Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá‘í. El sitio web oficial de la Fe Bahá‘í es Bahai.org. El sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.
¿Quiero ser bahá'í?
Justicia

¿Cuál es la diferencia entre crimen de guerra y genocidio?

David Langness | Jul 27, 2022

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
David Langness | Jul 27, 2022

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

La guerra rusa en Ucrania ha generado muchas acusaciones de «crímenes de guerra» e incluso de «genocidio», pero legalmente, ¿qué es un crimen de guerra? ¿Quién los comete? Como crímenes, ¿cómo se persiguen y castigan?

Y lo que es más importante, ¿qué pasaría si la propia guerra fuera un crimen, castigado por todo el mundo?

Entender las respuestas a estas preguntas cruciales puede ayudar a todos a desarrollar una nueva forma de pensar sobre la naturaleza destructiva de la guerra contemporánea, y cómo detenerla. Así pues, echemos un breve vistazo a la historia del concepto de crímenes de guerra, y veamos si podemos entender cómo surgió y qué significa ahora.

RELACIONADO: Crímenes de guerra – y la guerra como crimen

¿Qué hizo de la guerra una actividad criminal?

La Primera Guerra Mundial conmocionó a la humanidad. Todas las guerras anteriores habían sido geográficamente limitadas; se libraron principalmente sin armas tecnológicamente avanzadas; se limitaron a movimientos de tropas sobre el terreno; y produjeron muchas, muchas menos víctimas. En la Primera Guerra Mundial, con su brutal guerra de trincheras, murieron más de 15 millones de personas, por órdenes de magnitud el mayor número de víctimas de cualquier guerra moderna en la historia de la humanidad hasta entonces.

La conciencia del mundo, aturdida por el enorme coste de la guerra en sangre y riqueza, impulsó a muchos a intentar aplicar medidas para evitar que se repitiera una carnicería semejante. Una de esas importantes medidas, un movimiento internacional para declarar la guerra como un crimen contra la humanidad, surgió de un ruso, un jurista y criminólogo soviético llamado Aron Naumovich Trainin, que comenzó su activismo como joven estudiante universitario que trabajaba para reformar el régimen zarista en la fallida Revolución Rusa de 1905. Editor del periódico judío New Way y profesor universitario, la repercusión de Trainin creció después de la Primera Guerra Mundial debido a su crítica pública a la Sociedad de Naciones, el primer intento de organismo gubernamental internacional, por no hacer lo suficiente para perseguir a las naciones y a los líderes de las mismas que iniciaban guerras.

En su libro de 1937 La defensa de la paz y el derecho penal, Trainin se convirtió en el primer jurista que definió la guerra de agresión como un delito contra la propia humanidad y abogó por un sistema de justicia internacional para castigar a los agresores.

Trainin estuvo sin duda influenciado por el emblemático novelista y actor ruso León Tolstoi, que luchó en el bando ruso en la Guerra de Crimea y, horrorizado por las innecesarias bajas civiles que presenció, se convirtió en un legendario practicante del pacifismo, un opositor declarado a la guerra y la mayor influencia en el activismo no violento de Mahatma Gandhi. Nadie lo sabe, pero quizá Trainin también sintió la influencia de los escritos de Bahá’u’lláh, que aconsejaba a todos en su Libro Más Sagrado: «Temed a Dios y no os unáis al agresor». O tal vez Trainin absorbió de algún modo las enseñanzas bahá’ís del sucesor de Bahá’u’lláh, Abdu’l-Bahá, que definió la guerra como un crimen contra la humanidad al comienzo de la Primera Guerra Mundial, más de dos décadas antes que Trainin. En este extracto de una carta que escribió en 1914 a la escritora y actriz bahá’í británica Beatrice Irwin, Abdu’l-Bahá definió claramente la guerra como un crimen:

La guerra mina los cimientos de la humanidad; matar es un crimen imperdonable contra Dios, pues el hombre es un edificio construido por la Mano del Todopoderoso. La paz es la vida encarnada; la guerra es la muerte personificada. La paz es el espíritu divino; la guerra es la sugestión satánica. La paz es la luz del mundo; la guerra es la oscuridad estigia … Todos los grandes profetas, los antiguos filósofos y los Libros celestiales han sido los precursores de la Paz y los monitores contra la guerra y la discordia. Este es el fundamento divino; esta es la efusión celestial; esta es la base de todas las religiones de Dios. …

En resumen, lo que hay que dejar claro es esto: Su Santidad Bahá’u’lláh hace casi cincuenta años advirtió a las naciones contra la ocurrencia de este «Más Grande Peligro». Aunque los males de la guerra eran evidentes y manifiestos para los sabios y los eruditos, ahora se han hecho claros y evidentes para toda la gente. Ninguna persona en su sano juicio puede negar en este momento el hecho de que la guerra es la calamidad más espantosa en el mundo de la humanidad, que la guerra destruye el fundamento divino, que la guerra es la causa de la muerte eterna, que la guerra conduce a la destrucción de las ciudades prósperas y progresistas, que la guerra es el fuego que consume el mundo, y que la guerra es la catástrofe más ruinosa y la adversidad más deplorable. …

Los resultados de este crimen cometido contra la humanidad son peores que cualquier cosa que yo pueda decir y nunca podrán ser descritos adecuadamente por la pluma o por la lengua. [Traducción provisional]

Históricamente, esto representa algo totalmente nuevo. El concepto de la guerra como crimen contra la humanidad, y de los actos violentos atroces e inmorales cometidos durante la guerra que se califican de «crímenes de guerra», solo ha surgido en los dos últimos siglos. La idea se remonta a dos acontecimientos fundamentales del siglo XIX: la llegada de la guerra moderna multiestatal y la repugnancia y resistencia que produjo; y la llegada de la Fe bahá’í, cuyo fundador Bahá’u’lláh advirtió formalmente a los reyes y gobernantes del mundo, por escrito, que se desarmaran, que consultaran juntos y, en palabras de su sucesor Abdu’l-Bahá, que aceptaran la nueva ley espiritual bahá’í:

Los pueblos y los gobiernos de cada nación deberán elegir un Tribunal Supremo, en el que miembros de cada país y gobierno se reunirán en unidad. Todas las disputas serán sometidas a esta Corte, cuya misión será la de prevenir la guerra.

La influencia de estas enseñanzas espirituales tardó en llegar a la jurisprudencia internacional, pero finalmente lo hizo después de la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto, cuando se celebró el primer juicio mundial a criminales de guerra.

RELACIONADO: Por qué los soldados deben tener voz en la guerra

Los juicios de Núremberg y el crimen de agresión

El nuevo concepto de la guerra como actividad criminal tuvo su primera prueba en los tribunales de Nuremberg, Alemania, poco después del final de la Segunda Guerra Mundial, cuando el Tribunal Militar Internacional (IMT) juzgó a 21 líderes nazis supervivientes junto con seis organizaciones alemanas, incluidas las SS y la Gestapo. (Los tres líderes de los nazis: Adolf Hitler, Heinrich Himmler y Joseph Goebbels, quienes evitaron la justicia de posguerra y los juicios de Núremberg suicidándose).

El TMI acusó a los imputados del «crimen de agresión», definido como la planificación, conspiración y realización de una guerra de agresión. La definición jurídica en la que se basaron los juicios de Nuremberg procedía directamente del trabajo de Aron Trainin. Cuando el juicio concluyó, los eventuales veredictos de culpabilidad contra los nazis declararon:

Iniciar una guerra de agresión, por lo tanto, no solo es un crimen internacional; es el crimen internacional supremo que solo se diferencia de otros crímenes de guerra por contener en sí mismo la maldad acumulada del conjunto.

Esta definición coincide con el mensaje de la Casa Universal de Justicia sobre el tema en su declaración “La promesa de la paz mundial”:

La Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Convención para la Prevención y Castigo del Delito de Genocidio, así como las medidas similares relativas a la eliminación de toda forma de discriminación basada en la raza, el sexo o las creencias religiosas; la defensa de los derechos de los niños; las medidas de protección contra la tortura de los seres humanos; la erradicación del hambre y la desnutrición; el uso del progreso científico y tecnológico para fines pacíficos y en beneficio de la humanidad; todas estas medidas, si se aplican y se extienden con valentía, adelantarán la llegada del día en que el espectro de la guerra pierda su fuerza para dominar las relaciones internacionales.

También podría interesarte

Sí podemos superar el consumismo
Justicia

Sí podemos superar el consumismo

Ordenando tu vida en torno al amor
Justicia

Ordenando tu vida en torno al amor

El lugar que más me gustaría visitar aún no existe
Justicia

El lugar que más me gustaría visitar aún no existe


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá'ís de tu área
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.