Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Vida

Descubriendo el alma de la enseñanza – y en el proceso, mi propia alma

Deborah Clark Vance | Dic 6, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Deborah Clark Vance | Dic 6, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Mi curso intensivo para comprender el alma de la enseñanza -y en el proceso, mi propia alma- tuvo lugar en un centro de atención ambulatoria para adultos con enfermedades mentales y emocionales graves.

Un instituto comunitario me había contratado para enseñar a tres grupos diferentes destinados a ayudar a esta población a entrar en el mercado laboral. Al no haber estipulaciones sobre lo que debía ocurrir en estos grupos, tuve que ingeniármelas.

RELACIONADO: Espiritualidad y salud mental: ¿es la enfermedad mental debilidad espiritual?

El director del centro me dijo que no esperara mejoras en «esta población». Los adultos con enfermedades emocionales, dijo, están esencialmente «atascados», y solo su medicación los mantiene funcionales. Ante esta opinión, me pregunté por qué el centro ofrecía clases entonces. Pronto lo descubriría.

En todo lo que hago, sin embargo, me guío por las enseñanzas bahá’ís, y esta cita de Bahá’u’lláh me vino inmediatamente a la mente: “Considerad al hombre como una mina, rica en gemas de valor inestimable. Solamente la educación puede hacerle revelar sus tesoros y permitir a la humanidad beneficiarse de éstos”.

Sabía que, a pesar de sus enfermedades, todos los miembros de la clase poseían sus propias gemas, si tan solo pudiera sacarlas a la luz.

La sala del grupo de habilidades administrativas contaba con varias máquinas de escribir eléctricas, un viejo computador y un armario que albergaba algunos ejercicios de alfabetización para practicar el archivado y listas de sustantivos para clasificar. Aunque alfabetizar era demasiado sencillo -tener una enfermedad mental no significa ser un ignorante-, clasificar era otra cuestión, porque uno de los síntomas de la esquizofrenia es la incapacidad de categorizar.

Los miembros del grupo eran en su mayoría adultos inteligentes, experimentados e incluso conocedores del mundo, los cuales no querían perder el tiempo haciendo trabajos engorrosos. Algunos revelaron que no habían consultado el significado de palabras desde la escuela secundaria, por lo que a menudo utilizaban palabras sin conocer sus definiciones. Me sorprendió descubrir que consultar el significado de una palabra podía disipar la paranoia de alguien, como cuando una persona pensó que la denotación de una palabra concreta era «satanista». (Y no lo era). A otro alumno le encantaba encontrar errores en los libros de vocabulario, así que le animé a redactar una carta a la editorial para señalar los errores.

Mi objetivo: quería que todos supieran que podían contribuir a la sociedad.

Cada día traía un periódico para que el grupo se dividiera, leyera y discutiera. Muchos se quejaban de que no podían leer porque los años de síntomas, la medicación y la institucionalización habían amortiguado sus facultades, y se sentían incapaces de concentrarse lo suficiente como para comprender y recordar lo que estaban leyendo. Sin embargo, con ánimos, todos los que se presentaban leían y resumían artículos cortos: Harlan informaba sobre obituarios, Bradley elegía tiras cómicas, Al leía los artículos más cortos posibles solo si conseguía que terminara sus rutinas de monólogos. Su trabajo evolucionó hacia la redacción de resúmenes para leer y compartir. Sharon siempre elegía la noticia principal, normalmente sobre asuntos mundiales. Larry informaba sobre las reseñas de libros pero, como se había dañado las cuerdas vocales por gritar durante tres días seguidos, nos costaba entenderle. Con el tiempo, dos miembros del grupo elaboraron un boletín de noticias y, más tarde, otra persona hizo una recopilación de poesía, ambas copiadas y cotejadas por Mark, que disfrutaba de la poca tensión de ese trabajo. Invité al mecanógrafo más prolífico del grupo a escribir cartas reales para intentar conseguir donaciones de computadoras para el grupo.

Todo esto me recordó la importancia primordial que las enseñanzas bahá’ís dan a la educación. Abdu’l-Bahá escribió » «… la educación es el fundamento indispensable de toda excelencia humana y permite al hombre abrirse camino hacia las alturas de la gloria perdurable», [Traducción provisional de Oriana Vento].

En el grupo de habilidades comunicativas me di cuenta de que la gente tenía problemas para articular sus sentimientos. Me pregunté si no tenían un lenguaje adecuado para describir sus experiencias, así que dedicamos tiempo a tratar de precisar qué emociones estaban tratando de describir las personas. Los que también asistieron al grupo clerical ofrecieron sugerencias a partir de su aprendizaje de vocabulario. En general, intenté dar un espacio para que los miembros intercambiaran ideas y se tomaran en serio unos a otros. Mis grupos se convirtieron en un momento para aprender y reír.

A los trabajadores sociales que forman parte del personal, un grupo dedicado y sensible, les hacía gracia que me tomara en serio a los miembros, ya que muchos de los diagnósticos incluían pensamientos delirantes y comportamientos extraños. No entendían muy bien lo que ocurría en mis grupos, pero sabían que cuando yo estaba ausente, eran rechazados por mis sustitutos. Creo que eso se debe a que una verdad subyacente en estos grupos era que el material se había convertido en un trampolín para las relaciones interpersonales: nos habíamos convertido en una comunidad de amigos que interactuaban reflexivamente. Como Abdu’l-Bahá señaló en Contestaciones a unas preguntas, la clase había trascendido la mera instrucción al enfatizar la «adquisición de las perfecciones divinas»:

… la educación es de tres clases: material, humana y espiritual. La educación material se ocupa del progreso y desarrollo del cuerpo (mediante el alimento, comodidad y tranquilidad materiales). Tal educación es común a hombres y animales. La educación humana comporta civilización y progreso, o lo que es lo mismo, administración, obras benéficas, comercio, artes y oficios, ciencias, grandes inventos, descubrimientos e instituciones especiales, actividades todas propias del hombre y que lo distinguen del animal. La educación divina es la que procede del Reino de Dios. Se trata de la verdadera educación y consiste en la adquisición de las perfecciones divinas. En efecto, en ese estado el hombre se convierte en el centro de las bendiciones divinas, en la manifestación de las palabras «hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza».

Había llegado a entender la enseñanza menos como una vía para impartir información y más como una vía en la que el tema, así como el trato humano, pueden ayudarnos a comprender la realidad espiritual.

Del mismo modo, las personas interesadas en la Fe bahá’í suelen empezar por querer saber cosas concretas como sus principales principios, leyes y acontecimientos históricos. Aunque dicha información puede proporcionar una buena plataforma, yo encuentro necesario profundizar aún más. ¿Por qué Bahá’u’lláh sucumbió al exilio, la tortura y el dolor si tenía el poder de evitarlo? ¿Cuáles son los significados subyacentes más profundos de los principios y leyes bahá’ís? Y lo que es más importante, ¿cuál es el espíritu que mantiene unida la Fe bahá’í? Cuanto más escarbamos bajo los significados evidentes, más aprendemos no solo la visión de Bahá’u’lláh para la sociedad futura, sino también sobre la realidad de nuestro interior.

La enseñanza, aprendí, tiene que ver con la transformación, en la que maestros y alumnos comparten un proceso que los transforma. Puede que la mayor transformación en cualquier alumno sea elevar su enfoque de mirar el mundo que tiene delante a imaginar un mundo que podría ser.

También podría interesarte

Vida

5 formas de relajar tu mente y tu cuerpo

Vida

¿Me perdonaré alguna vez por las cosas que he hecho?

Vida

¿Puedes amarte de verdad sin creer en la unidad y la diversidad?


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.