus propias emociones, como si tu cuerpo se cerrara para protegerte de tus propios pensamientos negativos? Así es como Nasim Mansuri, una estudiante universitaria de 24 años que vive en Massachusetts, dice que solía sentirse. Pero con la ayuda de la oración y la terapia, Nasim dice que pudo recuperarse.

«Siempre he tenido mucha ansiedad», dice Nasim. «Siempre he sido una niña ansiosa, preocupada por lo que los demás [pensaban] y cosas así. Durante el instituto, eso realmente empeoró».  A los 16 años, sus ataques de ansiedad se volvieron disociativos.

Nasim experimentó relaciones abusivas y manipuladoras, lo cual, por desgracia, no es inusual. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, el 26% de las mujeres y el 15% de los hombres de Estados Unidos han sufrido algún tipo de violencia, desde insultos o acoso hasta agresiones físicas, dentro de una relación antes de cumplir los 18 años.

«Mi forma de protegerme de los pensamientos intrusivos y perturbadores era cerrarme físicamente», dice. «Estaba atrapada en mi cuerpo. No podía moverme. Me tumbaba porque me sentía tan ansiosa que no podía estar de pie ni caminar».

Nasim dice que durante esos momentos, ya no era consciente de su entorno y «generalmente daba vueltas a los mismos pensamientos una y otra vez». Se sentía agotada de energía y creía que podía empezar a hacerse daño físico. Fue entonces cuando se dio cuenta de que tenía que buscar ayuda.

Abdu’l-Bahá, el intérprete autorizado de los escritos bahá’ís y el hijo de Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la Fe bahá’í, dijo:

Sólo hay un poder que cura, y es Dios. El estado o condición mediante el cual la curación surte efecto es la confianza del corazón. Algunos lo alcanzan acudiendo a doctores, pastillas y triturados. Otros a base de higiene, ayuno y oración. Otros mediante la percepción directa.

Como los bahá’ís creen en la armonía de la ciencia y la religión, Nasim recurrió a las oraciones y a la terapia para curarse.

Curación a través de terapia

Bahá’u’lláh dijo: «Si alguien está enfermo, que acuda a un gran médico». Una vez que Nasim empezó a acudir a un psicólogo, aprendió diferentes técnicas de conexión a tierra para controlar su ansiedad y ser más consciente de su cuerpo durante sus episodios disociativos.

Nasim dice que una vez que se encuentra el terapeuta adecuado, se puede «construir una red de seguridad» en la que se puede decir lo que se piensa y sentirse escuchado. Su psicólogo la ayudó a reconocer que tenía un problema real, y que no era que simplemente se sentía estresada y que tenía que superarlo.

«Tuve que reconocer que tenía un trauma», dice Nasim. «Tenía mucha tristeza reprimida que no había comunicado adecuadamente, o cuando lo había hecho, no había sido validada por nadie». Pero cuando su psicólogo le dijo: «Siento que te haya pasado eso», Nasim dice que se sintió vista y escuchada y pensó: «Sí estoy permitida de sentirme así».

Curación a través de la oración 

«En última instancia, lo que creo que ayudó a unir todo fue realmente los escritos [bahá’ís]», dice Nasim. En ese momento, estaba leyendo el libro «Llamamiento al Señor de las Huestes», que es una recopilación de cartas que Bahá’u’lláh escribió en 1868 a los reyes y gobernantes del mundo sobre su posición como mensajero de Dios. Una cita, en particular, la hizo sentir esperanzada, segura y empoderada. Bahá’u’lláh escribió:

Di: Nada se ve en Mi templo sino el Templo de Dios, ni en Mi belleza sino Su Belleza, ni en Mi ser sino Su Ser, ni en Mi esencia sino Su Esencia, ni en Mi movimiento sino Su Movimiento, ni en Mi aquiescencia sino Su aquiescencia, ni en Mi pluma sino Su Pluma, el Poderoso, el Más Alabado. Nada ha habido en Mi alma que no sea la Verdad, y en Mí mismo no se ve nada sino a Dios.

Aunque la cita describe la posición de Bahá’u’lláh, y no se refiere a los individuos, esta tuvo una gran resonancia en ella. Le ayudó a desarrollar sus propias definiciones de la belleza, el ser y la aceptación. Nasim dice: «Cuando empezaba a sentirme ansiosa, me lo repetía una y otra vez en mi cabeza, o en voz alta según la situación en la que me encontrara, y creo que me ayudó mucho a centrarme y a recordar que dentro de mí está Dios».

Repetirse a sí misma esta cita, ya sea durante los paseos, antes de acostarse o en momentos de intensa ansiedad, ayudó a Nasim a recordar que las experiencias traumáticas no definen su identidad como ser espiritual. Dice que cree que esta cita refleja «lo que aspiramos a ser: recipientes vacíos que solo llevan el poder de Dios, en cualquier forma humana que podamos».

Nasim dice que la oración y la reflexión le ayudaron a desarrollar estrategias para ser la persona que quería ser en su vida.

Con la ayuda de la oración y la terapia, Nasim dice que ya no experimenta ansiedad y depresión extremas. No recuerda la última vez que tuvo un ataque y necesitó utilizar una de sus técnicas de enraizamiento, pero Nasim sabe que puede recurrir a ellas si lo necesita, y la cita de Bahá’u’lláh siempre le recordará lo que fue capaz de superar.

También podría interesarte

Espiritualidad

¿Cuál es la diferencia entre mente, espíritu y alma?

Espiritualidad

¿Cómo mejorar nuestra comunicación con los demás?

Espiritualidad

¿Dónde encontrar sabiduría en el mundo de hoy?


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.