Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Vida

Cómo una muñeca especial afectó a nuestra familia

Duane Herrmann | Jul 29, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Duane Herrmann | Jul 29, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Luego de que nuestro segundo hijo nació, me puse a buscar la muñeca perfecta para mi hija mayor. Quería que ella también tuviera su propio bebé.

Cuando la llevé al hospital para que viera a su hermanito por primera vez, no quería que se sintiera excluida o degradada por la llegada de un nuevo bebé a la familia. Pensé que si ella tenía su propia muñeca bebé, al igual que mamá y papá, no le importaría mucho la llegada del otro bebé.

También era consciente de las instrucciones escritas de Abdu’l-Bahá:

Que a nadie consideren como un enemigo o malqueriente, sino piensen en toda la humanidad como amigos, viendo al forastero como a un allegado, al extraño como a un compañero, permaneciendo libres de prejuicio, sin hacer distinciones.

RELACIONADO: Entonces, ¿cómo les enseño a mis hijos sobre espiritualidad?

Me pregunté: ¿Cómo podría aplicar esto en mi familia?

Estando en la sección de muñecas de la tienda, dudé. Solo había una muñeca que quería. Pero si la compraba para mi hija, tal vez alguna otra niña no tendría con qué identificarse. ¡Qué difícil! Alguna otra niña podría necesitar esta muñeca para identificarse.

Por otro lado, si nadie compraba esta muñeca, podría quedarse en la estantería durante mucho, mucho tiempo y la tienda podría concluir que nadie quería una muñeca así. Si yo lo compraba, mi compra demostraría que había demanda. En realidad, la tienda debería haber tenido más de una, porque había muchas más niñas que necesitaban esa muñeca. Pensando que mi compra demostraría que había necesidad de más, compré la muñeca.

Sin que mi hija lo supiera, llevé la muñeca, escondida, al hospital. Mi hija, de tres años, estaba muy impresionada de que mamá tuviera un nuevo bebé. Era interesante, aunque no podía hacer mucho más que mirarlo. Lo sostuvo, con mi ayuda, pero no podía hablarle ni hacer más que mirarla. No podía jugar con él. ¿Qué diversión tenía?

Entonces le dije que tenía algo para ella. Le pedí que se sentara, cerrara los ojos y extendiera los brazos. Cuando lo hizo, le puse la nueva muñeca en los brazos. Sus ojos se abrieron al instante y allí, en sus brazos, había otro bebé. Le dije que era su nuevo bebé. Su madre y yo habíamos tenido un nuevo bebé y ella debía tener uno también. Este era su nuevo bebé.

Mi hija estaba fascinada: ¿un nuevo bebé para ella? No podía creer su buena suerte. Y su nuevo bebé era definitivamente especial, no aburrido como el otro bebé nuevo. El otro bebé era del mismo color que nosotros, pero su nuevo bebé era de otro color; un color especial. Su bebé era de un color marrón intenso. Mi hija se enamoró de su nuevo bebé marrón.

Sacó con cuidado a su nuevo bebé del hospital porque, por supuesto, era su bebé. Fue muy cuidadosa con este nuevo bebé. No dejaba que nada le hiciera daño. Estaba decidida a ser una buena mamá para su nuevo bebé, ¡y lo fue!

Mi hija aprendió a cuidar de él tan bien como su madre y yo cuidamos de nuestro nuevo bebé. Sin embargo, su bebé era más fácil de cuidar. Su bebé nunca tuvo un pañal sucio que cambiar y  nunca lloró.

Cuando su hermano creció, también le gustó la muñeca de su hermana. Era especial. Llegaron dos niños más a la familia y, cuando crecieron, también se convirtió en su muñeca favorita. Todos aprendieron a cuidar del bebé. Sabían que algún día, cuando crecieran, podrían tener sus propios bebés y querían ser buenos padres. Esperaban tener sus propios bebés de verdad.

Cuando los niños se casaron, todos se casaron con alguien como la muñeca, alguien cuyo color de piel era diferente al suyo.

RELACIONADO: Matrimonio interracial: Una historia de amor a primera vista

Mi objetivo a largo plazo fue un éxito. Quería dar un poco de color a mi familia blanca, ¡y mis nietos son ahora de varios colores del arco iris! Misión cumplida. Espero que esta muñeca haya dado a nuestra familia alguna pequeña medida para traer paz y unidad al mundo. Como concluyó Abdu’l-Bahá, en una charla que dio en la Hull House de Chicago en 1912:

Bahá’u’lláh ha dicho que las diferentes razas de la humanidad prestan una armonía compuesta y belleza de color al todo. Asociémonos, pues, en este gran jardín humano igual que las flores que crecen y se mezclan unas con otras sin discordia o desacuerdo entre ellas.

También podría interesarte

Vida

¿Puede cambiar tu personalidad?

Vida

Covid 19: ¿qué podemos aprender de la historia?

Vida

Trauma: ¿cómo curar nuestras almas heridas?


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.